MONITOR

ECONOPANDEMIA

CAME alerta de un agosto al rojo, las ventas cayeron un 17,8%

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa precisó que el retroceso llegó al 33% en La Ciudad Autónoma y el Gran Buenos Aires. En lo que va del año, acumulan un descenso anual de 30,5%. Por el endurecimiento de la cuarentena en julio, la industria y la construcción frenaron su recuperación.

El impacto sostenido de la cuarentena en la facturación de los comercios se sintió especialmente en el AMBA, ya que el retroceso llegó al 33%. Como comparación, en el resto del país fue del 9,4%. En lo que va del año, las ventas acumulan una caída anual de 30,5%.

Por el endurecimiento de la cuarentena en julio, la industria y la construcción frenaron su recuperación

Si bien muchas ciudades del interior normalizaron su actividad, el cumplimiento de los protocolos, los menores ingresos de las familias, los altos niveles de endeudamiento y la menor circulación de gente en las calles siguen afectando el consumo, explicó CAME.

En mayor o menor medida todos los rubros finalizaron en baja, incluso aquellos considerados esenciales como alimentos, farmacias o materiales eléctricos y ferreterías.

El rubro con menor caída interanual en el mes fue nuevamente Farmacias (-4,9%), siempre medidas en cantidades. Las ventas en ese sector se mantuvieron activas incluso en lo peor de la cuarentena. El segundo rubro con menor descenso anual en agosto fue Alimentos y bebidas (-6,7%).

A medida que la gente comenzó a circular por las calles, el consumo de esos productos dejó de concentrarse en los grandes supermercados. A su vez, se redujo la compra online y se incrementó la realizada en locales al público.

En el otro extremo, el rubro de mayor desplome anual fue Relojería, joyerías y bijouterie con una baja de 38,1%. Las ventas en esos comercios hace tiempo que se mantienen con caídas muy profundas. Incide la venta ilegal callejera de esos productos, que a pesar de la cuarentena no se retiró de las calles.

Indumentaria fue el segundo rubro de mayor caída anual en el mes (-32%). “Influye la falta de poder adquisitivo de las familias, las menores necesidades de esos productos debido a las estadías largas en el hogar y el cumplimiento de los protocolos que limita la cantidad de gente que puede entrar al mismo tiempo al local”, según la organización que nuclea a pequeñas y medianas empresas.

Lo mismo ocurrió con Calzado y marroquinería, con una retracción promedio de 28,5% anual. Si bien se desaceleró la tasa de caída, sigue siendo significativa. Poco interés despertaron esos productos en agosto. En Mueblerías, decoración y textiles para el hogar, las ventas cayeron 23,8% anual en el promedio país.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario