Leído

UN ANÁLISIS MACROECONÓMICO

Roubini, el coronavirus y los mercados: "Lo peor está por venir"

Jue, 27/02/2020 - 7:34am
Enviado en:
Por Urgente24

Nouriel Roubini es el economista de NY University y titular de la consultora RGE Monitor que ganó notoriedad por sus acertadas previsiones sobre la recesión desencadenada por la crisis de las hipotecas subprime (2008), por lo cual se ganó el apelativo de “Dr. Doom” (Doctor Catástrofe). Inicialmente consideradas pesimistas, sus predicciones demostraron ser precisas conforme se desarrollaba la Crisis financiera de 2008. Según escribió él en Financial Times, los mercados hoy "son demasiado complacientes con el coronavirus a pesar de la liquidación" de posiciones.

"Es probable que el brote de coronavirus sea solo uno de los muchos choques negativos que afectarán a la economía mundial este año."
Contenido

---------------

Un par de consejos

Sigan resistiéndose, por muy duro que parezca, no compren simplemente en las caídas aunque sea una táctica que ha funcionado en el pasado. (...) El coronavirus es diferente. Es grande. Va a paralizar a China y va a caer como una cascada sobre la economía global (...) es importante destacar que no puede ser contrarrestado por la política de los bancos centrales”,
Mohamed El Erian
economista jefe del grupo Allianz al canal CNBC. 

Comprar cualquier rebote del Dow tras su gran caída es de idiotas”. 
Jim Cramer.

---------------

Los inversores se engañan sobre la gravedad del brote de coronavirus. A pesar de la gran liquidación de esta semana en los mercados de valores, lo peor está por venir.

Hasta esta semana, la reacción del mercado al virus había sido leve: después de una caída a finales de enero, la renta variable estadounidense y mundial subió a nuevos máximos. Esta complacencia se basó en una serie de suposiciones erróneas.

1ro., que la epidemia se limitaría principalmente a China, en lugar de convertirse en una pandemia global. 

2do., que estaría contenido y alcanzaría su punto máximo antes del final del 1er. trimestre, limitando así el daño económico a China y la economía global. 

3ro., que el camino de crecimiento tendría forma de V, con un fuerte rebote en el 2do. trimestre y más allá. 

4to., que los encargados de formular políticas, tanto monetarios como fiscales, tomarían medidas tempranas para apoyar a las economías y los mercados, si las cosas se debilitaran significativamente.

Cada vez es más claro que se trata de una pandemia mundial en lugar de una epidemia centrada en China. Y aún no sabemos cuántos otros países de Asia y otras partes del mundo experimentarán un brote severo, muy probablemente muchos más.

---------------

Una opinión diferente

---------------

Un debate politizado

Los CDC y mi Administración están haciendo un GRAN trabajo al manejar el Coronavirus, incluido el cierre temprano de nuestras fronteras a ciertas áreas del mundo. Los demócratas se opusieron "demasiado pronto", pero resultó ser la decisión correcta. No importa qué tan bien lo hagamos, sin embargo, el

.... El punto de discusión de los demócratas es que lo estamos haciendo mal. Si el virus desapareciera mañana, dirían que hicimos un trabajo realmente pobre e incluso incompetente. No es justo, pero es lo que es. Hasta ahora, por cierto, no hemos tenido una muerte. ¡Mantengámoslo de esa manera!

---------------

La opinión de que el impacto económico alcanzará su punto máximo antes del final del 1er. trimestre ahora parece muy inestable.

El daño a China es grave, y las cadenas de suministro mundiales se ven seriamente afectadas, en un momento en que China representa aproximadamente el 20% del Producto Interno Bruto mundial, no el pequeño 4% que tenía en el momento de Sars en 2003. Agregar a eso un shock económico para grandes economías como Japón, Corea del Sur e Italia. Cuando la enfermedad se propaga a otros mercados desarrollados y emergentes, este daño aumentará.

La confianza empresarial global también se debilitará. El año pasado (2019), el gasto de capital de las empresas cayó mientras los ejecutivos esperaban los riesgos de una guerra comercial entre USA y China y un Brexit difícil de superar. Con esos riesgos de cola parcialmente despejados, el gasto de capital se retrasará aún más debido al incentivo de esperar y ver qué tan severo y extendido será el virus.

Muy pronto, los titulares también afectarán la confianza del consumidor. Incluso en USA, donde el contagio es tan limitado, los eventos se cancelan y los consumidores comienzan a preferir quedarse en casa en lugar de salir. Esto es leve en comparación con lo que sucedería si el contagio realmente afectara a USA, Lo que probablemente se deba a la larga latencia de la enfermedad.

La idea de una recuperación en forma de V no tiene sentido. Supongamos que ocurre el mejor escenario Goldilocks (una economía de Goldilocks mantiene un crecimiento económico moderado y una baja inflación, lo que permite una política monetaria favorable al mercado): la conmoción en China golpea solo el 1er. trimestre y el contagio está mayormente contenido en el país. Si su producción se reduce solo un 2% en el 1er. trimestre, es una contracción anualizada del 8%. Por lo tanto, un rebote en forma de V requeriría el mismo crecimiento anualizado, que supera el 6% que China manejó antes del virus.

Asumir que China se recuperará a este ritmo en los últimos 3 trimestres del año, lo que implicaría un crecimiento en 2020 del 4%, es heroicamente optimista. Es más probable que una forma de V muestre que el crecimiento vuelve a un nivel anualizado previo al virus del 6% a partir del 2do. trimestre en adelante. En este caso, el crecimiento del año calendario de China sería del 2,5%.

Compare tanto el escenario optimista como el más realista con las expectativas actuales del mercado, que han revisado las estimaciones de crecimiento para China del 6% al 5,5%, y puede ver cómo los inversores siguen siendo delirantes. Una tasa de crecimiento anual en el rango de 2,5% a 4% también sería un shock importante para el crecimiento global y para otras economías.

La expectativa de que los encargados de formular políticas vengan rápidamente al rescate también es errónea. La política fiscal reaccionará muy lentamente, o no reaccionará, dadas las limitaciones políticas y de otro tipo. Los bancos centrales se están quedando sin balas: ¿cuánto más negativas pueden las tasas de interés del Banco Central Europeo, el Banco de Japón y otros?

A la Reserva Federal de USA sólo le quedan 1,5 punto porcentual de espacio libre.

Probablemente reaccionará en el 2do. trimestre al reducir las tasas, lo que conducirá a un alivio del mercado a corto plazo. Pero este brote de coronavirus es principalmente un shock de oferta negativo que reduce el crecimiento y aumenta los costos y la inflación, con algunos efectos secundarios para la demanda agregada. La política monetaria no puede resolver esto.

Entonces, espere una reacción positiva temporal del mercado cuando los bancos centrales den una respuesta acomodaticia a la pandemia global. Pero esta reacción desaparecerá cuando el virus se vuelva más severo y el impacto económico se extienda a nivel mundial.

Es probable que el brote de coronavirus sea solo uno de los muchos choques negativos que afectarán a la economía mundial este año. Otros incluyen 

> el riesgo de una guerra entre USAs e Irán que provoque un aumento en los precios del petróleo; 
> caos político en USA a medida que los rivales extranjeros interfieren en las próximas elecciones; y 
> una escalada en las tensiones entre USA y China.

Si tomamos todo esto juntos, el riesgo de una recesión global está aumentando.