Leído

EMPRESARIOS VS. CONSUMIDORES

Ley de Etiquetado frontal de alimentos: México se sumó a la ola, pero la Argentina es una vergüenza

Dom, 06/10/2019 - 2:15am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Estados Unidos por excelencia es el país con el mayor índice de obesidad del mundo, y si bien América Latina se está acercando, desde el poder legislativo de los distintos países intentan evitar el crecimiento de la cifra. Es así que durante la última semana México pasó a ser otro de los países en llevar adelante una reforma de la Ley General de Salud al cambiar la forma de etiquetado de los alimentos, con esta acción se sumó a Chile y Uruguay que ya lo habían hecho en años anteriores. En el caso de Argentina, claro que existen organizaciones sanitarias que proponen el modelo mexicano, pero todavía pesa más el que haya negocio para los industriales. 

Contenido

En Argentina, según la 4ta. Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), más del 60% de la población del país es sedentaria y tiene kilos de más, y 25,4% es obeso. Así como la anorexia y la bulimia, la obesidad es un trastorno alimenticio que atenta contra la vida de las personas. Es por eso que en distintos países del mundo están intentando combatirla: por ejemplo, en México, tan solo dos días atrás se aprobó la ley que permite que a partir de ahora los alimentos tengan un etiquetado frontal con la información nutricional, junto a mensajes de advertencia con respecto al contenido del procesado.

La obesidad en México llegó a afectar a aproximadamente el 32% de la población, es por eso que luego de lo que parecían eternos enfrentamientos con los dueños de las industrias, es decir con los que ganan dinero a costa de que un niño ingiera cantidades inimaginables de azúcar y grasa, la Cámara de Diputados logró aprobar la nueva legislación. La misma, como explicamos anteriormente obliga a que todos los productos que contengan grasas saturadas y azúcares, lo indiquen en la parte frontal del paquete para que sea más claro y preciso.

“Alto en calorías”, “Alto en sodio”, “Alto en grasas saturadas”: son solo algunas de las cosas que estarán dispuestas con un cartel negro en la parte frontal de todos los alimentos.

Con 458 votos a favor y 2 abstenciones, la Cámara Baja mexicana convirtió al país en ser el 3ro. en América Latina en luchar legalmente contra la obesidad poblacional. Claro que ahora pasará al Senado de la República para su debate, evaluación y posterior aprobación, que dicen es segura. Pero claro que no todo fue tan fácil, ya que como en todos los países que lo hicieron anteriormente, se tuvieron que enfrentar a los gigantes de la industria alimenticia.

Es así que, según explican los medios mexicanos, la reforma fue criticada primeramente por la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco (un departamento del país) porque ellos aseguraban que estas formas no serán viables para convertir la obesidad, y lo único que lograrán es arruinar el negocio de miles de empresas, lo que tarde o temprano se traducirá en aumento de la tasa de desempleo. "Sería importante revisar si van a lograr el objetivo que se busca o simplemente van a estar perjudicando la economía”, comentó Marcela Michel, presidenta de la institución.

Por otro lado, los críticos, aseguran que es un sin sentido que los legisladores quieran copiar el modelo chileno, que es el que se aprobó, teniendo en cuenta que "al día de hoy todavía no se ha encontrado un documento o estudio oficial contundente donde se refleje si ha habido modificaciones (en las cifras de obesidad)", explica Michel.

En Chile esta reforma se llevó a cabo en 2016 y si bien es casi igual a la que fue aprobada en México, la chilena también contempla un cambio en la publicidad de los alimentos dirigidos a menores de edad, en todos los medios de comunicación. Es así que por ejemplo, el chocolate Kinder -que viene con sorpresa-, fue vetado del país, ya que atrae a los niños por el juguete de regalo, y esa puede ser una excusa para que el niño quiera el chocolate y efectivamente lo coma. Lo mismo sucede con la Cajita Feliz, de McDonald´s, porque al entregar regalos con la comida, está vetada.

Quien también incursionó en este área fue Uruguay que, a principios de septiembre de 2018, con un decreto del presidente Tabaré Vázquez, se aprobó la implementación del rotulado frontal en los envases de alimentos. La ley en Uruguay vino con una ventaja o un seguro para las empresas, ya que se les dio un plazo de 18 meses para incorporar la información nueva en los envases.

Pero, ¿qué sucede en Argentina?

Si bien en el país existen iniciativas para llevar adelante la etiqueta frontal de alimentos, como por ejemplo Manual de Recomendaciones sobre Etiquetado Frontal de Alimentos que se publicó en 2018 por los distintos organismos dedicados a las reformas alimenticias, y que recomienda la mayor información de los consumidores, no tuvo éxito más allá.

Hoy el etiquetado argentino contempla una tabla más que pequeña en la parte dorsal de cada paquete. Siempre de difícil lectura y sin aclarar cuales son las cifras a tener en cuenta, solo números al azar que solo entiende un médico.

Al mismo tiempo, existen pedidos de los organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la agencia de la Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), así como todas agencias de la ONU, recomendaron a México que tome una decisión correcta en cuanto a la etiqueta frontal de productos, ya que remarcaron que la situación del país es "extrema".