OMNI científicos > radiación > cáncer

EN RATONES

Científicos erradican cáncer metastásico con baja radiación

"Más no significa mejor", aseguran los científicos que descubrieron los beneficios de la radiación en dosis mínimas para ponerle fin al cáncer.

La combinación de la terapia de radiación dirigida e inmunoterapia aumenta significativamente la erradicación del cáncer metastásico, incluso administrada en dosis mínimas, según probaron científicos en ratones.

Los hallazgos de los científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison y de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) fueron publicados en la revista Science Translational Medicine.

“Estamos entusiasmados, con dosis tan bajas de radiación, no esperábamos que la respuesta fuera tan positiva”, dijo el oncólogo y autor principal Ravi Patel.

En los ensayos clínicos, tendemos a optar por la dosis máxima tolerable, con la idea de que la radiación mata el cáncer y cuánto más damos, mejor. Pero en este estudio nuestro concepto es diferente: no estamos tratando de destruir el tumor con radiación, estamos tratando de activar el sistema inmunológico para matar el cáncer En los ensayos clínicos, tendemos a optar por la dosis máxima tolerable, con la idea de que la radiación mata el cáncer y cuánto más damos, mejor. Pero en este estudio nuestro concepto es diferente: no estamos tratando de destruir el tumor con radiación, estamos tratando de activar el sistema inmunológico para matar el cáncer

Activar el sistema inmune

La inmunoterapia ha revolucionado el tratamiento del cáncer activando al sistema inmunológico de los pacientes. Sin embargo, algunos de ellos desarrollan resistencia a las inmunoterapias actuales y otros tienen cánceres que evaden o suprimen la respuesta inmunitaria.

En estos casos, los científicos han descubierto que la radioterapia de haz externo o EBRT (por sus siglas en ingles), en la que se coloca a un paciente en una máquina cuidadosamente calibrada que dirige la radiación directamente al tumor, puede ayudar a convertir los tumores resistentes en tumores pasibles de ser tratados.

Pero la EBRT no se puede administrar a todos los pacientes cuyo cáncer ha hecho metástasis o se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Esto es porque los tumores distantes pueden ser demasiado pequeños, abundantes y difusos para que el paciente tolere tanta radiación.

Por eso, el nuevo enfoque utiliza un elemento radiactivo y se administra por via intravenosa, irradiando directamente a las células cancerosas.

“Debido a que la radiación de una terapia con radionúclidos dirigida, si se administra en una dosis demasiado alta o en el momento equivocado, podría matar o dañar las células inmunitarias que se infiltran en el tumor y que en última instancia queremos destruir estos tumores, era fundamental diseñar estos estudios con una comprensión precisa de la dosis de radioterapia y el tiempo durante el cual se emitiría en el tumor”, explicaron los científicos.

En lugar de destruir los tumores, la radiación de dosis baja "estresa las células del tumor", estimulándolas para activar un tipo de respuesta que se ve más comúnmente en infecciones por virus.

Impulsadas por la inmunoterapia, las células inmunitarias atacaron las células cancerosas que habían sido dañadas por la terapia con radionúclidos dirigida.

Además, cuando las células tumorales se reintrodujeron en los ratones curados con la terapia de combinación, rápidamente las combatieron y no volvieron a desarrollar cáncer.

El tratamiento con radioterapia e inmunoterapia de dosis baja no solo erradicó su cáncer, sino que actuó como una especie de vacuna contra el cáncer, evitando que los ratones contraigan este tipo de cáncer nuevamente El tratamiento con radioterapia e inmunoterapia de dosis baja no solo erradicó su cáncer, sino que actuó como una especie de vacuna contra el cáncer, evitando que los ratones contraigan este tipo de cáncer nuevamente

Además de los estudios con ratones, se probó el tratamiento en perros que tenían cáncer metastásico natural. Los perros toleraron bien esta combinación de tratamientos, sin efectos secundarios tóxicos. Ahora comenzarán los ensayos en humanos.

image.png
Los científicos probaron el tratamiento en ratones y en perros.

Los científicos probaron el tratamiento en ratones y en perros.

Con información de la Universidad de Wisconsin-Madison y de la Universidad de Pittsburgh.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario