Leído

CONFLICTO DE INTERESES EN BRASIL

Folha vs Bolsonaro: el Secretario de Comunicación utilizó dinero estatal en su negocio privado

Jue, 16/01/2020 - 6:12pm
Enviado en:
Por Urgente24

Problemas y más problemas en el gobierno de Jair Bolsonaro, y otra vez la prensa y las comunicaciones están involucradas. Esta vez fue el turno de Fabio Wajngarten, el Secretario Presidencial Especial de Comunicación Social, quien ahora es parte del equipo del presidente de extrema derecha pero que también fue el dueño de la empresa de marketing FW Comunicaciones. Si bien los cargos públicos con el negocio privado no es compatible, el mismo parece no haberlo comprendido totalmente, ya que al parecer pagó reuniones privadas con dinero del Estado.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
Contenido

Quien por supuesto fue el primero en publicar la historia que hoy atormenta al gobierno brasileño de Jair Bolsonaro fue el periódico local: Folha de Sao Paulo, en otra de las cruzadas contra el oficialismo. Es así que este jueves 16/01  se dio a conocer que el jefe de la Secom (Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia de la República), Fabio Wajngarten, pagó actividades y eventos de su empresa privada con dinero del Estado, aunque además recibió dinero de empresas contratadas por el gobierno.

El hombre seleccionado por el gobierno de Bolsonaro como persona a cargo de distribuir y establecer el presupuesto publicitario de la administración, así como también poner límites y reglas en cuanto a como será el desempeño de las agencias que dependen del gobierno federal, anteriormente era cabeza de una compañía de marketing y comunicaciones llamada FW Comunicaciones. Aunque claro las actividades privadas no son compatibles con el servicio público, a esto se debe el gran escándalo. 

Si bien apenas el pasado 15/01 el empresario había traspasado la gerencia de la empresa a Samy Libermanm, el hermano de Fabio Liberman, quien hasta abril había sido designado para estar a cargo de FW. Este mismo fue el que habló con Folha y aseguró que la empresa privada todavía seguía teniendo acuerdos pero con contratos terminados con SBT y Rede TV!, empresas que ahora estuvieron en las listas publicadas con Folha, cuyas reuniones y contratos al parecer fueron financiados por dinero público. Además cada una de las mencionadas tuvo desde abril 11 reuniones cada una con la Secom. 

En medio del escándalo, por supuesto quien alzó la voz fue el mandatario, Jair Bolsonaro quien sin dudarlo defendió a las autoridades de Secom y atacó a Folha, una vez más. "Si fue ilegal, lo vemos desde el principio. Pero por lo que he visto hasta ahora, todo es genial, continuará. Excelente profesional, si fuera una mierda como algunos dicen, nadie lo criticaría", explicó el presidente Bolsonaro este jueves.

Claro que además de ser un escándalo más en la historia del gobierno de Bolsonaro, la publicación de Folha es otro episodio más en la guerra con el oficialismo. Tal es así que el presidente negó dar explicaciones más allá de lo puesto anteriormente y ninguneó al periódico diciendo que este no tiene autoridad moral para hablar y preguntar. Aunque sí le dio respuestas a otros medios. Recordemos que el periódico ya fue víctima de la administración cuando Bolsonaro decidió excluir al medio en cuanto a licitaciones gubernamentales para suscribirse a medios de prensa nacionales e internacionales. Aunque luego dio marcha atrás

Bolsonaro también comenzó una guerra contra el grupo Globo, una de las organizaciones periodísticas más grandes del país, ya que el pasado 03/12 decidió prohibirle la entrada a periodistas del periódico O Globo, al intentar ingresar a la conferencia de prensa anterior a la fiesta de fin de año de la gran ciudad turística, Río de Janeiro, que se realiza todos los años y es uno de los mayores eventos del mes. 

Aunque el  gran problema es que Wajngarten sigue teniendo el 95% de las acciones de la empresa y claro la entidad privada tiene contratos con al menos 5 empresas con las que el gobierno tiene acuerdos, entre ellas las mecionadas anteriormente. Sobretodo teniendo en cuenta que el gasto del gobierno en todas las reuniones alcanzó al menos los $147.000 desde abril de 2019 hasta mediados de enero 2020.