MUNDO Chile > José Antonio Kast > Elecciones presidenciales

ELECCIONES PRESIDENCIALES

Ojo Chile con subestimar a Kast, miren cómo terminó Hillary

Hay en sectores importantes de la derecha de Chile un agotamiento y rechazo a las políticas de Sebastián Piñera que vieron su resurgir en José Antonio Kast.

En estas elecciones en Chile se da la paradoja de que Chile Vamos, la coalición de derechas que está en el poder, tiene un candidato presidencial independiente, Sebastián Sichel, que ideológicamente no es de derecha. Los profundos cambios políticos y sociales de los últimos años junto a la mala evaluación del gobierno llevaron a la coalición a buscar una figura capaz de apelar también al voto centrista progresista que podría votar por él en una segunda vuelta para frenar a la extrema izquierda.

Sin embargo, esta estrategia está siendo puesta a prueba por la candidatura de José Antonio Kast, presidente del Partido Republicano, quien lidera las encuestas.

Por su parte, cuando todo hacía prever que el candidato de izquierda Gabriel Boric era el claro favorito para el 21/11, Kast parece también haberlo desplazado.

Los resultados de la última encuesta de Feedback revelaron que el candidato presidencial del Frente Social Cristiano se impondría ante su contendor de Apruebo Dignidad, tanto en primera como en una eventual segunda vuelta.

De acuerdo con las cifras publicadas este viernes (5/11), un 36% de los consultados afirmó que votará en los comicios del próximo domingo 21/11 por el líder del Partido Republicano, mientras que un 30% dijo que lo hará por el diputado de Convergencia Social (CS), consignó Diario Financiero.

A pesar de estas cifras, ningún candidato alcanzaría el 50% necesario para imponerse en primera vuelta, y todo se definiría en un ballotage el próximo 19/12.

Respecto a una eventual segunda vuelta (balotaje) entre Kast y Boric, la encuesta reveló que un 49% de los consultados apoyaría al republicano y un 41% al diputado frenteamplista.

Algunos se preguntan conmocionados: ¿Cómo pueden votar por Kast si Chile despertó?", haciendo referencia al estallido social de 2019. Subestiman a sus seguidores al igual que los del Hillary Clinton subestimaban a los de Donald Trump.

Pero la indignación les impide entender que, después 2 dos años, el supuesto despertar de Chile fue adquiriendo ciertos indicios de tragedia: incertidumbre económica, persistente violencia y bloqueo de la clase política.

Hay en sectores importantes de la derecha un agotamiento, un rechazo hacia las políticas transaccionales, excesivamente pragmáticas que han caracterizado los gobiernos de Sebastián Piñera y que produjeron la pérdida de identidad y "desastres" como el voto de Apruebo Dignidad y la Convención Constitucional, los retiros del 10% e iniciativas como el matrimonio igualitario.

Es por eso que no es descabellado pensar que el anhelo de cambio que emergió del estallido esté girando hacia uno por mayor orden, seguridad y certeza. Y quien ahora está encarnando ese giro es Kast.

En suma, la Convención Constituyente está aportando a que el fenómeno Kast se siga extendiendo. Son tantos los errores no intencionales cometidos y las declaraciones desafortunadas de algunos convencionales que hasta se sugirió irónicamente que el Partido Republicano había infiltrado gente para destruir la Convención desde adentro.

Esto de debe a un profundo error de diagnóstico de buena parte de la izquierda más radical. La Convención no tiene en cuenta que los ánimos de la ciudadanía son difusos y cambiantes. No son los mismos que en 2019, con una pandemia de por medio. Esto hay que tenerlo muy en cuenta, porque no sólo va a crecer la imagen de Kast sino también puede pasar que se rechace el proyecto de carta fundacional que la Convención le proponga a los chilenos.

La encuesta de Feedback también reveló que un 52% de los consultados evalúa como malo o muy malo el desempeño de los miembros de la Convención Constitucional.

Sin embargo, esto tampoco significa que Kast tenga la respuesta o la solución a todos los problemas de la sociedad, pero ha logrado aproximarse a ciertas dificultades relevantes para los chilenos, como por ejemplo el problema de migración, la apertura libre de fronteras y los últimos incidentes relacionados con los mapuches. Es importante tomarse en serio a quienes votan por Kast y no despreciarlos, como hizo Hillary en su momento y todos ya sabemos cómo terminó.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario