Leído

ENORME PREOCUPACIÓN

¿Qué dirá Guzmán? Energía empuja al default a los generadores eléctricos

Mie, 19/02/2020 - 6:50pm
Enviado en:

La pesificación de tarifas como mecanismo de desaceleración de la inflación y mejora encubierta de los ingresos tiene un problema de base: las inversiones de las empresas generadoras se hicieron con préstamos solicitados en dólares estadounidenses u otras monedas 'duras'. Por lo tanto, cuando el secretario de Energía, Sergio Lanziani, tomó la decisión de pesificar la remuneración que reciben las empresas generadoras de parte de Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico), también decidió el default de numerosas obligaciones del sector privado, según lo observan en Wall Street. Y esto ocurre en medio del intento de renegociación de deuda pública en moneda extranjera.

Provocar un atraso tarifario mucho mayor al actual no parece figurar en ningún papel de trabajo subyacente a los discursos de campaña.
electricidad-1288x724.jpg
La Secretaría de Energía permitió que la irregular situación prosperase, y carece de una estrategia creativa.
Contenido

Imposible ampliar el parque generador de energía eléctrica sin financiarse en los mercados de deuda, que son en moneda 'dura'. Es tan imposible como financiar con pesos locales la expansión de YPF o cualquier petrolera porque no hay un mercado doméstico capaz de soportar esas necesidades. El fracaso en la creación de un mercado de capitales local es un límite muy preciso al desarrollo argentino. Es increíble que los líderes políticos no comprendan algo tan sencillo.

Si el parque generador de energía eléctrica se endeudó en dólares para modernizarse, y contribuir a que no ocurran 'apagones', fue porque se le garantizaron ingresos que tomaban como referencia la moneda estadounidense.

Cuando la Secretaría de Energía, por cuestiones de la política de ingresos doméstica, decide pesificar los pagos a las generadoras no sólo modifica los términos de la Resolución 1/2019 sino que inicia y promueve un proceso de incumplimiento de obligaciones de empresas privadas con sus acreedores extranjeros.

Debe considerarse que esto sucede cuando el Gobierno argentino afirma querer zafar de un incumplimiento de sus obligaciones financieras con acreedores privados, y está inmerso en un proceso de renegociación de pasivos.

La decisión de la Secretaría de Energía se suma a otras medidas que han complicado la actividad empresarial en la Argentina tal como las restricciones al giro de utilidades al exterior, el incremento de las cargas tributarias y un embrollo en la estructura de precios relativos.

Todo esto condiciona no sólo las inversiones directas posibles presentes y futuras sino que tendrá consecuencias sobre todos los compromisos pendientes e impactarán en la credibilidad de la economía argentina. De pronto, el fantasma del 'vivir con lo nuestro' regresa con una fuerza formidable.

La 'desdolarización' fue una iniciativa de Eduardo Duhalde, luego retomada por Cristina Fernández de Kirchner, recuperada ahora por Alberto Fernández, y siempre fracasó en una sociedad que sólo cree en el dólar estadounidense. No obstante, los políticos simulan ignorar el clamor popular y siguen destruyendo el peso argentino con cada devaluación que, además, asesina el salario.

La 'desdolarización' de Duhalde apostó a licuar deuda empresarial privada, provocando una irresponsable transferencia de ingresos con el argumento de que había que recuperar el desarrollo nacional.

La 'desdolarización' de CFK es similar a la que propone Alberto F.: herramientas de simulación de mejoras en los ingresos, no en forma genuina sino en forma de 'bicicleta' que, al final del ciclo, habrá que recomponer, ojalá no de modo tan brutal como el que empleó Mauricio Macri. Todo el esquema es obvio pero aún permite engañar a algunos sectores populares habitualmente desinformados.

El problema de la energía eléctrica fue advertido en diciembre por Urgente24, cuando asumía Alberto F.

Las distribuidoras eléctricas habían dejado de pagar a Cammesa, apostando por un 'perdonazo' o un 'paga el Tesoro Nacional', mientras que Cammesa no liquidaba en tiempo y forma a las generadoras. Las cooperativas, por ejemplo, ya reclamaron un plan de pagos que no tienen otro financista/garante que el Estado Nacional.

La Secretaría de Energía permitió que la irregular situación prosperase, y carece de una estrategia creativa.

Tampoco se ha preguntado: ¿Cómo se compensan los descalces financieros que provoca la pesificación a las generadoras? El problema impactará sobre los esfuerzos del ministro Martín Guzmán. Y sus consecuencias también son obvias. 

Comentarios

Este es el cuento del tío, cuando se les dio ganancias extraordinarias (4 años gobierno de Mauricio Macri), para que puedan invertir, nunca lo hicieron en mejorar el parque de generación, ni las redes de distribución, lo que se manifiesta claramente en que no disminuyeron los cortes de servicio, casi se puede decrir a la inversa, Esas ganancias monumentales las dedicaron a la timba financiera y a la fuga de capitales, como todas las empresas mafiosas que participaron del saqueo de los últimos 4 sños.