Leído

LA TONTERÍA DEL 'NI OLVIDO NI PERDÓN'

Alberto F. nunca debió pedir disculpas por ambicionar un futuro sin rencores

Mie, 26/02/2020 - 10:45am
Enviado en:

Urgente24 siempre ha sostenido la necesidad de 'dar vuelta la página' acerca del terrorismo Montoneros/ERP (basta de hablar de guerrilla urbana cuando, en verdad, fueron terroristas) y el posterior terrorismo de Estado (una irresponsabilidad desplegar fuerzas militares para una acción que Italia resolvió con las fuerzas policiales y una estupidez la teoría de que la tortura era necesaria para anticiparse a los desplazamientos de los irregulares pero más injustificable la idea de los detenidos-desaparecidos como opción para una institución castrense). Pero ¿hasta cuándo hay que seguir viviendo los responsabilidades de aquellos años, cuyos protagonistas se van muriendo uno por uno? ¿No es posible dejar de condenar a las personas por sus ancestros? ¿O es que hay gente que, en un absurdo afán egocéntrico, ambiciona seguir gozando de algún protagonismo? Es bueno que el Presidente de la Nación intente imaginar un nuevo escenario, sin venganzas y, en lo posible, sin odios 'a priori'. No debería pedir disculpas por ambicionar un mundo mejor, sin terroristas de izquierda ni terroristas de derecha.

Ejército Revolucionario del Pueblo, brazo armado del Partido Revolucionario de los Trabajadores, coprotagonista del drama argentino.
Contenido

El viernes 21/02, el presidente Alberto Fernández encabezó junto al ministro de Defensa, Agustín Rossi, la ceremonia de despedida de un nuevo contingente de Cascos Azules, que durante 6 meses cumplirá funciones en Chipre, integrando la Fuerza de Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz (UNFICYP).

“Hoy se van 228 soldados a Chipre y es un día importante. También es un día especial porque procedemos a la renovación de quienes han estado al mando de nuestras Fuerzas Armadas, que hoy están totalmente integradas a la sociedad argentina. Quiero darles la bienvenida a los nuevos jefes y manifestar mi alegría por el hecho de que hoy todos los oficiales y suboficiales son hombres de la democracia, egresaron de sus escuelas en democracia y esto amerita que de una vez por todas demos vuelta la página y celebremos, aseguró Alberto Fernández durante el acto en Campo de Mayo, ante la Fuerza de Tareas N°55.

De paso: es lo mismo que opina Agustín Rossi.

Algunos melancólicos cuestionaron a Alberto F. por su deseo de 'cerrar' una etapa maldita, que ha condicionado a gran parte de la sociedad argentina, que sigue aferrada de forma inútil a un pasado que no tiene luto.

Por ejemplo, la psicóloga Nora Cortiñas, anciana referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quien evidentemente desconoce un dato fundamental: el Presidente de la Nación es el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Ella imagina un Presidente confrontando con los militares de hoy, tal como si fuesen los militares de ayer. Ridículo todo.

Cortiñas dijo que Alberto F. es un "negacionista". 

¿Qué quiere decir eso? 

¿Son quienes niegan que sean 30.000 los detenidos-desaparecidos?

¿Son quienes niegan que los asesinos sólo sean de un bando?

Alberto F. no pertenece a ninguna de esas posibilidades (que otros ciudadanos sí comparten).

Cortiñas consideró "negacionista" a Alberto F, porque él afirmó "esto amerita que de una vez por todas demos vuelta la página y celebremos".

De 89 años, Cortiñas fue cofundadora de Madres de Plaza de Mayo, antes de ocurrir sus diferencias con Hebe de Bonafini.

Ahora Bonafini tampoco la acompañó.

En diálogo con Daniel Tognetti, por Cítrica Radio, Bonafini respaldó a Alberto Fernández y planteó que "no son todo lo mismo, la mayoría hoy son jóvenes que no participaron en la dictadura".

"No podemos decir que son todo lo mismo y que son asesinos, porque así nunca los vamos a tener de nuestro lado.  Hoy mucha gente que está dentro tienen entre 30 y 45 años y no participó de la dictadura", sostuvo. 

Además, consideró que "el Ejército tiene que salir a la calle para ayudar en los barrios, el gobierno no puede hacer todo".

Gustavo Cortiñas, hijo de Nora, fue un militante del Partido Justicialista en la Villa 31, detenido-desaparecido en Castelar, provincia de Buenos Aires, el 15/04/1977, cuando trabajaba en el Ministerio de Economía de la Nación, según el documental de 2012 "Norita, Nora Cortiñas", con dirección y guion de Miguel Mirra.

Pero su tragedia personal no debería condicionar al Presidente de todos los argentinos porque hay que construir el futuro sin que lo condicione un pasado irremediable.

Esto sí lo comprende, en parte, Estela de Carlotto​, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, quien dijo creer en "la franqueza y en las formas" del Presidente y que "lo que ha dicho fue para alentar a los jóvenes militares que van a dar el cuerpo en otro país. No tendría que haber pedido disculpas si lo dijo mirando a la cara de esos jóvenes".

"Nosotros somos muy mayores, a veces hablamos de más. Ella (por Cortiña) es una mujer muy sufrida, una compañera, ha perdido hijos. Los años y el dolor pudieron llevarla a equivocarse”, explicó Carlotto.

Ella también diferenció la opinión de Cortiñas de la posición de Abuelas: Es un pensamiento único de una persona, no de una institución. Desde Abuelas somos muy cautelosas, siempre con el ejemplo de la paz y el entendimiento, sin el olvido y con la memoria y la necesidad de justicia”.

En el capítulo siguiente, Alberto Fernández pidió disculpas. Esto resultó aún más absurdo: quien actúa por una convicción, y en especial cuando se trata de pacificar, no tiene motivos para pedir perdón.

Nora Cortiñas aceptó las disculpas de Alberto Fernández y dijo: “Desde luego que quizás fue duro el término y no lo volvería a utilizar, estamos todos un poco sensibles”. 

"Lamenté que le hubiera dolido, pero a mí me dolieron sus expresiones, porque acá hubo un genocidio", explicó. 

También dijo que va a mantener una larga reunión con el Presidente. 

"Cuando ella me la pida se la voy a dar gustoso", dijo Fernández, decidido a calmar a un sector del Frente de Todos que él teme se solidarice con Cortiñas.

Todo un problema el del Presidente conocer que hay gente de la 'propia tropa' que no le responde y que cree que hay "presos políticos" y que nunca debe construirse un futuro sin odios.

En cambio Carlotto estimó que el Presidente no debió pedir disculpas.

El Presidente intentó darle precisiones a Página/12: "De ahora, en adelante, cuando mandemos el pliego de un oficial para un ascenso, ya ni tendremos que examinar si tuvo o no tuvo una responsabilidad en la dictadura. Sin que esto signifique hablar mal de otros oficiales que no tienen ninguna mancha, quise decir que hasta por razones biológicas no quedan en las Fuerzas Armadas oficiales que hayan empezado su carrera como tales en tiempos de dictadura."

-¿Y las inconductas? -quiso saber el matutino que, desde que nació con dinero en parte aportado por el terrorista Enrique Harolo Gorriarán Merlo, siempre fue vocero de una parte de la tragedia argentina.

Fernández no quiso más controversias, y explicó: "Delitos atroces que determinaron horribles e imperdonables padecimientos a miles de personas. Siempre sostuve lo mismo. Desde que escribí mi libro de 1985 (Juicio a la impunidad”, con Mona Moncalvillo y Manuel Martín), durante el Juicio a las Juntas. Y en el gobierno de Néstor (Kirchner) impulsamos el proceso de anulación de las leyes de impunidad para retomar los procesos judiciales."

“El punto importante es que nuestros oficiales de hoy no estuvieron involucrados en aquellas perversiones”, insistió Fernández, y con toda razón.

La Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos, fundada por la física Adriana Calvo, quien falleció en 2010, difundió un comunicado con el título de “No damos vuelta la página”, en el que intentó darle fundamento a Cortiñas: “¿Con qué cara se puede decir a una familia que aún continúa buscando los restos de sus seres queridxs y algún mísero dato sobre dónde permaneció secuestradx y desaparecidx, que dé vuelta la página?”.

La Asociación también intenta mantener a la Argentina en el pasado. Lo deja implícito en su propia declaración de objetivos: "(...) la búsqueda de justicia y construir la memoria (...)". Prohibido imaginar un futuro sin rencores. Pareciera que lo de la Asociación ya no es dolor sino demasiado ego.

Precisamente para seguir dando ejemplo, Alberto F. no debía pedir disculpas porque eso le quita legitimidad a su noble objetivo.