FOCO G30 > think tank > Tharman Shanmugaratnam

THARMAN SHANMUGARATNAM

G30: "Mundo más polarizado y fragmentado debilitará a todos"

Las personas más lúcidas de la economía global están muy preocupadas por la muerte del multilateralismo. El riesgo es enorme. Aquí el jefe del G30:

Texto muy importante el que tenemos a continuación porque plantea una agenda global. El G30 es un 'think tank' con sede en Washington DC, USA, creado por la Fundación Rockefeller en 1978 como un grupo de personalidades destacadas del sector público, privado y académicos de prestigio global, que intercambien ideas para lograr una integración y estabilidad global.

Entre algunos de los miembros del G30 se encuentran desde el expresidente de la Junta de Gobierno de la Reserva Federal de USA, Ben Bernanke; el ex presidente del Banco Central Europeo y 1er. ministro de Italia actual, Mario Draghi; y el expresidente de México, Ernesto Zedillo, entre otros.

Tharman Shanmugaratnam es el actual presidente del Grupo de los 30 y ministro principal de Singapur, un país clave en el orden financiero global vigente. La reflexión de Shanmugaratnam fue difundida por el Fondo Monetario Internacional, y refleja el enorme temor de muchos por la crisis del multilateralismo o la necesidad de una revisión forzada del concepto de multilateralismo, amenazado por una cortina que otra vez ubique de un lado Occidente y del otro lado Oriente, a partir de una inadecuada resolución del conflicto Rusia / Ucrania.

Es un enfoque más amplio que la precaria, acotada, visión de los halcones anti Vladimir Putin como la estonia Kaja Kallas, porque hay cuestiones que van mucho más allá de problemas territoriales o de frontera común. También anticipa por dónde irán algunos esfuerzos. La clase dirigente latinoamericana debería considerarlo con atencion para no quedarse fuera de foco, en especial cuando hay riesgo de una crisis prolongada.

Aquí el ensayo de Tharman Shanmugaratnam:

Tharman-Shanmugaratnam.jpg
Tharman Shanmugaratnam.

Tharman Shanmugaratnam.

Debemos superar las crecientes divisiones y reconfigurar el multilateralismo para servir a los intereses colectivos y nacionales de manera más eficaz.

  • La pandemia,
  • la guerra en Ucrania,
  • la amenaza a la seguridad alimentaria y
  • el resurgimiento de la pobreza mundial.
  • Olas de calor,
  • sequías y otros fenómenos meteorológicos extremos.

Estos no son choques aleatorios. Tampoco son una tormenta perfecta en el sentido convencional, una coyuntura única de malos eventos. En cambio, nos enfrentamos a una confluencia de inseguridades estructurales duraderas (geopolíticas, económicas y existenciales), cada una de las cuales se refuerza a la otra.

Hemos entrado en una tormenta larga perfecta. Hemos entrado en una tormenta larga perfecta.

No podemos desear que desaparezcan estas inseguridades ni esperar que los problemas que ocupan una parte del mundo no repercutan en otras. COVID-19 y sus mutaciones repetidas han traído esa realidad a casa, a un costo humano y económico inmenso en todas partes. Sólo podemos restaurar el optimismo reconociendo la gravedad y la naturaleza colectiva de las amenazas que enfrentamos y organizándonos de manera más efectiva para enfrentarlas.

Alta inflación prolongada

1ro., el riesgo de una escalada del conflicto geopolítico es mayor de lo que ha sido en más de 3 décadas. El sistema de reglas y normas globales destinadas a preservar la paz y la integridad territorial de los estados nacionales siempre fue frágil. Pero la invasión no provocada de Ucrania no es solo otra ruptura en el sistema. Sus ramificaciones van más allá de cualquier otra, y en formas que podrían ser catastróficas.

2do., nos enfrentamos a la perspectiva de una estanflación, con una mayor inflación y un crecimiento estancado durante un período de tiempo. Lo que muchos vieron como un "riesgo de cola" improbable hace un año ahora es un escenario probable. Los bancos centrales de las economías avanzadas tienen una tarea más compleja que nunca antes, y sus posibilidades de controlar la inflación mientras logran un aterrizaje suave en el crecimiento económico son cada vez más escasas. La tarea se vuelve más difícil debido a la guerra en Ucrania y las interrupciones que ha provocado en los mercados de energía, alimentos y otros productos básicos críticos.

Cuando se escriba la historia de la década, es poco probable que la inflación en las economías avanzadas sea vista como su problema más serio, ciertamente no comparado con las implicaciones de la angustia en el mundo en desarrollo o un orden internacional debilitado.

Pero la alta inflación prolongada erosionará seriamente el capital político necesario para que las naciones respondan a nuestros desafíos más grandes, a nivel nacional y mundial, incluida la crisis climática. Puede hacer retroceder al mundo de maneras que los modelos económicos no pueden predecir. En particular, un costo de vida en aumento desmoralizará a poblaciones que ahora son mucho mayores que en la década de 1970, cuando las economías avanzadas vieron su último episodio de alta inflación.

humor-social.jpg

"Un costo de vida en aumento desmoralizará a poblaciones".

Volando ciego

En 3er. lugar, los bienes comunes existenciales se están deteriorando a un ritmo acelerado.

  • El cambio climático,
  • la disminución de la biodiversidad,
  • la escasez de agua,
  • los océanos contaminados,
  • un espacio exterior peligrosamente congestionado y
  • la propagación de enfermedades infecciosas

supondrán amenazas crecientes para la vida y los medios de subsistencia en todas partes. Debemos abordar estas amenazas en paralelo porque la ciencia es clara sobre cómo interactúan.

El calentamiento global y una biosfera degradada están provocando cambios importantes en la vida animal, con innumerables patógenos nuevos y reemergentes saltando entre especies y en las comunidades humanas. Las pandemias recurrentes ya están integradas en el sistema.

Sin embargo, dos años después del COVID-19, el mundo sigue volando a ciegas hacia la próxima pandemia. Los científicos advierten que podría llegar en cualquier momento y ser aún más letal.

La desagradable realidad a corto plazo es que el mundo tendrá que depender más de los combustibles fósiles, incluido incluso el carbón, para garantizar la seguridad energética y evitar precios de la energía considerablemente más altos.

Pero también significa que debemos redoblar los esfuerzos para hacer la transición a largo plazo hacia un futuro energético bajo en carbono. Necesitamos marcos de políticas claros, incluidos cronogramas predecibles para la fijación del precio del carbono y la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles, y asistencia directa a los grupos vulnerables, para lograr esta transición crítica mientras se preserva la seguridad energética.

4to., debemos enfrentar el riesgo de crecientes divergencias, dentro y especialmente entre países.

  • Los precios más altos de los alimentos básicos,
  • los alimentos para el ganado,
  • los fertilizantes y la energía

están afectando en mayor medida a los países más pobres, que ya son los más afectados por los fenómenos meteorológicos extremos, y especialmente a las poblaciones más pobres. Sus gobiernos tienen poca capacidad fiscal para compensar estos choques.

Más de la mitad de ellos ya están sobreendeudados o cerca de ellos. Enfrentados a estas limitaciones inmediatas, corremos el riesgo de seguir descuidando las mejoras en la educación y la atención médica, con peligrosas consecuencias globales y a largo plazo. Incluso antes de la COVID-19, más de la mitad de los niños de los países de ingresos bajos y medianos no habían alcanzado la alfabetización básica a los 10 años; ahora se estima que la cifra llega al 70%.

Ahora existe una perspectiva real de retroceso de los logros económicos y sociales obtenidos con tanto esfuerzo que muchos de estos países en desarrollo lograron en las últimas dos décadas. Correrá el riesgo de dejar cicatrices permanentes en los jóvenes, más desempoderamiento de las mujeres, guerras civiles y conflictos entre estados vecinos. Cada uno de estos dificultaría abordar los desafíos más apremiantes del mundo. Ahora existe una perspectiva real de retroceso de los logros económicos y sociales obtenidos con tanto esfuerzo que muchos de estos países en desarrollo lograron en las últimas dos décadas. Correrá el riesgo de dejar cicatrices permanentes en los jóvenes, más desempoderamiento de las mujeres, guerras civiles y conflictos entre estados vecinos. Cada uno de estos dificultaría abordar los desafíos más apremiantes del mundo.

pandemia

"El calentamiento global y una biosfera degradada están provocando cambios importantes en la vida animal, con innumerables patógenos nuevos y reemergentes saltando entre especies y en las comunidades humanas."

Financiamiento de bienes públicos globales

Debemos abordar estas amenazas, no sobre la base de escenarios que reflejen nuestras esperanzas, sino a través de una evaluación realista de lo que plausiblemente podría salir mal. Covid-19 y la guerra de Ucrania no fueron eventos de cisne negro. Es posible que no se haya previsto la escala total de estas tragedias, pero los riesgos habían estado parpadeando visiblemente en el radar durante algún tiempo.

Debemos llevar la preparación para las amenazas, conocidas o desconocidas, a la corriente principal de las políticas públicas y el pensamiento colectivo, tal como los reguladores aprendieron de la crisis financiera mundial y trataron de fortalecer los amortiguadores financieros antes de la próxima crisis.

Tenemos que invertir a niveles significativamente más altos, durante un período prolongado, en los bienes públicos necesarios para abordar los problemas más apremiantes del mundo.

Debemos compensar muchos años de inversión insuficiente en una amplia gama de áreas críticas, desde agua limpia y maestros capacitados en economías en desarrollo hasta mejoras de una infraestructura logística obsoleta en algunas de las economías más avanzadas.

Pero ahora también tenemos la oportunidad de impulsar una nueva ola de innovaciones para enfrentar los desafíos de los bienes comunes globales, desde materiales de construcción bajos en carbono hasta baterías avanzadas y electrolizadores de hidrógeno, hasta vacunas combinadas destinadas a proteger simultáneamente contra una variedad de patógenos.

Para financiar estas inversiones debemos embarcarnos en una colaboración público-privada a una escala nunca antes adoptada. Las finanzas del sector público no podrán satisfacer estas necesidades por sí solas.

Tal como están las cosas, los costos del servicio de la deuda tomarán una parte cada vez mayor de los ingresos del gobierno. Los gobiernos del mundo avanzado también han declarado el final del “dividendo de la paz” que había llevado a muchos de ellos a gastar menos en defensa durante varias décadas.

Ahora debemos reorientar las finanzas públicas, en asociación con el capital filantrópico cuando sea posible, hacia la movilización de la inversión privada para satisfacer las necesidades de los bienes comunes globales. El mundo necesitará invertir entre US$ 100 billones y US$ 150 billones durante los próximos 30 años para lograr emisiones netas de carbono 0. Eso puede sonar desalentador. Pero el costo anual de US$ 3 billones a US$ 5 billones no es un gran porcentaje de los mercados de capital de US$ 100 billones del mundo, que crecen aproximadamente esa cantidad cada año.

Debemos llevar la preparación para las amenazas, conocidas o desconocidas, a la corriente principal de las políticas públicas y el pensamiento colectivo.

inversiones.jpg
El mundo necesitará invertir entre US$ 100 billones y US$ 150 billones durante los próximos 30 años para lograr emisiones netas de carbono 0.

El mundo necesitará invertir entre US$ 100 billones y US$ 150 billones durante los próximos 30 años para lograr emisiones netas de carbono 0.

Multilateralismo más efectivo

No hay escasez de financiación privada y de mercado. Pero canalizarlo para satisfacer las necesidades de los bienes comunes requiere un sector público proactivo y marcos bien diseñados para compartir riesgos con el sector privado.

Las políticas y normas para ampliar rápidamente el despliegue de tecnologías de energía limpia que ya están probadas y para incentivar inversiones en infraestructura a gran escala, como en redes inteligentes de transmisión y distribución, serán fundamentales para lograr reducciones significativas en las emisiones para 2030.

Sin embargo, casi la mitad las tecnologías necesarias para alcanzar el 0 neto a mediados de siglo todavía se están creando prototipos. Los gobiernos deben poner el pellejo en el juego para aprovechar la I+D del sector privado y promover proyectos de demostración para acelerar el desarrollo de estas tecnologías y llevarlas al mercado, además de llegar a 0 neto a tiempo.

Los rendimientos sociales de proteger los bienes comunes mundiales normalmente superarán con creces los rendimientos privados, lo que constituye un argumento sólido para que el sector público comparta los riesgos con los inversores privados.

Desarrollar y producir vacunas a gran escala para la próxima pandemia es un buen ejemplo de este punto. Un proyecto para inmunizar a la población mundial incluso 6 meses antes salvará billones de dólares e incontables vidas.

Sin embargo, no podemos enfrentar los desafíos de esta nueva era sin un multilateralismo más efectivo. El informe del Secretario General de la ONU, António Guterres, 'Nuestra Agenda Común', establece una visión audaz y creíble del multilateralismo: una que es más inclusiva de diferentes voces, más estrechamente interconectada, así como más efectiva en la entrega de resultados y, por lo tanto, más confiable.

No requiere una reconstrucción de raíz y rama del multilateralismo o la construcción de instituciones completamente nuevas. Pero tenemos que actuar con urgencia para reorientar las instituciones existentes hacia una nueva era, idear nuevos mecanismos para la cooperación en red entre las instituciones multilaterales y otras instituciones, incluidos los actores no estatales, y aunar recursos de manera que puedan satisfacer los intereses colectivos de ambas naciones y la autodeterminación. intereses de manera más efectiva.

Complejo hotelero Bretton Woods, donde ocurrió la conferencia famosa.
Aquí comenzó el multilateralismo, en Bretton Woods. Ahora habrá que crear otro.

Aquí comenzó el multilateralismo, en Bretton Woods. Ahora habrá que crear otro.

Actualización de Bretton Woods

1ro., necesitamos un nuevo pensamiento sobre los bienes comunes globales. Debemos ver el dinero gastado en fortalecerlos no como una ayuda para el resto del mundo, sino como una inversión que beneficia muchas veces a las naciones ricas y pobres. Como mostró el Panel Independiente de Alto Nivel del G20 sobre el financiamiento de la seguridad ante una pandemia, la inversión internacional adicional requerida para cubrir las principales brechas globales en la preparación, con contribuciones distribuidas equitativamente entre los países, no solo será asequible para todos, sino que también nos permitirá evitar costos que serían varios cientos de veces mayor si no actuamos juntos para prevenir otra pandemia. La aversión de larga data a la inversión colectiva en la preparación para una pandemia refleja miopía política e imprudencia financiera, que debemos superar con urgencia.

En 2do. lugar, debemos readaptar las instituciones de Bretton Woods. El FMI y el Banco Mundial se establecieron hace casi 80 años para ayudar con los problemas que enfrentaban los países individualmente, en un momento en que los mercados financieros eran en su mayoría pequeños y no estaban interconectados. Sus misiones deben actualizarse para una era en la que las crisis financieras suelen ser de naturaleza mundial y en la que el deterioro de los bienes comunes mundiales supondrá un desafío económico cada vez mayor para todos los países, especialmente en el mundo en desarrollo.

El FMI y el Banco Mundial deben estar mejor dotados de recursos y empoderados por sus accionistas para realizar intervenciones más amplias y rápidas en esta nueva era global. El FMI debe recibir el mandato de administrar una red de seguridad financiera global más sólida y eficaz, más similar a cómo los principales bancos centrales inyectan estabilidad en casa cuando golpea una crisis. Los bienes comunes mundiales deben colocarse en el centro del mandato del Banco Mundial, junto con el alivio de la pobreza. También debe desempeñar un papel mucho más audaz como multiplicador de la financiación del desarrollo. Debe girar más audazmente hacia la movilización de capital privado, utilizando garantías de riesgo y otras herramientas de mejora crediticia en lugar de préstamos directos en su propio balance.

En 3er. lugar, tenemos que salvaguardar los bienes comunes digitales. La agenda positiva es clara. Debemos construir la infraestructura y los marcos de políticas necesarios para cerrar la brecha digital y hacer esfuerzos serios para cerrar las brechas de alfabetización digital en todas las sociedades. Pero también debemos construir barandas para hacer que Internet sea seguro para la democracia y alinear las plataformas en línea con el interés público. Todavía no tenemos reglas o normas globales para contrarrestar la desinformación a escala industrial o esfuerzos sistemáticos para generar desconfianza. La nueva Ley de Servicios Digitales de la Unión Europea, cuyo objetivo es obligar a las plataformas en línea a eliminar la información errónea y el odio, es un gran paso adelante. Se están adoptando enfoques similares en países como el Reino Unido, Singapur y Australia.

También debemos abordar el creciente desafío de los ataques cibernéticos y su impacto en la paz y la seguridad internacionales. Los países han adoptado un conjunto de normas y reglas para el comportamiento estatal responsable en el ciberespacio. El desafío es implementarlos de manera sostenida, incluso en momentos de tensión geopolítica.

polarizacion.png
Debemos tener una visión a largo plazo. Nuestra prioridad primordial debe ser dar cabida a un mundo multipolar sin polarizarnos más.

Debemos tener una visión a largo plazo. Nuestra prioridad primordial debe ser dar cabida a un mundo multipolar sin polarizarnos más.

Evitar la polarización

En 4to. lugar, un sistema multilateral más eficaz requerirá un nuevo entendimiento estratégico entre las principales naciones, sobre todo entre Estados Unidos y China, a medida que el mundo se desplaza irreversiblemente hacia la multipolaridad. Este nuevo entendimiento debe estar conformado por sus intereses comunes generales: en seguridad climática y pandémica, paz y prevención de crisis financieras globales. Requerirá una habilidad geoestratégica considerable, así como estrategias más activas para crear buenos empleos y oportunidades de base amplia en el país, a fin de reconstruir las bases políticas internas para la apertura económica.

Debemos actualizar las reglas del juego para garantizar una competencia justa y cadenas de suministro resistentes sin retirarnos de un orden abierto e integrado que es vital para la tasa de innovación, crecimiento y seguridad a largo plazo de cada nación.

COVID-19 está acelerando el movimiento de las empresas hacia cadenas de suministro globales más diversificadas, de hecho, en beneficio de varias economías en desarrollo, pero el abastecimiento global sigue siendo tan importante hoy como lo era antes de la pandemia. El comercio entre Estados Unidos y China sigue siendo enormemente beneficioso para ambos.

No podemos hacernos ilusiones de que un orden global integrado, con sus profundas interconexiones económicas entre las naciones, por sí solo nos asegure la paz. Pero la interdependencia económica entre las principales potencias, a excepción de los sectores que inciden en la seguridad nacional, hará que el conflicto sea mucho menos probable que en un mundo de mercados, tecnologías, sistemas de pago o datos cada vez más desacoplados.

Debemos tener una visión a largo plazo. Nuestra prioridad primordial debe ser dar cabida a un mundo multipolar sin polarizarnos más. Un mundo más polarizado y fragmentado finalmente debilitará a todas las naciones, incluidas las más grandes, y hará que sea difícil, si no imposible, satisfacer los intereses que comparte toda la humanidad: en un mundo seguro, sostenible y próspero, inclusivo y equitativo para todos.

------------------------------

Más contenido de Urgente24

Match en Tinder le costó US$120.000 en criptomonedas

JXC agrietado: "Hoy el radicalismo es más que el PRO"

Drones, soldados mecánicos voladores de Turquía y China

¿De qué lado dormir si tengo acidez?

Cynthia Hotton hackeada: Piden plata a través de su WhatsApp

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario