FOCO Diego Maradona > Lionel Messi > Juan Domingo Perón

EFEMÉRIDE

Disfrutar a Messi como Messi, no comparar con Diego Maradona

Blanco o negro, nunca gris: la sociedad argentina simplifica. La frivolidad es comparar a Lionel Messi y Diego Maradona, tontería que impide disfrutar a ambos.

Innecesariamente tenemos la tendencia de comparar todo para definir quien es el mejor. Lionel Messi o Diego Maradona, César Luis Menotti o Carlos Salvador Bilardo, Juan Domingo Perón o Ricardo Balbín. Muchas veces se incurre en el error de discutir sobre quién es el mejor de los dos, lo que nos lleva a un debate rayano con lo imbécil. Las personas tenemos la maravillosa virtud de ser únicas, irrepetibles, las experiencias individuales acumuladas impiden la clonación más allá de lo físico.

El tiempo se pasa volando. Hace un año ya que Diego Maradona y su polémica forma de vida dejaron esta tierra para dar paso definitivamente a lo de la inmortalidad.

La vida se va como un suspiro y la enseñanza es que hay que disfrutar de las buenas cosas sabiendo sobre llevar y aprendiendo de las otras malas.

Por este mismo motivo, debemos disfrutar de lo que le queda a Messi en el carretel, que por otra parte no es mucho.

El problema es que muchas veces, hasta la cuestión de que no se ganó una Copa del Mundo con la selección de Messi, el rosario se vio involucrado en muchas discusiones vernáculas futboleras. Muchas de ellas verdaderos sin sentidos.

Pero un día la selección con Messi ganaron la Copa América y se convirtió en ídolo indiscutido y lo apreciamos más ¿es correcto eso? ¿Y si no damos la vuelta olímpica en Catar volverá a la vitrina de los no queribles y ya no lo valoraremos tal como hoy día?

El fútbol es un deporte colectivo, con muchos actores que entran en juego, matices, momentos… Imaginar al fútbol como un deporte individual es una exageración inadmisible. Hay jugadores que, en ocasiones, desequilibran pero es imposible que eso ocurra en soledad, prescindiendo de los otros 10 y durante 90 minutos. En fin. Hay que usar el cerebro y la razón antes de emitir una opinión con el estómago, que vomita, no discierne.

maradona messi2.jpg
Diego Maradona entrenador de la selección argentina en Sudáfrica 2010, con Lionel Messi.

Diego Maradona entrenador de la selección argentina en Sudáfrica 2010, con Lionel Messi.

Otro mundo, otra cultura

Quien evalúa el rendimiento de Lionel Messi ¿realmente conoce lo que es desenvolverse dentro de un campo de juego corriendo con la pelota al pie con rivales que tratan de quitársela?

La diferencia de la final ganada en la Copa América fue que en esta ocasión Ángel Di María acertó el arco y en las otras ocasiones que Lionel Messi disputó, tanto Rodrigo Palacio como Gonzalo Higuaín no convirtieron en gol sus oportunidades. ¿Qué tuvo que ver Messi con esto? ¿Quiere decir que Maradona no sería Maradona si Jorge Burruchaga hubiese fallado?

La derrota nos impide la objetividad: Lionel Messi jugó mucho mejor en esas finales que perdió que en la que ganó jugando contra con Brasil.

¿Es coherente sostener que ahora es el más grande (o algo por el estilo) porque se ganó y quedamos todos felices? Messi jugó uno de los peores partidos a nivel personal en estos 15 años de selección el día que derrotamos a Brasil 1-0 en el Maracaná y, sin embargo, la mayoría festejó. ¡Increíble!.

¿Qué hay detrás de la comparación entre Lionel Messi y Diego Armando Maradona? Es obvio: la crítica a alguno de los 2. En este caso, denostar a Messi. Un enfoque dañino que no sumó. Al contrario, restó. Y quizás eso hizo que Messi tuviera que sobrellevar, con su carácter introvertido, un peso innecesario, lo mismo que todos sus compañeros.

Diego, cuando vivía, decía cuando lo consultaban al respecto: “Me río cuando dicen que Messi es mejor que Maradona. Que escriba su propia carrera y al final decidiremos quién es el mejor”. En cambio, Messi siempre se ha llamado a silencio cuando se le ha preguntado acerca del tema.

Algunas semejanzas en sus carreras hacen pensar que la comparación es plausible, comenzando por la más evidente de las coincidencias:

  • ambos son futbolistas;
  • luego, que Messi y Maradona debutaron muy jóvenes;
  • también que ambos son delanteros y centrocampistas;
  • y zurdos,
  • y usaron la camiseta N°10 de la selección argentina de fútbol.

Pero hay diferencias. La más evidente es que

  • Maradona se formó en la sociedad argentina -el semillero de Argentinos Juniors, club chico en un país del 3er. Mundo-; y
  • Messi lo hizo en La Masía, la escuela de fútbol del FC Barcelona, club de la élite de España y de Europa.

Maradona pasó por el FC Barcelona pero con los usos y costumbres ya adquiridos en la Argentina. En cambio Messi los desarrolló en Cataluña.

Otra historia. Otro mundo, otra cultura y otra educación. ¿Qué es lo que comparamos cuando comparamos?

messi3.jpg
Lionel Messi en la difícil etapa presente en el PSG de las grandes estrellas individuales pero hasta ahora escaso funcionamiento colectivo.

Lionel Messi en la difícil etapa presente en el PSG de las grandes estrellas individuales pero hasta ahora escaso funcionamiento colectivo.

El personaje

Tal como lo señalan algunos testimonios en el libro de Nelson Castro, Diego tuvo que crear un personaje llamada Maradona, porque de lo contrario, según él, nunca hubiese salido de Villa Fiorito.

Messi no tuvo esa necesidad, y eso tiene que ver con las oportunidades de desarrollo e inserción que ofrecen sociedades diferentes.

Diego contaba con una extraordinaria inventiva verbal que lo ha llevado a crear frases (algunas copiadas) que ya son parte del lenguaje cotidiano de nuestro país:

  • “Se le escapó la tortuga”,
  • "cocodrilo que se duerme es cartera”,
  • “los boludos son como las hormigas, están en todas partes”, o
  • “a River se le cayó la bombacha” (tras un clásico que Boca le dio vuelta con un gol de Martín Palermo en el final de ese partido jugado en el Monumental).

En cambio, Messi consigue que cualquier entrevista que le hagan sea una pesadilla para cualquier periodista (y para el espectador o lector de la misma).

La vida privada de Diego se convirtió en pública, y con contradicciones, escándalos y conductas reprochables. No sólo por las gorritas de Venezuela y Cuba, 2 dictaduras que él reivindicó porque obtenía recompensas a cambio. Mejor no profundizar sobre estas cuestiones u otras.

Messi, en cambio, parece un hijo correcto y un padre de familia discreto, aferrado a que su vida privada nunca será pública.

Maradona era un líder natural, y Messi tuvo que aprender a interpretar ese papel. Han sido diferentes por donde se los mire.

A diferencia de Maradona, Messi no jugó ni en Boca ni en River. Es como un paria que, ante situaciones difíciles, no tuvo quien lo defienda. Pero es parte de la idiosincracia argentina. Quizás por eso La Masía es lo mejor que pudo pasarle en la vida.

maradona.jpg
Diego Armando Maradona, 1 año ya del adiós.

Diego Armando Maradona, 1 año ya del adiós.

Lo deportivo

Hay 2 frases brillantes que definieron en pocas palabras lo que es Lionel Messi, un jugador con características fuera de lo común.

Que se entienda bien. No es un juicio de valor. Sólo decimos que es diferente a todos.

Carlos Bilardo dijo: “La pelota cuando la lleva Messi es una prolongación del pié”. Nada más gráfico que esa descripción.

Arsene Wenger, técnico francés de gran reputación internacional hoy en la FIFA, sostuvo en conferencia prensa ante una consulta previa a un partido entre Arsenal y Barcelona, si le iba a poner una marca personal: “ Es imposible. Messi es un jugador de Play Station”. Declaración que resume la velocidad conque se desplaza con la pelota, sin adelantarla como el resto.

Esta es la característica que lo hace/hizo diferente desde lo técnico al mismo Maradona. Recuerde: No decimos que es mejor ni peor. Eso es injusto. Sólo contamos la diferencia entre ambos.

Luego se podrá elegir quién tiene más títulos ganados, más goles, los equipos en los que jugaron, etc. Estadísticas y bijouterie. Pero la forma de conducir con el balón en los pies convierte a Messi en un extraterrestre. Todo lo demás, es materia de discusión si se quiere.

Tanto Messi como Diego, con el pie izquierdo suplieron todas las falencias de no contar con el otro perfil. Ninguno manejó, tal como debieran, el perfil derecho. Pero vaya si se las arreglaron. Ninguno de los 2 resultaron fuertes en el juego aéreo: otra comparación que los emparentó en materia de falencias.

Goleadores, pasadores, inteligentes, guapos. Muchas coincidencias pero una gran diferencia entre ambos. Y un dato para agregar a la forma de Messi de conducir la pelota: es muy complicado frenarlo sin cometerle foul, aunque ya su edad lo empieza a limitar en comparación con lo que lograba hace algunos años. Contra los años ni Messi puede. Lógico.

La excusa de los defensores para golpear con mala fe ocurre cuando el delantero, que llega en carrera, aleja la pelota de su pie. Pero con la pelota contra el pie, no hay excusa posible.

En cambio, Maradona sí adelantaba la pelota y, por ese motivo, era víctima más fácil del golpe adversario. Aunque a Diego eso le encantaba y lo agrandaba a la misma vez. Fue un gran actor ante muchos de esos golpes. Los hacía mucho más impactantes y lograba que la tribuna se enardeciera contra el rival.

Lo concreto es que los 2 han sido inmensos, cada uno en la época que vivió, con sus particularidades, semejanzas y diferencias.

Lo inteligente es disfrutarlos y pensar que fue una suerte enorme que ambos hayan nacido en estas tierras. Y no olvidar que la vida se pasa rápido y que ya hace 1 año que Maradona partió de este mundo.

Ahora, a seguir a Messi con alegría en lo que le queda como jugador, y con el deseo que le reste por delante mucha vida para disfrutar de lo que ha conseguido hasta el momento en su carrera profesional.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario