FOCO Xi Jinping > China > PCCh

20 CONGRESO DEL PCCh

China se aferra al Xi Jinping For Ever, ¿funcionará?

20º Congreso Nacional del Partido Comunista Chino: re-reelección de Xi Jinping, un acontecimiento inédito el de un Presidente 3 mandatos consecutivos en China.

El Congreso Nacional del partido único ocurre cada 5 años, dura varios días, incluye anuncios, resoluciones y revela el nuevo Comité Permanente dentro del Politburó: 25 personas que tendrán el poder. La tradición indicaba que el Congreso del PCCh también definiría el reemplazo de los principales líderes. Hoy día son el secretario general del PCCh (Partido Comunista Chino) y presidente de China, Xi Jinping, y el primer ministro Li Keqiang.

Pero el 19º Congreso del Partido, en 2017, no solo no reveló la próxima generación de liderazgo, sino que Xi cambió las reglas para permitirse gobernar de por vida, mientras eliminaba a sus rivales potenciales en sucesivas purgas políticas, casi siempre manipulando con la supuesta 'corrupción' de sus rivales.

Aunque el primer ministro siempre ha sido mucho menos poderoso que el jefe del partido, el eclipse de Li ha sido dramático para impedir que fuese el sucesor.

China logró apenas 2 transferencias pacíficas de poder de una generación de liderazgo a la siguiente bajo el sistema actual:

  • de Jiang Zemin a Hu Jintao y
  • de Hu a Xi.

Quizás también el traspaso gradual de Deng Xiaoping a Jiang Zemin.

Deng-Xiaoping.jpg
Deng Xiaoping, el creador de la China moderna.

Deng Xiaoping, el creador de la China moderna.

El 1er. Congreso del PCCh fue hace un siglo, y el PCCh era un movimiento revolucionario, no un gobierno.

El calendario de cada 5 años solo se implementó desde 1977, buscabando una normalidad post-Mao Zedong o Tse Tung.

Teoría: la sucesión ordenada del liderazgo era una forma de autoritarismo más confiable, una con la que el mundo podía hacer negocios.

También se habló de 'liderazgo colectivo' (la idea de que el poderoso jefe del partido todavía era, hasta cierto punto, el primero entre iguales) y que los otros 24 del Comité Permanente, y los ancianos jubilados, evitarían que surgiera un nuevo Mao.

El ascenso de Xi destrozó toda la teoría.

Hoy día Xi es China tal como Vladimir Putin es Rusia.

La pregunta es quién tiene algún poder real para impulsar una agenda propia y diferente en un escenario difícil porque la economía de China es cada vez más inestable.

Precisamente, negar / ocultar la realidad de la economía fue la preocupación en la conferencia de prensa previa al inicio del Congreso Nacional.

"China sigue siendo un importante estabilizador y fuerza impulsora del crecimiento económico mundial, y el país es capaz de cumplir nuevos objetivos y crear mayores milagros en el futuro", dijo Sun Yeli, portavoz del 20º Congreso Nacional.

"El desarrollo de China todavía tiene muchas condiciones favorables", afirmó Sun. "La economía china disfruta de una fuerte resiliencia, un gran potencial y una sólida vitalidad, y los fundamentos de su crecimiento positivo a largo plazo permanecen sin cambios", agregó.

No hay números que confirmen esas afirmaciones.

mao-zedong.jpeg
Mao Zedong, autoritario, incapaz para la gestión, luego de la Revolución no imaginó el siguiente capítulo.

Mao Zedong, autoritario, incapaz para la gestión, luego de la Revolución no imaginó el siguiente capítulo.

El origen

Esperando los resultados del Congreso Nacional, algunos fragmentos del ensayo de Deng Yuwen, erudito chino reproducido en Foreign Policy:

"Según fuentes internas, Xi fue seleccionado por un pequeño grupo de 600 personas dentro del partido, liderado principalmente por la facción de Jiang en ese momento, aunque la elección , en 2007, tuvo lugar durante la era Hu. La mudanza de Xi de Zhejiang, donde fue secretario del partido de 2002 a 2007, a la ciudad clave de Shanghai para cumplir un mandato de siete meses como secretario del partido, fue fundamental para su carrera."

"El rumor es que Jiang y su asistente clave, Zeng Qinghong, eligieron a Xi sobre otro principito, tal como se llama a los hijos de miembros poderosos del partido: el futuro secretario del partido de Chongqing, Bo Xilai. Creían que el modesto y discreto Xi sería más fácil de controlar que el extravagante Bo, quien finalmente caería en 2012 después de un escándalo complicado.. Si esto es cierto, uno solo puede imaginar sus arrepentimientos. Pero Jiang y Zeng no fueron los únicos entre los líderes del partido que se decidieron por Xi. Desde que asumió el poder, Xi ha establecido una dictadura que deja a los ancianos incapaces de dirigirlo, sobre todo porque estos ancianos del partido y sus facciones asociadas han sido el objetivo de sus campañas anticorrupción."

Distinguir amigo de enemigo es la primera orden del día para cualquier revolución, o eso dijo una vez Mao Zedong. Mientras el líder chino, Xi Jinping, se prepara para su 3er. mandato, se enfrenta a una pregunta igualmente difícil. Aunque su mandato como líder del Partido Comunista Chino (PCCh) pronto se extenderá por unanimidad con casi 2.300 delegados, la mayoría de ellos miembros de la élite de China, en el 20º Congreso del Partido que comienza el 16/10, la base de poder que sustenta su gobierno puede en realidad ser mucho más pequeño. Distinguir amigo de enemigo es la primera orden del día para cualquier revolución, o eso dijo una vez Mao Zedong. Mientras el líder chino, Xi Jinping, se prepara para su 3er. mandato, se enfrenta a una pregunta igualmente difícil. Aunque su mandato como líder del Partido Comunista Chino (PCCh) pronto se extenderá por unanimidad con casi 2.300 delegados, la mayoría de ellos miembros de la élite de China, en el 20º Congreso del Partido que comienza el 16/10, la base de poder que sustenta su gobierno puede en realidad ser mucho más pequeño.

Jiang Zemin.jpg
Jiang Zemin, el inventor de Xi Jinping.

Jiang Zemin, el inventor de Xi Jinping.

Los enemigos

"La gran cantidad de élites con las que Xi se ha cruzado durante su primera década en el cargo habría forzado su partida bajo cualquier lógica ordinaria, sin embargo, el control del poder por parte de Xi parece más seguro que nunca. Los rumores de golpes secretos han resultado ser falsos una y otra vez. El secreto del éxito de Xi radica en esos aproximadamente 2.300 delegados del partido: mientras que los delegados se eligen ante el Congreso del Partido, la aprobación final de los nombres está controlada por Xi, quien puede garantizar fácil y legalmente que todos serán sus seguidores. Incluso si no les gusta Xi, fingirán lealtad para mantener su posición. Las campañas de Xi han hecho añicos el triángulo de hierro de la burocracia, la industria y la academia creado por las reformas económicas y sociales de la década de 1980 del último líder que mantuvo algo cercano a su nivel de poder, Deng Xiaoping."

"La primera orden del día de la política de “reforma y apertura” de Deng fue asegurar el apoyo y la cooperación de los funcionarios, empresarios e intelectuales de China asegurándose de que se beneficiaran de la reforma. Las primeras etapas del período de reforma crearon algo que puede parecer extraño a los ojos occidentales pero completamente razonable en el contexto chino: la corrupción se convirtió en el lubricante de la reforma . Este fue el pequeño y sucio secreto de la era Deng: después de todo, la gente decente no habla de corrupción, y mucho menos la promueve abiertamente."

El presidente chino Xi Jinping estaría preparando su tercer mandato consagrándose como gran líder

Pero en China, la idea de que la corrupción y la reforma se complementaban entre sí era una corriente principal entre los intelectuales, cimentada por las realidades de las políticas estatales. Esto creó una sólida alianza de élites, que engordaron con los años de Deng Xiaoping-Jiang Zemin-Hu Jintao entre 1978 y 2012. Los empresarios pagaron sobornos, pero obtuvieron retornos de sus inversiones cuando los funcionarios allanaron el camino para las empresas y miraron hacia otro lado. sobre la regulación, y los intelectuales participaron justificando todo el asunto.

"No obstante, una alianza basada en la corrupción resultó insosteniblemente corrosiva. La desaceleración del crecimiento económico a fines de la década de 2000 dejó a las élites menos capaces de capitalizar el desarrollo económico, lo que obligó a depender más de la corrupción para obtener ganancias. Mientras tanto, el predominio de la corrupción hizo que los costos de transacción aumentaran cada vez más, lo que finalmente impidió nuevas reformas, suprimió el crecimiento económico y puso en marcha consecuencias políticas extremadamente dañinas, a medida que crecían las quejas y protestas públicas sobre el nivel de corrupción. Xi heredó el círculo vicioso que había comenzado en los últimos años del mandato de Hu."

"En lugar de seguir jugando con el poder político del PCCh, Xi no tuvo más remedio que luchar contra la corrupción, aplastar la alianza de élite y transformar la herencia, la cultura y la estructura corruptas del partido, aunque hacerlo lo enfrentaría a toda la clase de élite. Para preservar su propio poder político, Xi emprendió un camino sin retorno. Los cuchillos salieron primero dentro de la fiesta. Xi entendió que su principal oposición política estaba dentro de la alianza de élite, de la que era miembro y que se había beneficiado más de los años de abundancia."

"Hay muchos disidentes e idealistas en China, pero son una minoría de los enemigos de Xi. La mayoría de la oposición proviene de aquellos cuyos intereses han sido vulnerados en mayor o menor grado, aunque también hay quienes se oponen a él por puro principio. Algunos son firmes en su oposición; otros, menos. Algunos desaprueban las ideas de Xi y otros pueden estar de acuerdo con sus ideales y posturas, pero sin embargo piensan que ha llevado al país en la dirección equivocada."

"Pocas veces en la historia de la humanidad un dictador como Xi logró enfurecer a prácticamente toda la élite de su país sin que esa élite hiciera nada al respecto. Esto se debe a una compleja interacción de factores, incluido el uso por parte de Xi del aparato estatal, así como las modernas tecnologías de vigilancia digital, para monitorear de manera más efectiva a la oposición política y dejarla menos capaz de coordinarse y unirse. Es más, varias de las fuerzas internas del partido, como los reformadores, los rojos de segunda generación y los líderes del partido, pueden oponerse a Xi, pero tienen interés en proteger al partido, lo que les ata aún más las manos."

Pero sería un error suponer que Xi no tiene aliados o que su apoyo es débil. Tiene aliados y simpatizantes en todos los niveles, desde la burocracia hasta las bases, la clase media, los intelectuales y los militares. Piense en los 2300 delegados del partido reunidos en Beijing: para la mayoría, ganarse el favor de Xi será el único camino para seguir avanzando. Además, las campañas anticorrupción de Xi han dejado vacantes cientos de altos cargos en todas las industrias y campos, y los intereses de cualquier aspirante a reemplazo los alinearán con Xi. Pero sería un error suponer que Xi no tiene aliados o que su apoyo es débil. Tiene aliados y simpatizantes en todos los niveles, desde la burocracia hasta las bases, la clase media, los intelectuales y los militares. Piense en los 2300 delegados del partido reunidos en Beijing: para la mayoría, ganarse el favor de Xi será el único camino para seguir avanzando. Además, las campañas anticorrupción de Xi han dejado vacantes cientos de altos cargos en todas las industrias y campos, y los intereses de cualquier aspirante a reemplazo los alinearán con Xi.

"El apoyo más incondicional de Xi proviene de las fuerzas emergentes dentro del partido, principalmente la facción de Fujian y el 'Nuevo Ejército de Zhijiang', de asociados de la época de Xi como secretario del partido de Zhejiang. Xi pasó casi 20 años en Fujian y cinco en Zhejiang, haciendo de estas dos bases clave de apoyo y mano de obra a medida que asciende y vuelve a nombrar a antiguos asociados en posiciones fundamentales de poder."

La China de Xi Jinping | DW Documental

"Además de funcionarios de Fujian y Zhejiang, la nueva nobleza dentro del partido también incluye una minoría de funcionarios de Shanghái y algún que otro compañero de escuela. Junto con los funcionarios que transfirieron su lealtad a Xi desde otras facciones, estos supervisan la política de la corte y protegen el poder de Xi. Estimo que el Politburó actual contiene 12 personas con claras afiliaciones con Xi, además del propio Xi, que comprenden la mitad del Politburó en su conjunto. Espero que el próximo Politburó aumente la proporción de figuras afiliadas a Xi al 60% o más."

"Las campañas anticorrupción de Xi y los esfuerzos dirigidos a aliviar la pobreza le han ganado el apoyo de la clase baja. Si bien las campañas anticorrupción pueden haber servido para ajustar cuentas con los enemigos políticos, el mero grado de corrupción también ha significado el apoyo público a los esfuerzos anticorrupción de las autoridades. Mientras tanto, los esfuerzos de alivio de la pobreza han contribuido de alguna manera a proporcionar alimentos y vivienda a quienes aún vivían en la pobreza extrema."

La década de Xi en el poder también ha sido testigo de una exitosa movilización nacionalista del público chino, satisfaciendo la necesidad de la mayoría de una vana narrativa de fortalecimiento y prosperidad nacional. El público nacionalista forma una base de apoyo para Xi en un sentido amplio: los observadores extranjeros pueden medir la fuerza del sentimiento nacionalista observando la oposición pública generalizada a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de USA, Nancy Pelosi, a Taiwán, así como el apoyo a los ejercicios militares de China en Taiwán. Si bien existe un alto grado de superposición entre la clase baja y los nacionalistas, estos últimos también incluyen parte de la clase media y algunas élites. Es posible que casi tres años de políticas de cero COVID hayan hecho que estos grupos estén algo menos dispuestos hacia Xi, pero el apoyo general sigue siendo alto. La década de Xi en el poder también ha sido testigo de una exitosa movilización nacionalista del público chino, satisfaciendo la necesidad de la mayoría de una vana narrativa de fortalecimiento y prosperidad nacional. El público nacionalista forma una base de apoyo para Xi en un sentido amplio: los observadores extranjeros pueden medir la fuerza del sentimiento nacionalista observando la oposición pública generalizada a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de USA, Nancy Pelosi, a Taiwán, así como el apoyo a los ejercicios militares de China en Taiwán. Si bien existe un alto grado de superposición entre la clase baja y los nacionalistas, estos últimos también incluyen parte de la clase media y algunas élites. Es posible que casi tres años de políticas de cero COVID hayan hecho que estos grupos estén algo menos dispuestos hacia Xi, pero el apoyo general sigue siendo alto.

"Los intelectuales están en general en contra de Xi, pero él conserva el apoyo de muchos intelectuales y académicos de izquierda, así como de aquellos con una inclinación estatista. Independientemente de lo que se pueda decir de él, el uso que hace Xi del socialismo como un estandarte y su representación de sí mismo como un protector de los intereses nacionales de China que buscan llevar a China a nuevas fortalezas aún tienen el poder de atraer a intelectuales izquierdistas y estatistas. Todavía pueden tener áreas de insatisfacción, pero si se les presenta una elección directa de sí o no, la mayoría aún elegiría sí a Xi."

"El ejército, tal como lo expresó Mao, el cañón del arma del que en última instancia surge el poder político, ocupa una posición especial entre los partidarios de Xi. Él el presidente de la Comisión Militar Central, pero eso por sí solo no garantiza la lealtad personal. Sin embargo, ha ampliado el poder del puesto y ha utilizado campañas anticorrupción internas dentro de las fuerzas armadas para colocar figuras de confianza en altos cargos. Sus reformas y esfuerzos para aumentar el entrenamiento, mejorar la preparación para el combate, limpiar madera muerta del ejército y restaurar un sentido de propósito en el Ejército Popular de Liberación (EPL), que estaba gravemente afectado por la corrupción, le han dado a la base, especialmente Oficiales de rango medio y bajo: esperanzas y oportunidades de ascenso. El EPL, hasta cierto punto, ya se ha convertido en el ejército personal de Xi."

-------------------

Más contenido en Urgente24:

Llega la Noche de las Librerías a Buenos Aires: Cuándo es

Indignación por el show de Ricky Martin en Argentina

3 bares argentinos entre los mejores del mundo

Netflix insiste con el true crime: El ángel de la muerte

La infusión que ayuda a prevenir el cáncer y reduce la grasa

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario