FOCO Bertie Benegas Lynch > Argentina liberal > Kirchner

BIENVENIDO EL DEBATE

Bertie Benegas Lynch contra Sarmiento, Roca y la Argentina liberal

Avisen a Bertie Benegas Lynch que la educación obligatoria, laica, pública y gratuita fue un invento liberal de Domingo F. Sarmiento y Julio A. Roca.

Bienvenido el revisionismo que propone, sin quererlo, Bertie Benegas Lynch porque, quizás, permita encontrar un equilibrio entre su propuesta de regreso al pasado; y el otro extremo, de los falsos 'progres', que también hicieron mucho por destruir la educación. La verdadera Argentina liberal(la de 1880) hubiese condenado tanto a Benegas Lynch como al populismo de los Kirchner.

Benegas Lynch promueve una educación 'exclusivista' y los 'progres' destrozaron la idea de excelencia.

El debate es oportuno para intentar recuperar lo perdido: la educación pública obligatoria, laica y gratuita de calidad, que se perdió con los Kirchner y no la recuperarán con los Benegas Lynch & amigos.

Benegas Lynch consideró que los padres, si quieren, pueden hacer trabajar a sus hijos en lugar de enviarlos a la escuela.

Desde la propia Administración Nacional, la ministro Sandra Pettovello le respondió desde redes sociales que "el Estado y la sociedad civil también forman parte de la tutela de la educación".

pettovello.jpg
Sandra Pettovello le respondió a Bertie Benegas Lynch.

Sandra Pettovello le respondió a Bertie Benegas Lynch.

Liberales

Es curiosa la situación: un supuesto teórico y promotor del liberalismo -diputado nacional obsesionado en que no lo llamen Tiburcio Alberto- embiste contra la educación obligatoria, laica, pública, gratuita y obligatoria que crearon los liberales de la Generación del 80 (por 1880).

La alfabetización como herramienta de consolidación de una sociedad, de creación de identidad nacional y formación de recursos humanos para un modelo económico fue una prioridad para Domingo Faustino Sarmiento y luego lo comprendió y potenció Julio Argentino Roca.

Cuando ejerció la gobernación de San Juan, Sarmiento dictó una Ley Orgánica de Educación Pública que propiciaba la enseñanza primaria obligatoria.

Durante su mandato presidencial (1868-1874), se fundaron unas 800 escuelas.

Luego él fue Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires (1875). Y durante la presidencia de Julio Argentino Roca, Sarmiento fue Superintendente General de Escuelas del Consejo Nacional de Educación, impulsor de la Ley Nº 1420/1884, que estableció la enseñanza primaria gratuita, obligatoria, gradual y laica.

Luces y sombras

María Luz Ayuso, licenciada en Educación y doctora por la Universidad de Buenos Aires, intentó ubicar en tiempo y espacio a Sarmiento:

  • “No podemos pensar a la escuela moderna si no lo pensamos en el marco de la construcción del Estado Moderno. En ese sentido, Sarmiento ha dejado mucha letra escrita, mucha obra hecha y muchas discusiones dadas como para pensar cómo iba a ser esa educación."
  • "Sin embargo, el discurso Sarmiento y su legado tienen luces y sombras, ya que se trató de un personaje muy polémico de nuestra historia. (...) Uno de los elementos discursivos en educación más atacado es el sujeto en el cual pensaba, un sujeto ideal que se alejaba en mucho al sujeto real de nuestro territorio en esa época”.

Ella adhiere a quienes creen que para Sarmiento la educación debía ser de forma completa para mujeres y hombres -un enfoque muy importante en su tiempo-, pero a la vez, dejaba fuera a minorías como los indígenas.

julio argentino roca.jpeg
Julio Argentino Roca, mucho más que sólo un militar.

Julio Argentino Roca, mucho más que sólo un militar.

Julio A. Roca

En el año 1880 comienza la presidencia del general Julio Argentino Roca -muy popular tras el éxito de la Campaña al Desierto, y se federaliza la Ciudad de Buenos Aires para finalizar la controversia capital vs. provincias.

La consigna fue: “Paz y Administración”.

Roca, tal como Sarmiento, comprendió la necesidad de consolidar el liberalismo económico. La alfabetización era una herramienta contra quienes podrían generar conflictos, ayudaría a unificar la sociedad, y generaría recursos humanos aptos para sostener aquel modelo de desarrollo.

En 1884, bajo la presidencia de Julio Argentino Roca, se promulgó la Ley de Educación Común, que es gratuita y obligatoria, final de uno de los debates más intensos, y de largo alcance, en la historia argentina, acerca de la enseñanza religiosa, la escuela mixta y el control del Estado. No opinaban igual todos los referentes de la Generación del 80.

Ley de Educación Común

Los 8 primeros artículos de la Ley 1420/1884 sostienen:

"Art. 1° La escuela primaria tiene por único objeto favorecer y dirigir simultánea mente el desarrollo moral, intelectual y físico de todo niño de seis á catorce años de edad.

Art. 2° La instrucción primaria debe ser obligatoria, gratuita, gradual y dada conforme á los preceptos de la higiene.

Art. 3° La obligación escolar comprende á todos los padres, tutores ó encargados de los niños, dentro de la edad escolar establecida en el artículo. 1°.

Art. 4° La obligación escolar puede cumplirse en las escuelas públicas, en las escuelas particulares ó en el hogar de los niños; puede comprobarse por medio de certificado y examen, exigir su observancia por medio de amonestaciones y multas progresivas, sin perjuicio de emplear, en caso extremo, la fuerza pública para conducir los niños á la escuela.

Art. 5° La obligación escolar supone la existencia de la escuela pública gratuita al alcance de los niños en edad escolar. Con tal objeto cada vecindario de 1.000 á 1.500 habitantes en las ciudades ó 300 á 500 habitantes en las colonias y territorios nacionales, constituirá un Distrito Escolar, con derecho por lo menos á una escuela pública donde se dé en toda su extensión la enseñanza primaria que establece esta ley.

Art 6° El mínimun de instrucción obligatoria comprende las siguientes materias:

  • lectura y escritura;
  • aritmética (las 4 primeras reglas de los números enteros, y el conocimiento del sistema métrico decimal y la ley de monedas, pesas y medidas);
  • geografía particular de la República y nociones de geografía universal, historia particular de la República y nociones de historia general, idioma nacional;
  • moral y urbanidad;
  • nociones de higiene;
  • nociones de ciencias matemáticas, físicas y naturales;
  • nociones de dibujo y música vocal;
  • gimnástica, y conocimiento de la Constitución Nacional.
  • Para las niñas será obligatorio además el conocimiento de labores de manos y nociones de economía domestica.
  • Para los varones el conocimiento de los ejercicios y evoluciones militares mas sencillos, y en la campaña, nociones de agricultura y ganadería.

Art. 7° En las escuelas públicas se enseñarán todas las materias que comprende el mínimun de instrucción obligatoria, desarrollándolas convenientemente según las necesidades del país y capacidad de los edificios escolares.

Art. 8° La enseñanza religiosa solo podrá ser dada en las escuelas públicas por los ministros autorizados de los diferentes cultos, á los niños de su respectiva comunión, y antes ó después de las horas de clase. (...)".

1420.pdf

El debate

Las divergencias fundamentales se centraron en la gratuidad y obligatoriedad de la escuela. Existían opiniones contrapuestas acerca del papel de la Iglesia Católica Apostólica Romana en la sociedad y el Estado.

La ley aprobada finalmente estableció la instrucción primaria obligatoria, gratuita y gradual.

La obligatoriedad suponía la existencia de la escuela pública al alcance de todos los niños. Los padres estaban obligados a dar educación a sus hijos.

La formación de maestros, el financiamiento de las escuelas públicas y el control de la educación –privada o pública- quedó en manos del Estado.

Existían los llamados 'distritos escolares', en los que participaban padres de familia (elegidos por el Consejo Nacional de Educación), con la facultad de inspeccionar la calidad, higiene y cumplimiento de las leyes en las escuelas.

Algunas claves

Interesante un trabajo de Camila Córdoba cuando cursaba en la Escuela Normal Superior Nº 36 'Mariano Moreno' (Rosario, Provincia de Santa Fe):

"(Bartolomé) Mitre apuntaba a un sistema educativo que fijaba el interés en los líderes que iban a guiar a las masas. Resaltó la formación de colegios unitarios que preparen para la universidad, para carreras administrativas o políticas. Entonces, Mitre hace hincapié en la escuela secundaria o también llamados colegios nacionales.

La otra tendencia es la de Sarmiento, un actor permanente en la educación argentina. Aspiraba a un sistema educativo que implique educar al "pueblo" -al pueblo educable, porque sabemos que hay una parte que no lo es- por medio de una instrucción básica. El centro de su acción educativa fué la fundación y el desarrollo de las escuelas primarias.

Domingo Faustino Sarmiento y Bartolomé Mitre.
Domingo Faustino Sarmiento y Bartolomé Mitre: Nunca fueron lo mismo.

Domingo Faustino Sarmiento y Bartolomé Mitre: Nunca fueron lo mismo.

Por otra parte, el conservadurismo católico abarcaba también la formación de los sujetos que instruirán las escuelas primarias. Así, Sarmiento trató de congelar la concepción de un docente católico y propuso la implementación de las Escuelas Normales.

(...) A partir de la década de 1880; con la Presidencia de Roca y la inserción del país al mercado mundial, se observa el crecimiento del sistema educativo y, están en posición de pensar en una organización un poco más estable y definida. Así, en 1881 se crea el Consejo Nacional de Educación, designando a Sarmiento cómo presidente de dicho consejo.

Sarmiento, en un principio, protesta contra este organismo y no asiste a las reuniones, sin embargo mantiene una mirada crítica en editoriales publicadas en el diario El Nacional.

El 11 de abril de 1882, era un día crucial para discutir el tipo de sistema educativo que tendríamos los argentinos. Se convocó al 1er. Congreso Pedagógico, su función fue sentar las bases para una futura educación.

Se debaten varias cuestiones, en primer lugar, el carácter laico o religioso de la educación. En este punto, las diferencias entre católicos y liberales se tornaron irremediables. El asunto no era fácil. El sector católico se inclinaba a interpretar que, si el Estado sostiene el culto católico, la Constitución declara que debe haber educación religiosa y obligatoria en las escuelas públicas.

Pero, los liberales distinguían a la religión como un retroceso, un atraso en relación al progreso de la joven -Nación que se pretendía consolidar. Tal era la situación inconformista del caso cuando los partidarios del sector católico decidieron abandonar el Congreso. Sin embargo, gana la postura laica. Pero, los liberales distinguían a la religión como un retroceso, un atraso en relación al progreso de la joven -Nación que se pretendía consolidar. Tal era la situación inconformista del caso cuando los partidarios del sector católico decidieron abandonar el Congreso. Sin embargo, gana la postura laica.

En segundo lugar se discutió la centralización del sistema educativo. Gana la posición de un aparato centralizado de educación, pero cada provincia tiene su propio sistema educativo también. Es decir, conviven los dos sistemas educativos, el Federal nacional y los provinciales.

Otra norma que se adopta es la de generar espacios de participación de la comunidad, a través de consejos escolares y sociedades populares de educación.

Finalmente, estas conclusiones pudieron definirse cómo ley con la sanción en 1884 de la Ley 1420.

Propuesta por Roca y aprobada por el Congreso, con una fuerte oposición del sector católico.

La ley establecía una educación común, obligatoria (en su nivel primario), graduada (organizada en cursos o grados, agrupados por edades) y gratuita."

-----------------------------

Otras noticias de Urgente24

Educación obligatoria: Sandra Pettovello se despegó de los dichos de Benegas Lynch

Universidades: Sin papel higiénico y 2do cuatrimestre en peligro

Flojo de papeles: Luis Juez arde por un fiscal descreído

Santa Fe busca destrabar una negociación paritaria que comenzó en enero

Faltan repuestos, producción frenada y autopartistas piden auxilio

Dejá tu comentario