DINERO USA > inflación > Argentina

INFLACIÓN EN ALZA

'Elasticidad': Temor en USA a una argentinización

'Elasticidad' es la palabra de moda, muy peligrosa, advierte WSJ: "Es posible que (en USA) nos estemos acostumbrando a la alta inflación, y eso es algo malo".

USA invadida por la inflación. No es la escandalosa inflación de la Argentina, pero es una inflación tremenda para los parámetros de USA. Hay elecciones muy cerca y por eso la Casa Blanca propone convivir con la inflación mientras que hay quienes reclaman un shock, afirmando que el gradualismo es una enfermedad. El debate es muy argentino. La inflación anual en 4,9% es más baja que el 5,2% esperado pero es muy superior al 2% de la prepandemia. La emisión de dólares de USA durante la pandemia y post Covid-19 fue tremenda, y tiene un costo. Hace tiempo que el sobregasto consume a la economía estadounidense, en una argentinización espantosa pero que permite licuar deuda pública (en el caso de la Argentina, permite financiar el Estado). En el diario The Wall Street Journal fue publicada una columna que explica la situación, con la firma de Greg Ip:

https://twitter.com/gepv_tw/status/1656296932023623680

El otoño pasado, los estadounidenses estaban obsesionados con la inflación. El tema dominó las elecciones intermedias. 1 de cada 5 encuestados lo calificó como el problema más importante de la nación, según Gallup.

En estos días, su atención está en otra parte. Apenas el 9% de los encuestados de Gallup ahora llaman a la inflación el problema más importante, detrás del liderazgo del gobierno y la "economía en general" y justo por delante de la inmigración y las armas. Apenas ha surgido durante la lucha en Washington por elevar el techo de la deuda pública.

¿Buenas noticias? Tal vez no. Puede significar que la gente se está acostumbrando a una inflación más alta, lo que sería una muy mala noticia. Cuanta más gente se comporte como si la alta inflación hubiera llegado para quedarse, más probable es que se quede. Eso obligaría a la Reserva Federal a elegir entre inducir una recesión potencialmente profunda para forzar la inflación a la baja o renunciar a su objetivo de inflación del 2%. ¿Buenas noticias? Tal vez no. Puede significar que la gente se está acostumbrando a una inflación más alta, lo que sería una muy mala noticia. Cuanta más gente se comporte como si la alta inflación hubiera llegado para quedarse, más probable es que se quede. Eso obligaría a la Reserva Federal a elegir entre inducir una recesión potencialmente profunda para forzar la inflación a la baja o renunciar a su objetivo de inflación del 2%.

El Departamento de Trabajo informó el miércoles 10/05 que los precios al consumidor subieron un 4,9% en el año hasta abril, el más bajo en 2 años y una baja sustancial desde el 9,1% en junio 2022, principalmente porque los precios de la gasolina han caído. Esa caída ayuda a explicar por qué las personas no se obsesionan tanto con la inflación, aunque todavía se obsesionan más que antes de la pandemia.

Y, sin embargo, la inflación sigue siendo un problema. La inflación subyacente, que excluye Alimentos y Energía, es un mejor predictor que la inflación general de las tendencias de precios subyacentes. La inflación subyacente fue del 5,5% en abril, por debajo del 5,6% de marzo. Mensualmente, los precios subyacentes aumentaron 0,4%, equivalente a 5% a tasa anual, en línea con los últimos 4 meses. Excluyendo la Vivienda, los precios de los servicios básicos, que la Fed vigila de cerca, subieron un 0,1%, mucho más moderado durante el mes, según el analista independiente Omair Sharif. Los salarios, que influyen fuertemente en los precios de los servicios, crecieron entre un 4% y un 5% durante los primeros 4 meses del año, demasiado altos para ser consistentes con una inflación del 2%.

El aumento original de la inflación tuvo dos fuentes principales: las interrupciones relacionadas con la pandemia y la guerra en el suministro de bienes, servicios y mano de obra, y el estímulo federal y las tasas de interés cercanas a 0 que alentaron la demanda.

https://twitter.com/stats_feed/status/1654462430225870850

Esos factores han retrocedido en gran medida. Las cadenas de suministro funcionan con normalidad. La oferta laboral se ha recuperado en su mayor parte, con la tasa de participación de la fuerza laboral ahora en línea con su tendencia previa a la pandemia. Los precios de la gasolina vuelven a estar donde estaban antes de que Rusia invadiera Ucrania. En cuanto a la demanda, el estímulo fiscal ha expirado y desde marzo de 2022 la Fed ha elevado su objetivo de tipos de interés a corto plazo desde casi 0% hasta entre el 5% y el 5,25%.

La teoría de hace 2 años era que una vez que estos factores transitorios de oferta y demanda retrocedieran, la inflación volvería al 2%. Y, de hecho, algunos precios han bajado, los alquileres de apartamentos aumentan más lentamente y los empleadores no están tan desesperados por contratar. Pero esta teoría siempre conllevaba una advertencia: cuanto más tardaran en disminuir estos factores transitorios, mayor sería el riesgo de que la gente se ajustara a un aumento más rápido de los precios y los salarios, lo que podría hacer que fueran autosuficientes. Eso puede estar en marcha ahora. La teoría de hace 2 años era que una vez que estos factores transitorios de oferta y demanda retrocedieran, la inflación volvería al 2%. Y, de hecho, algunos precios han bajado, los alquileres de apartamentos aumentan más lentamente y los empleadores no están tan desesperados por contratar. Pero esta teoría siempre conllevaba una advertencia: cuanto más tardaran en disminuir estos factores transitorios, mayor sería el riesgo de que la gente se ajustara a un aumento más rápido de los precios y los salarios, lo que podría hacer que fueran autosuficientes. Eso puede estar en marcha ahora.

“Estamos ante un proceso en el que grandes y persistentes choques a la inflación están comenzando a integrarse en la fijación de precios y salarios”, dijo Bruce Kasman, economista jefe de JPMorgan Chase. “Aunque los precios de la energía han bajado y el crecimiento no es sólido, el poder de fijación de precios y los márgenes de beneficio han sido más fuertes de lo esperado”.

La psicología de fijación de precios y salarios a menudo se infiere de las expectativas de inflación futura. Los funcionarios de la Fed se consuelan al señalar que las expectativas a largo plazo, es decir, dentro de 5 a 10 años, todavía están cerca del 2%.

Pero la creencia de los banqueros centrales de que las expectativas a largo plazo predicen el comportamiento mejor que las expectativas a corto plazo se basa en fundamentos empíricos débiles. Si están equivocados, es siniestro que la Universidad de Michigan informe que la expectativa de 1 año de los consumidores ha estado por encima del 4% casi continuamente durante 2 años. Las empresas, que en realidad fijan los precios, también esperan una inflación superior al 5% el próximo año, según una encuesta realizada por los economistas Olivier Coibion y Yuriy Gorodnichenko.

En los informes de ganancias, las empresas se quejan mucho menos de los costos de los insumos o la escasez de mano de obra; informan que aumentan los precios sin esfuerzo. La nueva palabra de moda entre los directores financieros es "elasticidad": qué tan sensible es el volumen de ventas a los aumentos de precios. Cuanto menos sensible, mejor para las empresas. “Nuestras elasticidades siguen siendo favorables en conjunto”, dijo el director financiero de Procter & Gamble, Andre Schulten , el mes pasado, al describir un trimestre en el que el volumen de ventas de la compañía cayó un 3% respecto al año anterior, mientras que los precios aumentaron alrededor de un 10%.

https://twitter.com/dw_espanol/status/1656452810983059457

“Cuando Coca-Cola, Pepsi, Kimberly-Clark, Kraft Heinz y Conagra aumentan los precios, eso se filtra a los restaurantes, y cuando Hilton y Marriott hablan de un aumento de los ingresos diarios promedio, eso se traduce en inflación de servicios”, dijo Samuel Rines, estratega de Market Advisor Corbu. “Eso va a continuar hasta que el consumidor retroceda”.

Él dijo que los consumidores están asumiendo que si los precios suben, también lo hacen sus salarios. “Hasta que se rompa esa suposición, el consumidor no dudará en pagar un 5% o 6% adicional en ketchup”.

Algunos formuladores de políticas dicen que las empresas están empeorando la inflación al aumentar las ganancias. Pero si eso fue cierto una vez, ya no lo es; Riccardo Trezzi, de Underlying Inflation, un servicio de investigación, calcula que, según datos del gobierno, la contribución de las ganancias a los precios disminuyó en el 4to. trimestre.

De todos modos, si los salarios están impulsando los precios o viceversa, pronto puede ser irrelevante. Una vez que la inflación se ha asentado en una tasa de estado estacionario más alta, los salarios y los precios aumentan juntos. De todos modos, si los salarios están impulsando los precios o viceversa, pronto puede ser irrelevante. Una vez que la inflación se ha asentado en una tasa de estado estacionario más alta, los salarios y los precios aumentan juntos.

https://twitter.com/FinancialCripto/status/1656345865475194901

En tal situación, puede ser necesaria una recesión profunda para que baje la inflación. Esta parece ser la razón por la que los mercados creen que la inflación caerá bruscamente el próximo año y la Fed comenzará a reducir las tasas de interés. Sin embargo, hasta el momento no hay evidencia de una recesión ni siquiera leve. La vivienda, el sector más sensible al crédito más caro , se ha estabilizado y el empleo en la construcción está aumentando. En tal situación, puede ser necesaria una recesión profunda para que baje la inflación. Esta parece ser la razón por la que los mercados creen que la inflación caerá bruscamente el próximo año y la Fed comenzará a reducir las tasas de interés. Sin embargo, hasta el momento no hay evidencia de una recesión ni siquiera leve. La vivienda, el sector más sensible al crédito más caro , se ha estabilizado y el empleo en la construcción está aumentando.

El presidente de la Fed, Jerome Powel , dice que un crecimiento económico lento, no una recesión, debería ser suficiente para que la inflación regrese al 2%. Por ahora, el banco central ha señalado que podría haber terminado de subir las tasas .

Los banqueros centrales parecen comprometidos con el gradualismo, aceptando una caída muy lenta de la inflación para evitar demasiado daño al mercado laboral, dijo Kasman.

El problema con el gradualismo es que cuanto más largo sea el camino para reducir la inflación, es menos probable que suceda.

---------------------------------

Más contenido en Urgente24

Impactante video de ex Gran Hermano siendo apuñalado

Cadena nacional: Todos los memes que estallaron en Twitter

Dudosas encuestas de Esteban Trebucq, pero A24 no es Crónica

Siguen las denuncias contra Banco Patagonia

El truco para elegir los mejores asientos del avión

Dejá tu comentario