DINERO Argentina > fundación libertad y progreso > empleo

OIT REGIÓN

Argentina segundo país en horas de trabajo perdidas

La Argentina, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), mostró un mal desempeño del mercado laboral en pandemia

La Fundación Libertad y Progreso recoge datos de la Organización Internacional del Trabajo, donde se ve que la Argentina fue el segundo país en la región con pérdida de horas de trabajo por arriba del promedio. Con el 21,0% se ubicó por detrás de Perú con el 27,5%, pero por encima de Colombia (20,9%); Bolivia (20,5%); Ecuador (17,6%); Costa Rica (17,5%); Chile (16,7%); Brasil (14,9%); México (12,5%); Paraguay (11,4%) y Uruguay (11,2%).

Paraguay tuvo una contracción del empleo 1,0%, Brasil sufrió una caída del 4,1%, Chile cayó 5,8%, Uruguay lo hizo en un 5,9%, Colombia en un 6,8%, Bolivia y Ecuador en un 7,8%, Argentina se desplomó en un 9,9% y Perú lo hizo en un 11,1%.

Ante este contexto, el mercado laboral se vio muy afectado con una pérdida de horas de trabajo 4 veces mayor que en la última crisis financiera del 2009, con cuantiosas pérdidas de empleos; reducciones de ingresos laborales y persistentes cifras de informalidad.

En la Argentina se registró una caída del empleo en 2020 del 9,2%, en un 9,5% para hombre y 8,7% para mujeres. aunque el ratio por sexo de empleo sobre el total se mantuvo en 56% para hombres y 44% para las mujeres.

Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso, señaló que:

La Argentina perdió 4,0 puntos porcentuales más de horas laborales que en el promedio de la región latinoamericana y triplicó al del promedio de pérdidas de horas laborales a nivel mundial (8,8%). La Argentina perdió 4,0 puntos porcentuales más de horas laborales que en el promedio de la región latinoamericana y triplicó al del promedio de pérdidas de horas laborales a nivel mundial (8,8%).

trab.jpg
La Argentina el segundo país de la región con mayor pérdidas de horas de trabajo 

La Argentina el segundo país de la región con mayor pérdidas de horas de trabajo

La economista explicó que el fenómeno se dio porque las medidas de sostenimiento del empleo implementadas por el gobierno, “favorecieron la reducción de horas de trabajo o incluso con horas nulas de trabajo. Es así que el sistema de indemnización por despido desalentó el trabajo y le colocó una gran mochila al sector privado".

Otras diferencias que marca la OIT

Por tipo de ocupación, las caídas más importantes se observaron en el sector del agro, la silvicultura y la pesca con una pérdida del empleo del 56%; en gerentes del 43%; en operadores de plantas y máquinas, y ensambladores con una caída del empleo del 36%; y, en profesionales del 33%. Estas cuatro actividades explican más del 16% del empleo total en nuestro país.

En tanto, el sector de los servicios tuvo una merma del 29,8% y sólo ese sector justifica más del 17% del empleo total en la Argentina.

Otro punto a remarcar es que la recuperación del empleo total en la región del último período fue impulsado por la recuperación del empleo informal más que del formal. Es más, en la Argentina, el empleo formal en el cuarto trimestre de 2020 fue inferior al valor del segundo trimestre de ese año, contribuyendo negativamente a la generación neta de empleo en ese período.

Nuestro país posee altas tasas de informalidad que persistentes durante años. En 2010 la tasa de informalidad era del 49%, con un 48% para hombres y 50% para mujeres. En 2019 se mantuvo en 49% la tasa de informalidad total pero ahora con un 49% con un 49,4% para mujeres y 49,3% para hombres. En tanto, en 2020 se redujo levemente al 46%, con un 46,9% para hombres y 45,8% para mujeres.

Si comparamos con el resto de la región, señala la Fundación Libertad y Trabajo, "vemos que la tasa de informalidad de nuestro país es la más alta de la región, después de Perú (68%), duplicando la tasa de informalidad de Chile que es del 25%. Un país cuyo mercado laboral se adapta más a las condiciones del siglo XXI y permiten la rápida inserción laboral de los chilenos".

Argentina demanda una reforma laboral que permita la generación de puestos de trabajos mediante incentivos.

No es posible pensar el futuro del país si no se encaran políticas públicas que abandonen la punición para el sector privado que es el generador de riqueza. Desde la Fundación Libertad y Progreso generamos una serie de propuestas que aplicadas en conjunto y compromiso posibilitarán que nuestra posteridad pueda desarrollarse en Libertad.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario