COPA LIBERTADORES 2020

La final es sólo brasileña: Santos bailó a Boca y se le escapa otra copa internacional

Boca Juniors quedó eliminado este miércoles (13/01) de la Copa Libertadores tras caer en la semifinal de vuelta frente al Santos 3-0. Ahora, el “Peixe” jugará la final de este certamen frente al Palmeiras el sábado (30/01) en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro.
miércoles, 13 de enero de 2021 · 22:32

Una vez más, Boca no pudo conseguir su duodécima final en la historia de la Copa Libertadores tras ser goleado por el Santos y ahondó más la sequía de trece años y medio sin conquistas internacionales.

Después de haber empatado sin goles en La Bombonera, la semana pasada, el “Xeneize” fue eliminado sin atenuantes y sin nada para cuestionar ante un rival que hizo todo lo que tenía que hacer para ganar y pasar a la final.

Al margen de eso, el elenco de la “Ribera” es el club que más veces disputó la final de la Libertadores con once presencias, de las cuales ganó seis (1977, 1978, 2000, 2001, 2003 y 2007) y perdió cinco (1963, 1978, 2004, 2012 y 2018). Dos de esas definiciones las disputó con Santos: una la perdió, en 1963, con el mítico Pelé como rival y la otra la ganó, en 2003, con Carlos Bianchi como DT.

Después de su última conquista, con una soberbia conducción de Juan Román Riquelme dentro de la cancha, Boca se fijó como obsesión alcanzar a Independiente, que con siete trofeos en su vitrina, se mantiene como máximo ganador histórico de la competencia.

Dos veces quedó en el umbral de ese récord, ante Corinthians en 2012 y frente River en 2018, por esa razón convocó a Miguel Ángel Russo, un entrenador que conoce el “know-how” de la Copa. Boca llegó hasta esta instancia semifinal después de atravesar invicto el Grupo H, que se adjudicó con siete puntos de ventaja; de eliminar por penales a Inter de Brasil en La Bombonera y de revertir con autoridad su llave ante Racing, que había comenzado con derrota en Avellaneda.

Por otra parte, a principios de 2020, Santos había logrado sus primeros seis puntos antes de la suspensión por la pandemia, poco se esperaba del “Peixe” luego de la reanudación: en septiembre, tras superar un conflicto con el plantel por la reducción salarial y la salida de Jesualdo Ferreira de la dirección técnica, explotó el escándalo que involucró a su presidente José Carlos Peres, quien fue separado de su cargo y, unos meses después, el 93% de los socios votó a favor del impeachment. Sin embargo, finalizó la fase de grupos con 16 puntos sobre 18 (solo empató ante Olimpia) y finalizó como el segundo mejor líder de grupo por diferencia de gol. En octavos de final dio la sorpresa al ganar 2-1 en la altura de Quito y por eso a la Liga no le alcanzó con el 1-0 en Vila Belmiro. Y en cuartos de final, tras el 1-1 en la ida en Porto Alegre, demolió por 4-1 a Gremio.

En tanto, el Brasileirao lo encuentra con 38 puntos en la octava de posición, zona de Copa Sudamericana, pero a solo dos de Palmeiras, el último que se clasificaría a la fase eliminatoria de la Copa Libertadores 2021.

La juventud del plantel se complementa a la perfección con un experimentado entrenador: Alexi Stival, más conocido como Cuca, quien logró la hazaña de ganar la Copa Libertadores 2013 con Atlético Mineiro, que tenía como figura a Ronaldinho. Tiene 57 años y es entrenador desde 1998. Luego de un extenso recorrido por el ascenso brasileño, tuvo oportunidades en buena parte de los equipos “grandes” del país. Además del mencionado título con el Galo, obtuvo una vez el Brasileirao, en 2016 con Palmeiras. Este es su tercer ciclo al frente del club, ya que estuvo en 2008 y entre 2018 y 2019.

Ni bien se puso en marcha el primer episodio el cuadro “Peixe” estuvo cerca de abrir el marcador a raíz de un grosero error de Frank Fabra que capturó Marinho y lanzó un remate que dio en el palo, pasó por arriba de la valla defendida por Esteban Andrada. En ese momento, Diego Pituca sorprendió con un fuerte disparo que puso en peligro al arco de Andrada.

La fuerte presión del “Alvinegro” provocó la desesperación del “Xeneize” que no encontraba alternativas y variantes para salir al ataque mientras que el Santos estuvo seguro y manejó la pelota con comodidad. Recién a los 15’, Pituca convirtió el 1-0 para el Santos tras un error en la defensa boquense y una mano de Lisandro López adentro del área.

A partir de ahí, Boca quedó completamente desconcertado e impotente porque no podía detener al “Peixe” que presionaba por los laterales. A pesar de la caída, Carlos Tevez y Diego “Pulpo” González marcaron la reacción y el despertar del “Xeneize” que empezó a salir de la asfixia del Santos en el fondo. 

Más allá de las buenas intenciones, Boca no lograba reconstruirse porque no gravitaban en la mitad de cancha Tevez y Sebastián Villa que marcaron el desequilibrio en el equipo de Russo.

No obstante, en el cierre, el conjunto de la “Ribera” volvió a sufrir sobresaltos en su área con un tiro libre peligroso de Marinho que quedó en las manos de Andrada y un fuerte remate de Kaio Jorge que pasó por arriba de la valla boquense.

Al despuntar el segundo capítulo, Yeferson Soteldo, a los 3’ pegó de entrada y asestó el 2-0 para el “Peixe” que dejó completamente mal parado el fondo boquense. De ahí, el “Alvinegro” estuvo agresivo y atacó a Boca por todos los costados de su campo. Al rato, a los 5’, Lucas Braga estampó el 3-0 para el Santos tras recibir un pase atrás de Marinho.

El cuadro “Peixe” justificó la victoria por goleada con toque de pelota, presión alta y juego asociado en el ataque. Por consiguiendo, el “Xeneize” quedó derrumbado y casi “noqueado” a causa de que Santos manejó las acciones con mucha comodidad y soltura.

Sin embargo, Boca quedó aún más herido por la expulsión de Fabra por propinarle un pisotón a Marinho. Conmocionado, el “Xeneize” hizo méritos para intentar forzar un hipotético empate con las situaciones peligrosas de Carlos Tevez, Eduardo “Toto” Salvio y Ramón “Wanchope” Ábila que motivaron las intervenciones del guardavalla João Paulo.

Mientras los minutos empezaban a consumirse, Villa y Emmanuel Mas no pudieron hacer nada ante la seguridad del arquero João Paulo.

Por otro lado, Santos nunca perdió la firmeza y la voluntad de seguir hostigando a Boca con dos ocasiones de peligrosas de Madson y Marinho que forzaron la reacción de Esteban Andrada. En el epílogo, Kaio Jorge estuvo cerca del cuarto pero Andrada ahogó su intento.

En consecuencia, Boca y River se quedaron sin final de Copa Libertadores pero Santos y Palmeiras jugarán una instancia decisiva netamente brasileña que se llevará a cabo el sábado (30/01) en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia