Leído

BUSCANDO CULPABLES

Más K no se encuentra: Vía Navarro, Kicillof comenzó con las teorías conspirativas

Lun, 30/12/2019 - 2:12pm
Enviado en:
Por Urgente24

El periodista trasladó la posición que habría en La Plata: hay un sector que quiere "voltear" al gobernador bonaerense. 

Axel Kicillof, el heredero político de Cristina Fernández. Fotos: NA. Montaje: Urgente24.
Contenido

Se sabe: la corporización del regreso del kirchnerismo al poder no está en la Casa Rosada, aunque Cristina Fernández sea la vicepresidente. No es Alberto Fernández, el Presidente de la Nación, (en principio) quien representa la vuelta a algunos usos y costumbres de aquella época de la Argentina. 

No. 

¿Es Alberto Fernández el heredero político que CFK hubiera elegido? Claro que no. En el flamante jefe de Estado la exPresidente encontró la respuesta a una necesidad. No a un deseo. Aquella necesidad tenía que ver con elevar las posibilidades electorales de su espacio político que en su figura había alcanzado un límite infranqueable

Entonces, ¿quién es el verdadero heredero político de la líder del kirchnerismo? ¿quién representa mejor la tradición de esa identidad política? ¿Máximo Kirchner? No.  Axel Kicillof. 

Es conocida la devoción que se profesan mutuamente la vicepresidente y el flamante gobernador de la provincia de Buenos Aires. Se respetan y se admiran. Tras un meteórico ascenso, Kicillof fue el ministro de Economía de la última etapa del gobierno K. El de la radicalización

Es Kicillof el que mejor representa el "vamos por todo" que signó aquel lapso decadente de los 12 años de administración kirchnerista. Por ello se convirtió en el elegido de CFK para competir contra María Eugenia Vidal, a la que derrotó merced a la ola del Frente de Todos de la que sólo una franja de la Argentina estuvo exenta. 

Kicillof es el que mejor expresa al espíritu del kirchnerismo. En su declamada postura redistributiva, pero también en sus vicios. No habían pasado 24 horas desde su asunción cuando apareció el 1er gesto de autoritarismo, ese que contribuyó a la victoria de Mauricio Macri en 2015.  El gobernador incorporó desafiantes conceptos en los decretos de nombramiento de  los funcionarios que enfrentan causas judiciales. Se utilizó la denominación "lawfare", de moda incluso en el Vaticano,  para desacreditar las investigaciones contra esos funcionarios y catalogarlos como "perseguidos". Un fuerte entrometimiento de un poder (el Ejecutivo) sobre otro (el Judicial). 

Otro revival de los vicios kirchneristas a través de Kicillof es el de las teorías conspirativas. El fracaso del gobernador en conseguir la sanción de su ley impositiva disparó la vieja estrategia K de buscar responsables poco visibles para sus penurias

Ya no serían los legisladores de Juntos por el Cambio los que, previendo una excesiva presión tributaria sobre los contribuyentes, bloquearon la sanción del proyecto de suba de impuestos.  Sino que serían los poderosos "terratenientes" bonaerenses los que obran detrás del posicionamiento opositor. 

Esta es la lectura que brinda Roberto Navarro, periodista de inocultable cercanía con el kirchnerismo, y que -seguramente- está a tono con la opinión que hay en los despachos de La Plata. 

En una columna dominical, Navarro -quien estuvo en uno de los palcos celebrando la asunción de Alberto Fernández, les puso nombres a esos "terratenientes" que quieren "voltear" al gobernador kirchnerista. 

"Bullrich. Bunge y Borg. Pueyrredon. Fortabat. Anchorena. Larreta. Pereyra Iraola. Gómez Alzaga. Werthein. Son algunos de los apellidos de los 200 terratenientes que deberían pagar un aumento del 75% en su impuesto inmobiliario en la provincia de Buenos Aires y que usaron todo su poder para evitarlo. Los periodistas que están contra del proyecto los defienden a ellos. Kicillof, que encontró una provincia fundida y tiene que actualizar el gravamen para pagarle a los maestros, policías, médicos y otros gastos, decidió que son los más ricos quienes tienen que hacerse cargo y no los más humildes", escribió Navarro en su columna que reflota este lunes su portal, El Destape

En esta línea, agregó: "la primera medida que tomó Axel Kicillof, anunciada en el discurso de asunción, fue anular el tarifazo de electricidad que había decretado María Eugenia Vidal. La suba hubiera significado un incremento mensual mínimo de 350 pesos. Con el proyecto presentado, dos de cada tres bonaerenses iban a pagar como máximo $120 más por mes. Es decir, con los $350 que Kicillof les ahorró de luz todavía les quedaban $230 en el bolsillo. Claramente, el gobernador le está quitando a los ricos para darle al resto. Les quitó a energéticas y grandes terratenientes y les puso en el bolsillo a trabajadores pobres y clase media". 

"Kicillof tenía que elegir entre los terratenientes y los trabajadores y se quedó con los trabajadores", sentenció Navarro en su fuerte defensa del mandatario bonaerense.