SOCIEDAD

CREEN QUE SE SUICIDÓ

Hallan muerto de un disparo a un custodio de CFK

Christian Ramón Zabala era un subcomisario de la Policía Federal Argentina especializado en explosivos, y se desempeñaba como custodio de la vicepresidenta. El hombre, de 41 años, presentaba “antecedentes psiquiátricos en tratamiento" por lo que los investigadores manejan la hipótesis de un suicidio.

Christian Ramón Zabala, uno de los custodios de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue hallado muerto dentro de su casa en la localidad bonaerense de Castelar. El hombre, un subcomisario de la Policía Federal Argentina especializado en explosivos, presentaba “antecedentes psiquiátricos en tratamiento" por lo que los investigadores manejan la hipótesis de un suicidio.

El hecho se descubrió poco después de las 22:00 de este jueves (18/06) debido a un llamado al número de emergencias 911 que hizo el cuñado del custodio, luego de encontrar el cuerpo ya sin vida.

Según el parte oficial sobre su muerte, “había puesto en manifiesto su intención de suicidarse en reiteradas ocasiones”.

El hermano de su actual pareja, llamado Nicolás, fue quien dio aviso a las autoridades tras hallar el cuerpo del custodio, de 41 años, tirado en el suelo, dentro del domicilio ubicado sobre la calle Zapiola 1876, en la citada localidad del partido de Morón.

Según les relató este testigo a los efectivos de la Comisaría 7ª que llegaron al lugar, la mujer le pidió ayuda porque no se podía comunicar con Zabala. Además, al llegar comprobó que el inmueble estaba cerrado desde el interior.

Una vez que pudo entrar a la casa, Nicolás avanzó “por el pasillo hasta la puerta principal” de la vivienda, donde se encontró con su cuñado “tendido en el interior de la finca y sin vida”, por lo que inmediatamente llamó al 911.

Los agentes de seguridad constataron que efectivamente la casa estaba “cerrada desde adentro”, mientras que el médico del SAME que acudió a la escena halló debajo del cuerpo del custodio “su arma reglamentaria 9 milímetros y una vaina servida”.

Por esta razón, los investigadores establecieron como principal hipótesis que Zabala se disparó. A su vez, de acuerdo a lo relatado por sus familiares tenía “antecedentes psiquiátricos en tratamiento y había puesto en manifiesto su intención de suicidarse en reiteradas ocasiones”.

Fuentes cercanas a los organismos de seguridad confirmaron al portal Infobae que el policía atravesaba una honda depresión tras la muerte de su hija de doce años ocurrida hace un año y que efectivamente estaba bajo tratamiento psicológico.

No obstante, el personal de la Unidad Funcional de Instrucción número 3 de Morón, a cargo de Mario Ferrario, trabajaba en el lugar en conjunto con miembros de la Policía Científica para tratar de dilucidar el hecho. La autopsia al cuerpo de Zabala comenzó esta mañana. Ferrario espera los resultados para definir el rumbo el caso.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario