Leído

CORONAVIRUS

Deficiencias: Antes que las camas de UTI, se acabarán los intensivistas

Vie, 03/07/2020 - 1:14pm
Enviado en:
Por Urgente24

El nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva es una de las cifras que más sigue el Gobierno, sin embargo, existe otra variable tan importante como ésta, y es el recurso humano ya que debe alcanzar también el personal para hacer frente al crecimiento exponencial de la demanda. Y allí también se encienden las alarmas.

Quieren que los médicos queden exceptuados de impuestos.
medicos.jpg
El recurso humano también es limitado.
Contenido

El nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva es una de las cifras que más sigue el Gobierno y los especialistas para determinar cómo seguir. En base a ese número, y a su tasa de crecimiento, son muchos los que alertaron sobre el riesgo de un colapso del sistema en las próximas semanas.

Sin embargo, existe otra variable tan importante como ésta, y es el recurso humano. Debe alcanzar también el personal para hacer frente a ese crecimiento exponencial de la demanda.

Y allí también se enciendne las alarmas: "Los médicos, enfermeros y kinesiólogos especializados en terapia intensiva somos muy pocos. Antes de la pandemia ya teníamos un déficit. La demanda que genera el coronavirus ​sobrepasa a la capacidad del personal", explica Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

Según datos oficiales, y tras los trabajos realizados en los últimos meses, en el país hay 11.500 camas de terapia intensiva. Se logró así ampliar la infraestructura sanitaria en cerca de 2.000 plazas, pero el recurso humano no puede acompañar ese ritmo de crecimiento.

Por caso, en los 40 municipios bonaerenses que integran el AMBA, según informó el gobernador Axel Kiciloff, los hospitales pasaron de 2.590 a 3.757 camas de terapia intensiva. Un crecimiento de 44%. Pero se incorporaron 68 terapistas a los 430 que había hasta marzo de este año. Un 15% más.

Desde la SATI estiman que todo el país hay cerca de 1.800 médicos intensivistas, mientras que los enfermeros no son más de 400. "En situaciones normales, se necesita un intensivista cada siete pacientes. Pero eso cambia cuando aumenta el porcentaje de personas que requieren respirador. En ese caso la relación pasa a ser de un médico cada cuatro camas. Y en el caso de los enfermeros es un profesional por cada persona ventilada", detalló Reina en diálogo con el diario 'Clarín'. A ese cálculo hay que sumarle la rotación necesaria por los días de descanso y las bajas que se pueden registrar por enfermedades.

Las limitaciones están asociadas a las complicaciones que presentan los enfermos y a la complejidad del manejo de los equipos. Tras analizar lo que sucedió en Estados Unidos y Europa, muchos centros de salud comenzaron a capacitar a médicos de otras especialidades, como cardiólogos y cirujanos, con un entrenamiento básico que permita contar con ellos ante una disparada de la demanda.

En ese contexto, se han lanzado programas de capacitación gratuito destinado médicos, enfermeros y kinesiólogos de todo el país con clases online, pero lo cierto es que la pandemia dejó al desnudo un problema que tiene varios años: la falta de médicos intensivistas.

Y en ese sentido, señaló Reina, juegan en contra las características del régimen del trabajo, la edad jubilatoria, y la necesidad del pluriempleo "porque no alcanza con un solo trabajo", resumió.

Y las dificultades se reflejan en la incorporación de nuevos residentes. "No se cubren todas las vacantes. Por eso decimos que, cuando pase la pandemia, hay que evaluar la política de salud para replantear qué especialidades se necesitan", agrega Reina.