ACTUALIDAD Sergio Massa > The Economist > FMI

COLUMNA

Sergio Massa a The Economist: "El acuerdo con el FMI es un ancla, no un objetivo"

Sergio Massa fue consultado por la revista británica, que lo considera como "lo único" que hoy evita que la Argentina caiga en "el caos". 

Sergio Massa afirmó que el acuerdo con el FMI "es un ancla", es decir, un instrumento para estabilizar las variables y expectativas macroeconómicas, pero "no un objetivo" en sí. El ministro de Economía hizo ese comentario a la prestigiosa revista británica The Economist, que lo consultó para su columna Bello, sobre las Américas, que publicó este jueves bajo el título "Sergio Massa es lo único que se interpone entre Argentina y el caos".

“Es útil como mapa de ruta”, agregó el ministro sobre el acuerdo de Facilidades Extendidas mediante el cual se renegoció el préstamo de US$44 mil millones solicitado por el gobierno de Mauricio Macri. El Fondo aprobó recientemente la 2da revisión del programa, por lo que desembolsó US$3.800 millones, destinados en mayor parte a cancelar la deuda con el mismo organismo.

Massa se encuentra en Washington, donde el miércoles se reunió con el director del Departamento Occidental del organismo, Ilan Goldfajn y Luis Cubeddu, el jefe de la misión argentina.

Un día después, la jefa del Fondo, Kristalina Georgieva aludió a las internas dentro del Frente de Todos por la aplicación del programa al asegurar. El kirchnerismo se opone. "Hay presión popular que va en dirección opuesta a lo que es mejor para ellos", dijo Georgieva, en un guiño a Massa.

La columna de The Economist

"Camine por la calle Lavalle o la calle Florida en el centro de Buenos Aires y cada 20 metros alguien gritará “ cambio ”, ofreciendo comprar dólares a una tasa que es aproximadamente el doble de la oficial.

En los supermercados los precios suben cada mes. La inflación este año se dirige al 100%. Como ha sucedido varias veces en los últimos 50 años, Argentina se encuentra nuevamente perdida en un laberinto económico creado principalmente por ella misma. Las distorsiones han llegado al punto de peligro. “Si esto continúa, volveremos a ver saqueos de supermercados”, dice un taxista.

En la raíz de la actual inestabilidad se encuentra un gobierno peronista débil y dividido. Alberto Fernández, el presidente, debe su puesto a la decisión de Cristina Fernández de Kirchner (sin parentesco), la figura más poderosa del peronismo, de elegirlo como el candidato peronista y postularse para ser su vicepresidenta. Heredaron una economía que su predecesor conservador, Mauricio Macri, había intentado arreglar sin éxito. Llegó a un acuerdo de US$57.000 millones con el FMI para evitar el desastre. El primer ministro de finanzas de Fernández, Martín Guzmán, un académico, amplió los controles de precios y cambios, reestructuró los bonos extranjeros y negoció un nuevo acuerdo con el FMI .

El Fondo fue más indulgente que en el pasado. Aun así, para viabilizar la economía, el acuerdo requiere que Argentina reduzca el déficit fiscal y la emisión de dinero por parte del Banco Central para financiar al gobierno y apuntalar las reservas internacionales. Al preferir la inflación a la austeridad, los aliados de Fernández en el Congreso votaron en contra del acuerdo, que fue aprobado con los votos de los peronistas moderados y la oposición. Cuando Guzmán trató de implementarlo, ella lo obligó a salir en julio. Eso hizo que el peso en la calle se hundiera; la demanda de bonos del gobierno en pesos se secó. Con el aumento de las protestas y huelgas, algunos temían que el gobierno pudiera caer.

Los Fernández recurrieron a regañadientes a Sergio Massa, una tercera figura importante del peronismo, quien pasó de presidir la Cámara Baja del Congreso a encabezar un ministerio de economía reforzado. Ha traído algo de calma, aunque no mucha. Sus objetivos, le dijo a Bello en su oficina en Buenos Aires, son bajar la inflación tanto recortando el déficit fiscal como generando confianza en el peso con superávit comercial y reservas de divisas. “El acuerdo con el fmi es un ancla, no un objetivo”, dice. “Es útil como mapa de ruta”.

Massa aportó reservas mediante el recurso de ofrecer a los agricultores de soja una mejor tasa de cambio para repatriar sus dólares. Aun así, las reservas netas son de solo 2.000 millones de dólares, según el FMI . Para cuidarlos mientras los fanáticos argentinos se preparan para viajar a Qatar para la Copa Mundial de fútbol del próximo mes, introdujo un impuesto sobre el gasto turístico en el extranjero. Ha reducido los gastos del gobierno, elaborado un presupuesto más estricto y está trabajando para recortar los subsidios indiscriminados de las facturas de servicios públicos y el transporte público. La inflación ha ayudado a ese esfuerzo al reducir el valor real del gasto. El ministro recibió un impulso cuando el FMI aprobó el 7 de octubre un desembolso de US$3.800 millones (aunque el dinero volverá al pago de la deuda). El Fondo elogió los esfuerzos de Massa, pero advirtió que los riesgos siguen siendo altos.

El mayor de esos peligros es político. Fernández (de Kirchner) tuiteó que el gobierno debería hacer más para moderar los precios de los alimentos; su hijo, Máximo, diputado, arremetió contra el “dólar sojero”. Sin embargo, Fernández debe saber que Massa es lo único que se interpone entre Argentina y el caos. El país se enfrenta a elecciones generales dentro de un año, que se espera que gane la oposición. La reforma a fondo de la economía y el retorno al crecimiento sostenido tendrán que esperar a un gobierno más fuerte y decidido. Para el actual “el objetivo es sobrevivir, porque no gobiernan”, dice Luis Tonelli, politólogo cercano a la oposición. Enfrentando cargos legales por corrupción (que, según ella, es persecución política), la Sra. Fernández tiene interés en ser reelegida como senadora para conservar la inmunidad de prisión.

Massa es tanto un rival como un aliado. De 50 años, se cree que tiene ambiciones presidenciales. Se remonta a la corriente conservadora del peronismo que gobernó en la década de 1990 bajo Carlos Menem, pero que luego fue marginada por el populismo de izquierda de Fernández. Falla, y él será simplemente una nota al pie en el fracaso más amplio del gobierno. Si lo hace demasiado bien, Fernández puede derribarlo. Pero Massa al menos tiene una modesta oportunidad de frenar el deterioro de la difícil situación de Argentina. Que lo haga, y se habrá hecho un nombre en el futuro".

Más contenido de Urgente24

Asumieron las nuevas ministras: Puesta en escena, mensaje interno y 'palitos' a La Cámpora

Internaron a Fabiola Yañez y será operada: Qué tiene

El dólar que se vaya, la prioridad acá son las reservas

Juan Pablo Arenaza: Patricia Bullrich al rescate de Larreta

Inflación: CFK y 180 días de congelamiento para el desastre

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario