ACTUALIDAD Télam > CFK > periodismo

RECHAZO DE LA OPOSICIÓN

Repudian dibujo "fascista" de Télam, tras ataque a CFK

Un controvertido dibujo apareció en una nota de la agencia estatal Télam que pretende asociar el atentado a CFK con las críticas de los medios no oficialistas.

En una nota titulada “Funcionarios y especialistas coincidieron en reclamar ‘responsabilidad’ a políticos y medios” aparecieron ciertas ilustraciones muy polémicas que intentan vincular supuestos “discursos de odio” de ciertos medios y políticos no oficialistas con el atentado fallido a CFK. Pero lo más preocupante es que el artículo fue publicado por la agencia de noticias estatal Télam que debería tener cierta imparcialidad y seriedad a la hora de contar las noticias. Situación que generó un contundente repudio de la dirigencia política opositora.

En el dibujo se puede ver la equiparación entre un micrófono con un arma de fuego. La intencionalidad del oficialismo y de los medios K es mostrar la peligrosidad que representa un periodismo “irresponsable” que transmite “discursos de odio”.

Sin embargo, esta tendencia no busca responsabilidad sino conformidad de medios dóciles sujetos al poder oficial, todo lo opuesto a la libertad de expresión: diversidad de opiniones y respeto de creencias disidentes. Pero esta postura no es nueva. Las declaraciones pasadas del gobernador de La Rioja Ricardo Quintela, amigo del presidente Alberto Fernández y una de las voces oficialistas más duras contra los medios opositores, bien podrían sintetizar y explicar la perspectiva K sobre los “riesgosos discursos de odio” de la oposición.

image.png
Las ilustraciones que difundió Télam provienen de esa concepción K que considera que toda crítica de un medio o de la oposición hacia su gestión es mentira o ajena a su realidad o violenta.

Las ilustraciones que difundió Télam provienen de esa concepción K que considera que toda crítica de un medio o de la oposición hacia su gestión es mentira o ajena a su realidad o violenta.

“Lo que antes se hacía con fusiles y botas hoy se quiere hacer a través de los medios de comunicación”, disparó hace unas semanas en diálogo con destape radio refiriéndose a la supuesta intención de la oposición de usar a los medios como una herramienta “golpista”. Es preocupante la comparación entre la vestimenta y armas de los militares, herramientas verdaderas de coacción, con las noticias o críticas de los medios a los que el gobernador y demás políticos oficialistas los considera como instrumentos para “desestabilizar”. De la misma manera, es preocupante también el dibujo que difundió Télam.

La ilustración de Télam proviene de esa concepción K que considera que toda crítica de un medio o de la oposición hacia su gestión es mentira o ajena a su realidad o violenta. Para el oficialismo toda crítica que expresa su preocupación por el naufragio del país y cuestiona los fracasos económicos y la crisis del gobierno es una “conspiración”, un acto “golpista” o “desestabilizador”.

La posición agresiva del gobernador peronista contra los medios no oficialistas, está alineada con la de la portavoz oficial Gabriela Cerruti y con el propio Alberto Fernández, quién en su momento había dicho que “los medios intoxicaron la mente de los ciudadanos” durante la pandemia.

Desde la asunción de este gobierno en 2019, dirigentes oficialistas suelen apuntar contra supuestas actitudes de sectores de la oposición que intentan “violentar” en complicidad de los “medios hegemónicos y el poder judicial”, dos cosas que el kirchnerismo no puede controlar del todo. Y este intento de asociar el fallido intento de magnicidio con los “discursos de odio” de los “medios hegemónicos” y de políticos de la oposición proviene de aquella concepción K.

Sin embargo, pareciera que quienes manifiestan discurso de odio y enfado son ellos. El gobierno está integrado por una portavoz oficial que pretende limitar la formulación de ciertas preguntas en las conferencias de prensa de la Casa Rosada y que en la retórica se enfrenta violentamente con periodistas acreditados. El kirchnerismo, de todas formas, no suele ser muy comunicativo con sus detractores. CFK solo dio una conferencia de prensa en sus dos mandatos. Y los periodistas casi no podían entrevistar a los funcionarios.

Las manifestaciones en apoyo a CFK del viernes pasado fueron otras de las pruebas mas evidentes de esa noción K. En ellas se efectúo con vigor la presión y la condena a quienes Cristina percibe como opositores, como si todos los que no opinan como ella fueran sospechosos o cómplices del atentado.

Con estas ilustraciones, con estas explicaciones simplistas y relatos infundados la coalición gobernante pretende negar su crisis de gobernabilidad y su hecatombe económico, desalentando el necesario periodismo crítico. Las actitudes de los medios oficialistas y dirigentes políticos afines al gobierno contradicen los valores de la libertad de expresión en una democracia que paradójicamente se jactan de defender en su marchas.

Repudio de la oposición

El controvertido dibujo de Télam generó un contundente repudio de la dirigencia política opositora.

Entre los que repudiaron la ilustración se encuentra la exgobernadora y diputada María Eugenia Vidal, que expresó: “Ni los jueces, ni los fiscales, ni la oposición vamos a dejar de hacer nuestro trabajo ni dejar de decir lo que pensamos”.

https://twitter.com/mariuvidal/status/1566132353629560837

Por su parte, el diputado del PRO Fernando Iglesias escribió: “El fascismo de Agencia Télam es inaceptable. No van a hacernos callar”.

https://twitter.com/FerIglesias/status/1566062575724498948

Más contenido de Urgente24

El atentado, los agujeros y los instigadores deseados

Confirmado: La bacteria Legionella provocó cuatro muertos

Auto blindado para CFK: ¿Bastará si persiste el contacto con sus fans?

China acelera su 5B y NASA suspende otra vez Artemis I

Más diferencias entre clérigos y devotos por aborto y LGBTQ+

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario