ACTUALIDAD > One Coin > criptomoneda > Córdoba

CRIPTOS

One Coin: Cuando el sueño criptomoneda se vuelve pesadilla

One Coin continúa dando que hablar en la Justicia de Córdoba y hay nuevos detenidos en la causa por presunta estafa en el mundo de las criptomonedas.

CÓRDOBA. La causa de One Coin, tal vez la más rutilante del mundo de las criptomonedas a nivel internacional, sigue sacudiendo ciertos entramados de la Justicia de Córdoba. Tras 8 meses del estallido del caso en la provincia y con la investigación a cargo del fiscal de Delitos Complejos, Enrique Gavier, se han completado al menos 14 detenciones por presunta asociación ilícita, en medio de la fiebre por las criptomonedas.

Cabe recordar que este caso no se originó ni en Córdoba, ni en Argentina. Su origen está en Bulgaria, a más de 12 mil kilómetros de distancia y en manos de Ruja Ignatova, una doctora actualmente prófuga que llegó a ser llamada “la reina de la criptomoneda”.

Ignatova fundó One Life en 2015 y comenzó a hacer promesas sobre crear la criptomoneda One Coin, que destrone al por entonces creciente Bitcoin, que aún hoy domina el mercado digital. Desde ese tiempo y hasta 2017, año de su desaparición pública, la doctora fue recaudando miles de millones de dólares de inversores que se querían anticipar a la llegada de la nueva criptomoneda dominante.

El modelo de negocios de One Coin habría consistido en vender paquetes educativos sobre el mundo "cripto" y los negocios, que iban desde los $1000 dólares a los $50.000 dólares. La particularidad de estos paquetes es que los mismos, presuntamente, venían con tokens de regalo, que supuestamente servirían para activar cantidades de la criptomoneda prometida una vez que estuviera en mercado.

Con una estructura muy profesional, Ignatova se ganó la confianza de los inversionistas, a quienes convencía en base a grandes eventos sociales, charlas motivacionales y demás técnicas de persuasión, de realizar grandes aportes para obtener la futura criptomoneda One Coin. De este modo, miles de personas se fueron adentrando en el mundo creado por la búlgara, que además le solicitaba a los inversores generar una cadena por la que se pedía el ingreso de al menos otras dos personas.

Es decir, cada inversor debía convencer a otros dos inversionistas posibles de adentrarse en One Coin y apostar por la criptomoneda. De esta forma, la red creada por Ruja Ignatova tomó una forma muy similar a lo que se llama un esquema piramidal o de ponzi, muy utilizado en diferentes modalidades de estafas alrededor del mundo, lo que llamó la atención de las autoridades a nivel mundial.

Ruja Ignatova P.jpg
Ruja Ignatova, creadora de One Coin, es buscada por la Justicia de Córdoba.

Ruja Ignatova, creadora de One Coin, es buscada por la Justicia de Córdoba.

El pico de “rendimiento” de One Coin sucedió cuando la doctora anunció con bombos y platillos la llegada de la criptomoneda homónima, que iba a estar cotizada por el mercado de Hong Kong. De hecho, se llegó a hablar de que a principios de 2019, la criptomoneda ya iba a estar en mercado, compitiendo con Bitcoin y Ethereum, por ejemplo.

Mientras tanto, y como en otras partes del mundo, en Córdoba se acrecentaba la red de One Coin. Desde ahí, y hacia toda Argentina, unas 40.000 personas se adentraron con al menos alguna inversión en la filial nacional de One Life.

Cientos de empresas y personas particulares participaron de diferentes eventos que, en su mayoría, fueron organizados en la provincia. Los nexos locales de la empresa se habrían encargado de realizar las tareas de relación pública como parte de los requisitos para poder acceder a One Coin.

Pero todo se fue a pique cuando se develó que One Coin nunca saldría a mercado. Con el correr del tiempo, los estados a nivel mundial fueron iniciando acciones legales contra las sedes locales de One Coin, algo que terminó sucediendo en 2020 en Argentina.

Uno de los inversores cordobeses denunció a la empresa por presunta estafa en junio de ese año. El denunciante, que habría invertido más de $50.000 dólares en los paquetes educativos con los presuntos tokens de acceso a la criptomoneda, comprendió que la red de One Coin, sus paquetes educativos, sus conexiones internacionales y su promesa de salida a la bolsa de Hong Kong eran una mentira creada presuntamente por Ruja Ignatova.

El problema que no advertían los inversionistas, era que One Coin no habría tenido la estructura de todas las demás criptomonedas basadas en “blockchain”. Esto implica que no existiría una cantidad determinada de One Coin a fraccionar entre todos los compradores, que su precio habría sido ficticio y que la cotización de pre lanzamiento podría ser una mera especulación de la empresa que llevaba un excel con la cantidad de One Coin que correspondía a cada inversor.

Las criptomonedas se basan, precisamente, en una cantidad acotada de unidades, cuyo fraccionamiento permite una cotización precisa por mercado basado en oferta y demanda. Con One Coin esto no ocurría, ya que sus propios creadores le ponían el precio y no existía una cantidad limitada de unidades que traccionara la oferta y la demanda.

One Coin purebas.jpg
La Justicia sigue investigando a One Coin en Córdoba. 

La Justicia sigue investigando a One Coin en Córdoba.

Así es que, el fiscal Gavier consideró que había suficientes motivos como para comenzar la investigación contra todas las personas que tuvieron que ver con la organización de la empresa en Córdoba, además de llamar a denunciar a otros presuntos damnificados. El último movimiento de la causa se dio hace tres semanas cuando se dieron las detenciones de cuatro personas que habrían tenido participación en la promoción de One Coin.

Además de las 14 personas detenidas, hay tres prófugas con orden de captura por parte de la Justicia de Córdoba. Una de ellas es la propia Ruja Ignatova.

Casi todos los imputados en Córdoba alegan haber desconocido la presunta estafa montada y niegan la asociación ilícita. De hecho algunos invirtieron dinero de su propio bolsillo para entrar en el mundo de One Life y One Coin, lo que no sería un aliciente a nivel judicial en caso de determinarse una participación dolosa en la compañía.

Para algunos de ellos, el caso se trata de una “pesadilla”, ya que dicen haber caído en una trampa doble que los terminó dejando en la cárcel, al menos hasta el juicio. La realidad indica que el hermetismo es lo que prima en la investigación, aunque trascendió que los hipotéticos daños en Córdoba podrían ascender a más de $3 millones de dólares.

FUENTE: Urgente 24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario