ACTUALIDAD CFK > Máximo Kirchner > Alberto Fernández

ÚLTIMA APUESTA

CFK en el callejón de las almas perdidas (bonaerenses)

La nueva y ¿última? apuesta de CFK es Eduardo De Pedro en PBA pero todo es mucho más complejo en especial cuando no interesa la reelección de Alberto Fernández.

Cristina Fernández de Kirchner (CFK) se encuentra en silencio pero activa. En la discusión por el acuerdo con el FMI ya es conocida su posición, expuesta en la decisión de Máximo Kirchner de renunciar a la presidencia del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja. Por estas horas lidia con la posible escisión de 4 senadores alentados por Alberto Fernández a marcar diferencias respecto del enfoque de la vicepresidenta. Sin embargo su mirada, siempre, va más allá.

CFK y los suyos tienen algo muy en claro: no están dispuestos a pagar la cuenta. Nadie tildará justo a ellos de responsables de las malas noticias que llegarán por los ajustes en el gasto público que supone el entendimiento con el organismo multilateral, con un intento de corset a la emisión de moneda espuria. En ese contexto, ellos se vienen preparando para resistir. Aunque eso implique hacerlo desde el llano en 2023 o, en el mejor de los casos, desde Provincia de Buenos Aires.

La elección 2021 dejó al descubierto la reducción del 'cristinismo' a distritos populosos del conurbano bonaerense. La leve recuperación entre las PASO y las generales alimentó el espejismo de la supervivencia pero no alcanzó para impedir la acumulación de enojo que la geografía del interior provincial devuelve desde hace varios años, explicada en gran parte por el inútil enfrentamiento con los sectores productivos agropecuarios. Julián Domínguez se esfuerza pero, quizás, no lo suficiente.

Allí ganó la UCR más que el PRO. Un dato que debieran tomar nota los estrategas que impulsan la idea de postulaciones como la de los urbanos Diego Santilli, Cristian Ritondo o Jorge Macri.

santilli ritondo.jpg
Diego Santilli y Cristian Ritondo, muy urbanos...

Diego Santilli y Cristian Ritondo, muy urbanos...

Factor Wado

Pero CFK conoce que, aún con las mermadas fuerzas que conserva, le alcanza para condicionar todo lo que viene. ¿Qué tienen los otros? La ausencia de representatividad en la sociedad argentina aterra. Los políticos se han convertido en burócratas cuando la condición elemental es el liderazgo territorial.

CFK prepara su estrategia. Con la idea de no recibir una desilusión similar a sus anteriores elecciones. Porque hay que decirlo: CFK eligió mal. O padece de información suficiente o su metodología de análisis abundda en voluntarismo. Pero CFK eligió a Amado Boudou, luego a Alberto Fernández, nadie se lo impuso. Fueron decisiones autónomas, personales, solitarias. Horribles. Por si faltara otro chubasco, la desazón con Axel Kicillof, acerca de quien empezó a dar testimonio de su tristeza antes del cierre de las listas 2021.

Ella, que se recibió de jefa cuando no le quedó opción tras la muerte de Néstor Kirchner, aún adeuda la aprobación de materias en la licenciatura de elegir herederos. Ahora, un detalle que se aprestaría a modificar: La Cámpora es el núcleo político que más la alentó a expandirse.

Sin embargo, hasta ahora, ella nunca escogió a un producto genuino de esa agrupación para llevarlo a lo alto del firmamento electoral. En términos generacionales, lo más cerca fue Kicillof, quien nunca integró la ex juvenil La Cámpora sino que fue convocado por ésta para que gerenciara Aerolíneas Argentinas en días de Néstor Kirchner, quizás para no pagar el costo de los errores. Kicillof había conocido a algunos de los camporistas durante la militancia universitaria en la agrupación TNT (Tontos pero No Tanto) en aquellos días cuando Néstor Kirchner paría la reivindicación del 'Tío', a quién Juan Perón mandó al destierro.

'El dedo' ahora apunta a Eduardo De Pedro, 'Wado', precisamente quien contactó a Kicillof aquella vez, aún cuando estuvieran en militancias diferentes. El hoy ministro del Interior a quien Alberto Fernández ya no llama 'Wadito', desde que le presentó la renuncia luego de la debacle electoral en el 1er. turno de setiembre 2021, aunque permaneció en el gabinete, es quien antes del Año Nuevo le dijo a Clarín y La Nación que ni él ni Máximo (Kirchner) serían candidatos a Presidente en 2023.

Correcto. CFK no piensa en él para la Casa Rosada sino para la Gobernación bonaerense, haya o no desdoblamiento, tal como se analiza y se adelantó a aquí desde fines de 2021.

wado_de_pedro.jpg
'Wado' De Pedro.

'Wado' De Pedro.

Nacimiento

La Cámpora nació a finales de 2006, cuando la familia de Héctor José Cámpora le entregó los atributos presidenciales a Néstor Kirchner, quien por entonces aún leía a Miguel Bonasso ('Cámpora - El Presidente que no fue'). Casi un año después, en agosto de 2007, la incipiente agrupación abrió su primer local en el conurbano.

Fue en Moreno y hay un documento fotográfico que ilustra esta nota. Encabezó el acto la entonces Directora Nacional de la Juventud, Mariana Grass, junto a Ariel Frías, un dirigente que conduce hoy día la organización 'La Vida por Perón', con fuerte incidencia en casi 10 sindicatos de la Argentina. Eran tiempos en los que la conducción, además de los mencionados, incorporó a Juan Cabandié como jefe de 'Wado' De Pedro (años después Cabandié se marchó formalmente de La Cámpora, pionero del 'Albertismo' que no fue), y había otra corriente que lideraba José Ottavis, luego pareja de Mayra Mendoza antes de convertirse en 'el Enano de Moria', por encima del 'Cuervo' Andrés Larroque.

Tal como puede apreciarse, los pioneros se fueron alejando y quedaron, en algunos casos, sus subalternos. La principal crítica era la cerrazón y no la apertura.

La posible postulación de 'Wado', tal como reciente apuesta de CFK, la realiza de manera personal, influencia que ella utiliza para despejarle el espacio en los municipios para que el ministro del Interior pueda 'caminar' y 'mostrarse', sin las conflictividades clásicas de exponerse al deseo contrariado de un 'Barón del Conurbano'. En esto consiste, por ahora, la simbiosis de los jefes comunales peronistas del Gran Buenos Aires con la vicepresidente.

Deberá recordarse que cuando Kicillof fue el elegido, un histórico del 'kirchnerismo', Carlos Julio Moreno, 'Cuto', lo llevó a José C. Paz, donde Mario Ishii hizo el bautismo de fuego.

Despejado para los 'Barones' el impedimento de continuar al mando, CFK les aporta más caudal electoral que Alberto Fernández o cualquier otro integrante de la coalición oficialista.

Entonces ¿por qué no satisfacer los deseos de la 'Jefa' y ayudarla a instalar a su nuevo recomendado? Vuelve la ecuación que enarboló el ahora presidente Alberto. “Con Cristina no alcanza pero sin Cristina no se puede”. Pero ahora sólo se trata de ganar los municipios y refugiarse allí ante la eventualidad de la derrota nacional y, por qué no, provincial.

Se discrepa en mesas políticas sobre el alcance del objetivo de conservar para el peronismo Provincia de Buenos Aires aún en el desdoblamiento de las elecciones por el que ya trabajan oficialistas y opositores. De realizarse, para que se entienda, la boleta será encabezada por el candidato a gobernador.

En 2023, Provincia de Buenos Aires elige senadores nacionales. CFK podría ser candidata pero no arrastraría votos si hay desdoblamiento. En todo caso, le alcanzaría para preservar poder de veto. Como sostiene un lúcido operador bonaerense: “Ella (Cristina) sabe que conserva un núcleo duro que aún no gobernando le alcanza para condicionar todos los acuerdos. Es más, ante lo que viene y la cuenta que hay que pagar, hasta quizá le convenga ser oposición”.

Alquimias que surgen en medio de un contexto complejo donde los problemas estructurales se profundizan. La inflación vuela, la pelea por los subsidios al transporte forman parte de la agenda y muestran la inequidad manifiesta entre el AMBA y el resto de la provincias. Reflejos de una Argentina concentrada en pocos kilómetros cuadrados donde se define el futuro de casi todo. Por lo menos, por ahora.

Dejá tu comentario