ELECCIONES 2017

Un radical por acá, otro por allá, radicales por todos lados

Después de años de maridaje con el Socialismo en Santa Fe, algunos sectores de la UCR se divorciaron y convivirán con el PRO en Cambiemos. La UCR con su parroquia en cada pueblo es la niña mimada por todos, pero que teme hacerse señorita.

ROSARIO. La Unión Cívica Radical en Santa Fe, cada dos años, mantiene en vilo a la política santafesina. Con su vasta presencia territorial (en todo pueblo hay una parroquia y un comité radical), el gordo padrón de afiliados y la marca republicana que su sello inspira, contar con el radicalismo ha sido de gran valor para que el Partido Socialista se haga fuerte en la cuna de la bandera y, sobre todo, más allá del departamento Rosario.

Es curiosa la proliferación de una nueva especie política que nace luego de cada elección primaria en la que un socialista derrota a un radical en la interna. Es el socialista de boina blanca, con un tatuaje de Binner en el brazo, reivindica a Alfonsín, se aprende la marcha radical y habla en nombre del Frente Progresista. Después el Partido Socialista designa ministros, funcionarios y secretarios radicales para gobernar. Es cierto. Pero el gobierno es socialista y la experiencia mágica, increíble y fabulosa que se vive en Santa Fe es una obra socialista, ya no tanto del Frente Progresista.

"Nosotros siempre competimos, y después acompañamos. Pero nos mandan a comer a la cocina cuando gobiernan", se quejaba un dirigente radical del ámbito universitario rosarino hace un tiempo. En las elecciones siguientes, su grupo político compitió, acompañó y comió en la cocina. Y que comida... A pesar de eso, en esta vuelta volverá a apostar por el Frente Progresista. Y no son pocos los radicales que lo harán a pesar que muchos quieren gritar a viva voz que el éxodo fue masivo.

La decisión de José Corral de romper con el Frente Progresista en la ciudad de Santa Fe no fue aislada. En Rosario, volverá la famosa lista 3 del radicalismo con la candidatura de Martín Rosúa por fuera del Frente Progresista. Este frente ha sido una exitosa herramienta electoral, más pragmática que programática, que hoy se ve flaco por la influencia de la Rosada en el territorio santafesino.

El PRO en Santa Fe ha funcionado como una colcha de retazos. Peronistas, radicales, macristas y humoristas todos juntos bajo un mismo sol amarillo. Su afinidad a nivel nacional con la UCR le permitió avanzar en la captación de radicales. Imaginan en las tiendas macristas, que eso significará un plus electoral con el que, hasta ahora, jamás había contado. En política, uno más uno no siempre suman dos. Por ejemplo, la decisión de Ricardo Alfonsín de poner al 'colorado' Francisco De Narváez en Provincia de Buenos Aires allá por 2011. Esa mixtura fue perjudicial para ambos. Pero si se pudieran transferir con éxito los votos de un espacio a otro, Cambiemos sabe que, si en 2015 un porcentaje de los votos de Mario Barletta hubieran ido hacia Miguel Del Sel y no hacia Miguel Lifschitz, Mauricio Macri hubiera estado en la Casa Rosada y el Midachi en la Casa Gris. A eso aspiran en Balcarce 50: con los votos de una porción radical, torcerle la muñeca al socialismo.

La designación de Albor Cantard es un mimo al radicalismo santafesino, pero sobre todo a José Corral. Parece ser un premio, o premio consuelo, a la UCR nacional, más que a la provincial. "Cantard liderará la boleta para que los radicales no se calienten. Van detrás nuestro en Buenos Aires y Córdoba, algo le teníamos que dar", confesó una alta fuente macrista que recorre seguido la Autopista Teniente General Juan José Valle, que une CABA con Rosario.

> "Nos falta vocación de poder",

> "La UCR tiene que recuperar liderazgo", y

> "Tenemos que conducir",

son frases que resuenan en las convenciones radicales, los congresos de dirigentes y los fogones de Franja Morada.

Ahora, el Grupo Universidad, comandado por Corral y Barletta, irán de la mano de Cambiemos. Pero José Corral, presidente del partido, intendente de la capital provincial, interlocutor premium con el gobierno nacional, no saltó el corral y le dijo "no, gracias" a la posibilidad de competir contra personajes secundarios del peronismo y el socialismo. Vaya paradoja.

La Unión Cívica Radical busca su lugar en Santa Fe. Aunque más acertado sería decir que cada radical busca su lugar en Santa Fe.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario

Últimas Noticias