¿'GLOBO DE ENSAYO'?

Resucitan en el pontificado de Bergoglio un Concilio Vaticano III

El tema no es nuevo pero sorprende su regreso a la agenda vaticana: la probabilidad de un nuevo Concilio de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Cada 11/10 se recuerda la apertura del Concilio Vaticano II, que ocurrió en 1962: ¿Será un concilio lo que necesita la Iglesia Católica Apostólica Romana, para dar un vuelco a la coyuntura o ya se encuentra suficientemente incolurada en la problemática de la sociedad actual?
 
El Concilio Vaticano II reconcilió a la Iglesia Católica con la modernidad, aún cuando el cambio social ocurrido en forma simultánea al mayo del '68, hizo casi obsoleto al Concilio.
 
Muchos católicos anhelan un cambio, una reformulación de su liturgia, costumbres y eclesiología. ¿Será el papa Francisco proclive a esto?
 
Leonardo Boff, el ex franciscano y exponente más visible desde el punto de vista mediático de lo que queda de la Teología de la Liberación, fue el más reciente, cronológicamente hablando, que pidió un Concilio Vaticano III, al cumplirse 50 años años de la muerte de Juan XXIII: "Las categorías del Vaticano II ya no son suficientes para dar cuenta de la nueva realidad". 
 
Según Boff, debería tratarse de un Concilio de todo el mundo cristiano, y debería "identificar el tipo de colaboración que podemos ofrecer en la línea de una nueva consciencia del respeto, de la veneración, del cuidado de todos los exosistemas".
 
Sugestivamente, el reclamo de Boff -que no es original de él sino que lleva 36 años y comenzó en la revista católica estadounidense Concilium- lo reproduce el vaticanólogo Andrea Tornielli, en la web Vatican Insider (del diario La Stampa, propiedad del Grupo Fiat), quien recordó aquella agenda original: la renuncia del Papa a los 75 años, un Sínodo de los obispos ya no consultivo sino deliberativo, la abolición del celibato para los sacerdotes, la equiparación de la mujer en la vida de la Iglesia, incluido el sacerdocio femenino.
 
A principios de los posmodernos años '90, volvió a la carga, incluida la agenda, desde la revista también estadounidense Catholic World Report, el historiador inglés Paul Johnson. 
 
Y desde Italia el filósofo y político Rocco Buttiglione, amigo de Juan Pablo II (teórico del movimiento católico Comunión y Liberación), quien en una entrevista había aludido a la preparación de "materiales para un nuevo gran concilio". 
 
Adhirió el obispo austríaco ultraconservador Kurt Krenn. 
 
El Vaticano III propiciado por los wojtylianos más ortodoxos era disciplinar a los 'progresistas'.
 
El cardenal Joseph Ratzinger, por entonces guardián de la Doctrina de la Fe, indicó que la idea era "completamente prematura porque el concilio siempre es un gran empeño, que bloquea durante determinado periodo la vida normal de la Iglesia”.
 
En 1999 volvió a la carga el cardenal Carlo Maria Martini, arzobispo de Milán, quien solicitó "un instrumento colegial más universal y autorizado" , una asamblea para afrontar "con libertad" problemas tales como la falta de sacerdotes, la posición de la mujer en la Iglesia Católica, los ministerios, la sexualidad, la disciplina del matrimonio, la práctica penitencial, las relaciones ecuménicas. 
 
Juan Pablo II no estuvo de acuerdo.
 
Del Vaticano III quedó pendiente el “Apostolicam actuositatem”, sobre el papel de los laicos, a causa del clericalismo que recuperó vigor con Juan Pablo II, aunque no resolvió los graves problemas que padece el catolicismo, tal como lo ha comprendido el papa Bergoglio, que considera a ese clericalismo un grave impedimento para 'encender la fe'. 
 
¿Por qué aparece en la agenda de temas que se deslizan por el Vaticano un Concilio III?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario