OMNI volcán > Tonga > cables de fibra óptica

CABLES SUBMARINOS EN ALERTA

Volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha'apai: Telcos en emergencia

El volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha'apai puso al Reino de Tonga en el tablero global. Pero lo peor no es el magma sino los cables submarinos de las telcos en riesgo.

A raíz de una violenta erupción del volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha'apai en el Reino de Tonga, gran parte de la comunicación con los residentes de las islas permanece paralizada. En nuestro mundo moderno y altamente conectado, más del 95% de la transferencia global de datos ocurre a través de cables de fibra óptica que atraviesan los océanos del mundo, advirtió Dale Dominey-Howes, profesor de Ciencias de Amenazas y Riesgos de Desastres en Universidad de Sydney, Australia.

El volcán consiste en 2 pequeñas islas deshabitadas, Hunga-Ha'apai y Hunga-Tonga, a 100 metros sobre el nivel del mar, 65 km al norte de la capital de Tonga, Nuku'alofa. Pero, escondido debajo de las olas, hay un volcán enorme, de unos 1.800 m de altura y 20 km de ancho.

La erupción de 2014/2015 creó un cono volcánico, uniendo las 2 antiguas islas Hunga para crear una isla combinada de unos 5 km de largo, explicó Shane Cronin, profesor de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Auckland, Nueva Zelandia. "Lo visitamos en 2016 y descubrimos que estas erupciones históricas eran simplemente el comienzo del evento principal. Mapeando el fondo del mar, descubrimos una 'caldera' escondida 150m debajo de las olas."

Para la red de cables submarinos, que es la columna vertebral de las intercomunicaciones globales, es un drama en potencia.

La rotura o interrupción de esta infraestructura crítica puede tener consecuencias catastróficas a nivel local, regional e incluso planetaria. Es exactamente lo que sucedió en Tonga después del desastre del volcán y tsunami del sábado 15/01. Y no es la primera vez que un desastre natural corta cables submarinos críticos, ni será la última.

El siguiente video muestra la increíble extensión de los cables submarinos por todo el planeta, con más de 885.000 kilómetros de cable tendido desde 1989. Estos cables se agrupan en estrechos corredores y pasan entre los llamados "cuellos de botella" críticos que los dejan vulnerables a una serie de de los peligros naturales, incluidas las erupciones volcánicas, los deslizamientos de tierra submarinos, los terremotos y los tsunamis .

Animated Maps: Submarine Cables

¿Qué ha sucedido en Tonga?

El Reino de Tonga se conectó a la red global de telecomunicaciones submarinas recién en la última década. Sus islas dependen de este sistema, que es más estable que otras tecnologías tal como la infraestructura satelital.

La situación en Tonga en este momento es fluida, y ciertos detalles aún no se han confirmado, pero parece que uno o más procesos volcánicos (tal como el tsunami, el deslizamiento de tierra submarino u otras corrientes submarinas) han roto el cable de fibra óptica de 872 km de largo que conecta Tonga al resto del mundo. El sistema de cable no fue apagado ni desconectado por las autoridades.

Esto ha provocado un impacto masivo. Los tonganos que viven en Australia y Nueva Zelanda no pueden comunicarse con sus familiares y amigos para conocer cómo están. También ha dificultado que los funcionarios del gobierno de Tonga y los servicios de emergencia se comuniquen entre sí, y que las comunidades locales determinen las necesidades de ayuda y recuperación.

https://twitter.com/NiwaWeather/status/1482259999724535809

Las telecomunicaciones están caídas, al igual que las funciones regulares de Internet, y las interrupciones siguen interrumpiendo los servicios en línea, empeorando las cosas.

Tonga es particularmente vulnerable a este tipo de interrupciones, ya que solo hay 1 cable que conecta la capital, Nuku'alofa, con islas Fiji, que está a más de 800 km de distancia. No existen cables entre islas.

Riesgos para los cables submarinos

"Los eventos en Tonga destacan una vez más cuán frágil es la red mundial de cable submarino y cuán rápido puede desconectarse", insistió el profesor Dale Dominey-Howes. "En 2009, fui coautor de un estudio que detalla las vulnerabilidades de la red de telecomunicaciones submarinas a una variedad de procesos de amenazas naturales. Y nada ha cambiado desde entonces."

Los cables se colocan en la distancia más corta (es decir, la más barata) entre 2 puntos de la superficie terrestre. También tienen que colocarse a lo largo de ubicaciones geográficas particulares que permitan una fácil colocación, razón por la cual muchos cables se agrupan en cuellos de botella.

Algunos buenos ejemplos de cuellos de botella incluyen las islas de Hawaii, el canal de Suez, Guam y el estrecho de Sunda (Indonesia). Estos también son lugares donde los peligros naturales tienden a ocurrir.

Una vez dañados, puede llevar días o semanas (o incluso más) reparar los cables rotos, según la profundidad del cable y la facilidad de acceso al mismo. En tiempos de crisis, tales interrupciones dificultan mucho más que los gobiernos, los servicios de emergencia y las organizaciones benéficas participen en los esfuerzos de recuperación.

Muchos de estos cables submarinos pasan cerca o directamente sobre volcanes activos, regiones afectadas por ciclones tropicales y/o zonas sísmicas activas.

En muchos sentidos, Australia también es muy vulnerable (al igual que Nueva Zelandia y el resto del mundo) porque se encuentran conectados a la red de cable global por una cantidad muy pequeña de puntos de conexión, sólo desde Sydney y Perth.

https://twitter.com/AlexandreDevaux/status/1482471145534369796

Lo que viene

El volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha'apai ha entrado en erupción regularmente durante las últimas décadas. Su caldera submarina es una depresión similar a un cráter de unos 5 km de diámetro. Las erupciones pequeñas (como las de 2009 y 2014/2015) ocurren principalmente en el borde de la caldera, pero las más grandes provienen de la caldera misma. Estas grandes erupciones son tan grandes que la parte superior del magma en erupción colapsa hacia adentro, profundizando la caldera.

¿Por qué las erupciones del volcán son tan explosivas, dado que el agua de mar debería enfriar el magma?

Respuesta: Si el magma sube lentamente al agua de mar, incluso a temperaturas de alrededor de 1200ºC, se forma una fina película de vapor entre el magma y el agua. Esto proporciona una capa de aislamiento para permitir que la superficie exterior del magma se enfríe. Pero este proceso no funciona cuando el magma es expulsado del suelo lleno de gas volcánico. Cuando el magma ingresa al agua rápidamente, cualquier capa de vapor se rompe rápidamente, lo que hace que el magma caliente entre en contacto directo con el agua fría. Los investigadores de volcanes llaman a esto "interacción combustible-refrigerante" y es similar a las explosiones químicas de alcance bélico. Explosiones extremadamente violentas desgarran el magma. Comienza una reacción en cadena, con nuevos fragmentos de magma que exponen las superficies interiores calientes y frescas al agua, y las explosiones se repiten, expulsando finalmente partículas volcánicas y provocando explosiones con velocidades supersónicas.

Shane Cronin: "Nuestra investigación sobre estas erupciones anteriores sugiere que esta es una de las explosiones masivas que el volcán es capaz de producir aproximadamente cada 1.000 años. Encontramos evidencia de 2 grandes erupciones pasadas de la caldera Hunga en depósitos en las antiguas islas. Los comparamos químicamente con los depósitos de ceniza volcánica en la isla habitada más grande de Tongatapu, a 65 km de distancia, y luego usamos fechas de radiocarbono para mostrar que las grandes erupciones de caldera ocurren cada 1.000 años."

  1. Durante los eventos de 2009 y 2014/2015 chorros calientes de magma y vapor explotaron a través de las olas. Pero estas erupciones fueron pequeñas.
  2. Las erupciones 20/12/2021 y 13/01/2022 también fueron de tamaño moderado. Produjeron nubes de hasta 17 km de elevación y agregaron nuevas tierras a la isla combinada de 2014/2015.
  3. Es evidente que la gran caldera de Hunga se ha despertado. Por lo tanto, podríamos estar dentro de una mayor agitación volcánica del volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha'apai.
tonga3.jpg
Límites de las placas tectónicas globales (líneas discontinuas) donde ocurren la mayoría de las erupciones volcánicas y los terremotos, la zona de ciclones/huracanes (líneas azules) y las ubicaciones de las regiones volcánicas (triángulos rojos). 

Límites de las placas tectónicas globales (líneas discontinuas) donde ocurren la mayoría de las erupciones volcánicas y los terremotos, la zona de ciclones/huracanes (líneas azules) y las ubicaciones de las regiones volcánicas (triángulos rojos).

¿Cómo gestionamos el riesgo en el futuro?

Dada la vulnerabilidad de la red de cables submarinos, el primer paso para mitigar el riesgo es realizar una investigación para cuantificar y evaluar el riesgo real para los cables submarinos en lugares particulares del fondo del océano y para diferentes tipos de peligros naturales.

Por ejemplo, los ciclones tropicales (huracanes/tifones) ocurren regularmente, pero otros desastres como terremotos y erupciones volcánicas ocurren con menos frecuencia.

Hay pocos datos disponibles sobre el riesgo para la red mundial de cable submarino. Es necesario conocer qué cables son vulnerables y a qué tipo de peligros, para desarrollar planes para reducir el riesgo.

Al mismo tiempo, los gobiernos y las empresas de telecomunicaciones deberían encontrar formas de diversificar la forma en que ocurren las conexiones, mediante el uso de más sistemas basados en satélites y otras tecnologías.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario