OMNI Esclerosis Múltiple > virus > Epstein-Barr

20 AÑOS DE ESTUDIO

Esclerosis múltiple: La causa sería un virus muy común

Científicos encontraron la evidencia más sólida hasta el momento sobre la causa de la esclerosis múltiple: un virus que contrae la mayoría de la población.

Ciento cincuenta años después de que un neurólogo francés reconociera por primera vez un caso de esclerosis múltiple (EM) en una mujer joven con un temblor inusual, la causa de esta devastadora enfermedad sigue siendo difícil de determinar.

Ahora, un estudio que combinó datos de análisis de sangre de 10 millones de soldados estadounidenses encontró la evidencia más sólida hasta el momento: la causa sería una infección de un virus común, el virus de Epstein-Barr (EBV).

El trabajo deja muchas preguntas, como por qué la esclerosis múltiple solo afecta a una de cada 1.000 personas a pesar de que casi todos en el mundo contraerán este virus en su vida.

Los autores esperan que el hallazgo estimule el desarrollo de una vacuna contra este virus, que también se ha relacionado con varios tipos de cáncer y causa mononucleosis.

Luego, los investigadores quieren probar si aplicar aquella vacuna en jóvenes previene la esclerosis múltiple.

image.png
La esclerosis múltiple se desarrolla cuando las células inmunitarias se alteran y atacan las vainas de mielina que aíslan las fibras nerviosas en la médula espinal y el cerebro.

La esclerosis múltiple se desarrolla cuando las células inmunitarias se alteran y atacan las vainas de mielina que aíslan las fibras nerviosas en la médula espinal y el cerebro.

La causa de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple se desarrolla cuando las células inmunitarias se alteran y atacan las vainas de mielina que aíslan las fibras nerviosas en la médula espinal y el cerebro.

Como resultado, se dan problemas de visión, dolor, debilidad y entumecimiento que pueden aparecer y desaparecer, pero empeoran con el tiempo. Existen tratamientos que pueden frenar las recaídas, pero la enfermedad no tiene cura.

La causa probable es una combinación de genética (la enfermedad a menudo es hereditaria) y desencadenantes ambientales, como los virus.

El virus de Epstein-Barr, un herpesvirus que infecta a la mayoría de las personas en la adolescencia y luego permanece latente durante toda la vida, ha sido durante mucho tiempo el principal sospechoso. Las personas que han tenido mononucleosis tienen un mayor riesgo de esclerosis múltiple.

Pero aunque el 99% de los pacientes con esclerosis múltiple han tenido una infección por este virus, el 95% de los que no tienen la enfermedad también la tienen, lo que dificulta precisar los efectos del virus.

Por eso, los investigadores hicieron un seguimiento de un grupo de jóvenes que aún no han sido infectados por el virus para ver si los que contraen la infección tienen más probabilidades de desarrollar esclerosis que los que no.

Dirigidos por el epidemiólogo Alberto Ascherio de la Escuela de Salud Pública de Harvard, los científicos investigaron una base de datos de registros médicos de 10 millones de militares estadounidenses en servicio activo que se alistaron entre 1993 y 2013 y dieron una muestra de sangre cada dos años para la prueba del VIH.

Los datos revelaron que la infección por Epstein-Barr multiplica por 32 el riesgo de eslcerosis múltiple de una persona, comparable al aumento del riesgo de contraer cáncer de pulmón por fumar mucho.

El estudio no explica por qué la mayoría de las personas que contraen el virus no desarrollan esclerosis, por lo que la comunidad científica mantiene la cautela respecto a los resultados.

image.png

La vacuna para la esclerosis múltiple

Una vacuna contra el virus Epstein-Barr podría ayudar a los investigadores a demostrar que tiene un papel causal al vacunar a una gran cohorte de jóvenes con alto riesgo por antecedentes familiares.

Hace varios años, GlaxoSmithKline desarrolló una vacuna basada en una proteína del virus, pero la abandonó después de que un ensayo demostró que reducía la incidencia de mononucleosis, pero no prevenía las infecciones por Epstein-Barr.

Dos nuevas vacunas candidatas ahora en los primeros ensayos clínicos podrían ser más potentes. Uno desarrollado por Cohen muestra la misma proteína del virus en nanopartículas.

Otro de Moderna contiene ARN mensajero que instruye a las células para que produzcan cuatro proteínas Epstein-Barr diferentes.

image.png
Actualmente hay dos nuevas vacunas candidatas en ensayos clínicos.

Actualmente hay dos nuevas vacunas candidatas en ensayos clínicos.

*Fragmentos de un artículo publicado en Science

Dejá tu comentario