OMNI dosis de refuerzo > pandemia > virus

INMUNIDAD COVID-19

Dosis de refuerzo: ¿Hasta cuándo nos tendremos que vacunar?

El coronavirus puede convertirse en una enfermedad estacional y requerir dosis de refuerzo, pero se necesita tiempo para definir los posibles escenarios.

Las dosis de refuerzo de las vacunas COVID-19 se han vuelto necesarias en los últimos meses de pandemia. En parte, debido a que el número de anticuerpos en la sangre disminuye con el tiempo.

En el caso de algunas inyecciones, como las basadas en tecnología ARNm, la disminución se da aproximadamente a los seis meses. En otras pueden requerirse antes o no ser necesarias en absoluto.

Con la mira en la post pandemia, ahora la pregunta es: ¿Hasta cuándo se extenderá vacunación? ¿Será anual como la vacuna de la gripe? ¿Será semestral?

Los científicos todavía no tienen la evidencia suficiente para responder dichas incógnitas. Falta tiempo, experiencia, estudios y datos epidemiológicos para poder entender mejor cómo evolucionará la pandemia.

No obstante, es probable que las vacunas tengan que adaptarse a las nuevas variantes del virus en el futuro, de forma similar a las vacunas contra la gripe estacional que ya existen en la actualidad.

Además, hay numerosas vacunas nuevas que se están desarrollando teniendo en cuenta las mutaciones de la variante Delta y otros cambios clave del virus que servirán como dosis de refuerzo.

De momento, hay tres claves para entender y comenzar a dar respuesta a estas preguntas, según precisó Deutsche Welle:

1- VIRUS ENDÉMICO

Aún no está claro si la pandemia se acabará después de la cuarta o quinta ola, dependiendo la región.

Tampoco se sabe si el SARS-CoV-2 y sus variantes se convertirán en una enfermedad endémica, es decir, si aparecerá regularmente durante décadas en determinadas zonas en función de la época del año y del estado de vacunación.

Lo que se sabe del coronavirus se ha ido descubriendo a medida que la pandemia siguió su curso, por eso es científicamente imposible determinar qué sucederá.

2- CÉLULAS T

Para determinar si se requerirán más dosis de refuerzo, no solo se deben observar los anticuerpos sino también las células T.

De hecho, un nuevo estudio aún no revisado por pares y publicado por un amplio equipo de investigadores de Gran Bretaña y Singapur en la revista Nature el 10 de noviembre pasado, demuestra lo determinante que se vuelve este elemento.

Los científicos habían encontrado trabajadores sanitarios con alto riesgo de exposición al SARS-CoV-2, pero que no habían tenido ninguna enfermedad reconocible como COVID-19 ni resultados positivos en las pruebas de PCR desde hace meses.

Los 58 empleados también pasaron desapercibidos en una prueba serológica de anticuerpos.

En efecto, descubrieron que esos trabajadores sanitarios seronegativos tenían más células T de memoria multiespecíficas que un grupo de comparación que trabajaba con un riesgo de exposición significativamente menor.

Estas células T se dirigen en particular contra el llamado complejo de transcripción y replicación (RTC), que es el principal responsable de la replicación del virus.

A su vez, se encontró un aumento de la cantidad de la proteína IFI27 en las 58 personas, lo que se considera un indicio de que las células T interrumpieron la infección por coronavirus en una fase temprana.

Todavía no está claro si los 58 trabajadores sanitarios desarrollaron su inmunidad de células T como resultado de una infección anterior por otro coronavirus, como un virus del resfriado.

3- INMUNIDAD

Si el SARS-CoV-2 se convirtiera realmente en un virus endémico y repetidamente las personas entraran en contacto con algunos patógenos, podría hacer que el sistema inmunitario esté mejor preparado, ya sea con anticuerpos o con células T.

Tal resultado acercaría al mundo a la anhelada inmunidad de grupo.

Sin embargo, los investigadores advirtieron que los hallazgos no significan que los cuidados puedan relajarse en su totalidad. Nadie debe sentirse seguro ni asumir que es inmune al SARS-CoV-2, ya que el riesgo de no ser inmune es muy alto.

Si las dosis de refuerzo serán semestrales, anuales o ya no se requerirán, el tiempo lo dirá.

image.png
La pandemia ha repuntado en Europa y algunos países aplican medidas restrictivas. Austria, por ejemplo, se convirtió en el primer país en convertir obligatorias a las vacunas.

La pandemia ha repuntado en Europa y algunos países aplican medidas restrictivas. Austria, por ejemplo, se convirtió en el primer país en convertir obligatorias a las vacunas.

Fuente: Deutsche Welle

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario