TENDENCIAS drogas > agua > estudio

MEDIOAMBIENTE

¡Insólito! Ahora los peces son adictos a las drogas

Un estudio reveló que el aumento en el consumo de drogas a nivel mundial también está afectando a los peces.

El consumo de drogas ilegales a nivel global alcanza cifras alarmantes. Reportes informan que ya son cerca de 269 millones de personas las que usan estupefacientes periódicamente. Ya son sabidos los peligros que implican en la salud de los humanos pero, ¿Se conocen los efectos sobre otras especies?

Recientemente, un estudio realizado en República Checa y publicado en el Journal of Experimental Biology, demostró que el uso de drogas ilegales afecta de forma directa a una especie de peces.

¿Cómo puede ser? Es muy simple: los compuestos químicos de dichas sustancias no son procesados en su totalidad por el organismo. Por eso, la parte restante llega a la naturaleza a través de los desechos humanos. Los filtros que purifican o limpian el agua de las cloacas no están diseñados para este tratado tan específico, entonces los químicos terminan en los grandes cuerpos de agua.

Drogas.jpg

El estudio se centró en la trucha marrón salvaje, especie originaria de Europa y Asia Occidental, y en la posible adicción a la metanfetamina y su subproducto, la anfetamina.

El objetivo era detectar si las concentraciones de drogas en el agua podrían generar una dependencia a los animales. Los resultados fueron tan sorprendentes como tristes.

¿Qué descubrieron?

Las truchas fueron expuestas a las drogas durante ocho semanas. Pasado el tiempo, los científicos las trasladaron a tanques con agua pura y comenzaron a analizar el comportamiento en comparación a peces que nunca habían tenido contacto con las sustancias.

En los resultados se detectaron muchas similitudes con los casos de adicción en humanos. Las reacciones químicas en el cerebro de las truchas y la lentitud que desarrollaron durante su “abstinencia” fueron algunos de los aspectos observados. Así mismo, los químicos permanecieron en el cerebro de los peces pasados los diez días de la primera exposición.

En resumen, las truchas expuestas a la metanfetamina responden igual que los humanos.

peces.jpg

Es más peligroso de lo que pensamos

La "adición de los peces" presenta un grave conflicto. Debido a su preferencia por agua con metanfetamina, las truchas pueden comenzar a dirigirse a las zonas en donde abunda la droga, perpetuando los efectos negativos.

Ya que se observó la misma reacción que en los humanos, esta especie podría desarrollar desinterés y apatía en actividades necesarias como la reproducción y la búsqueda de alimentos. Sin contar que los desbalances químicos podrían ser hereditarios, afectando así a las generaciones de truchas futuras.

No es la primera vez que se detectan restos químicos de drogas en ecosistemas naturales. Por ejemplo, en 2019 se encontraron restos de cocaína en camarones en más de 10 cuerpos acuáticos en el Reino Unido.

Aún falta información sobre los efectos de las drogas, tanto ilegales como farmacéuticas, en el medio ambiente ya que aún no se han realizado los estudios suficientes en el área.

FUENTE: BBC

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario