TENDENCIAS

Curioso debate sobre gays involucra a Avon

Silas Malafaia es un pastor brasilero de un culto neopentecostal, muy crítico de la homosexualidad -en verdad, y pese los clérigos que la practican- la Biblia la condena (Sodoma y Gomorra fueron destruidas por esa causa, segun el relato. Los gays se enojan con Malafaia. En el medio quedó la empresa Avon.

Silas Malafaia es un viejo conocido de la comunidad gay enBrasil. El pastor, líder de la iglesia Assambleia de Deus Vitória em Cristo, suele protagonizar polémicas de intolerancia hacia la comunidad homosexual.

Aunque a los gays brasileros les moleste, tampoco se puede negar que Malafaia tiene sus seguidores, que son muchos, y que comparten su punto de vista. Pero precisamente eso incrementa la polémica.

En 2006, él fue responsable de una manifestación frente al Congreso Nacional en contra de la legislación que penaliza la homofobia.

En ese momento, el pastor dijo que las relaciones entre personas del mismo sexo son una puerta de entrada a la pedofilia.

"Deberían aplicarse cachiporras a esos homosexuales", dijo una vez, en su programa de televisión, aprovechando su derecho de libertad de expresión.

Pero, en general, las empresas escapan a las polémicas que pueden quitarle consumidores.

Por eso, fue una sorpresa, y se quejaron tanto el profesor de Inglés, Sergio Viula, de 42 años; y su novio, Emanuel Façanha da Silva, cuando en medio de promociones de maquillaje, perfumes y bijouterie de la empresa Avon, encontraroncon libros de Malafaia.

 "No sólo hay obras devocionales o de lectura budistas o católica (en el catáloo). Sus libros (los de Malafaia) son de militancia fundamentalista abierta, así como sus programas de televisión ", se quejó Viúla al semanario CartaCapital, que simpatiza con el ideario cercano al oficialismo gobernante en Brasil.

El profesor cuenta que la gota que rebasó el vaso de la pareja fue la inclusión del libro La Estrategia, entre los títulos comercializados por la empresa. La obra, escrita por el pastor estadounidense Louis Sheldon, también es distribuida por la Editorial Central Gospel-  propiedad de Silas Malafaia- y plantea la teoría de que los homosexuales están haciendo un complot contra la humanidad.

Viula -quien afirma que él no es parte de ninguna organización defensora de derechos de gays, homosexuales, etc.- cuestionó la situación, citando un tratado de derechos humanos difundido por Avon en 2011, comprometiéndose a no contribuir con ningún tipo de práctica discriminatoria.

"Escribí una carta a la empresa en Brasil, hablando de mi indignación. Como no me respondieron de manera inmediata, me decidí a traducir el texto y enviarlo a Avon USA", cuenta.

Poco después, la empresa Avon brasileña escribió un comunicado en su página de Facebook, alegando que la "gran variedad de títulos comercializados contempla la diversidad de estilos de vida, religión y filosofíapresentes en nuestro país."

Y que no tenía la intención de promover contenidos que faltaran el respeto a los derechos humanos.

"La carta contribuyó a que ellos se pongan en contacto conmigo, pero el factor determinante fue el hecho de que Emanuel había decidido dejar de trabajar con Avon", dice el profesor.

Según él, su novio era lo que la compañía llama "Consultor Estrella", por vender productos en grandes cantidades. Cuando se dio cuenta de que los libros de Malafaia estaban en el catálogo, renunció al cargo.

"Nunca había reparado en los títulos, porque él trabajaba más con la industria de los cosméticos. Pero cuando salió de Avon, representantes de la marca lo buscaron, pidiéndole que volviera", se ufanó su pareja.

En medio de todo eso, ellos recibieron solidaridades a su causa, de parte de los grupos gremiales de gays, que entraron en contacto con Avon. Inclusive hubo una petición en Inglés, publicada en All Out, un sitio que publica solicitudesde todo el mundo. "En el texto, explicaron quién es Silas Malafaia y cuáles son las ideas propagadas por él. El asunto florece y Avon tendrá quetomar medidas", explicó el profesor.

"Muchas personas también me preguntaron si valía la pena luchar por esta cuestión. Yo creo que sí porque si fuera el libro de Adolf Hitler, los Judíos protestarían, y si se tratara de un libro que negara la existencia de la esclavitud, los negros se indignarían. ¿Por qué los gays no pueden manifestarse también? ", cuestionó, ya en rol de activista gay.

La revista CartaCapital solicitó una entrevista con la dirección de Avon, pero la compañía dijo que su posición oficial es la que divulgada por los medios de comunicación. "Estamos evaluando las consideraciones recibidas y buscando la mejor solución para continuar atendiendo a nuestros consumidores con base a nuestros valores".

Silas Malafaia, a su vez, en un comunicado publicado en su página web, se burló de la movilizaciónde los activistas.

"A esos gays les está saliendo "el tiro por la culata", me están promoviendo con tal magnitud que nunca pensé ser tan citado y defendido por periodistas, como por ejemplo, Reinaldo Azevedo," escribió.

Ahí ya entra la competencia entre medios de publicación. Azevedo es columnista del semanario Veja, con el que compite CartaCapital.
 
Además, afirmó Malafaia, esas acciones de crítica a su conducta le dan elementos para luchar contra el proyecto de ley 122 -que penaliza la homofobia-.

"Si antes de tener leyes que les otorgan privilegios, ya se creen con el derecho de perseguir e intimidar a quienes se oponen a sus ideas, imagine si se aprueba la ley", dijo el pastor.

También incentivó a sus fieles -que son muchísimos- a enviar correos electrónicosa a Avon, pidiendo que los libros continúen en el catálogo.

"Nosotros, los evangélicos representamos al menos el 30% de las ventas de los productos Avon. Los gays tal vez un 2%. Están tan atrevidos que piensan que nos van a callar con amenazas", concluyó.

Frente a éste anuncio, Viula afirmó: "Malafaia es un extremista. Inclusive, otros pastores no están de acuerdo con sus acciones.  Se puede ser cristiano sin ser homofóbico, ahora no sé cómo se puede ser homofóbico y cristiano. Esas son contradicciones que pueden matar personas".

Viula dijo haber sido pastor en la Iglesia Bautista y ayudó, en ese momento, a fundar el Movimento pela Sexualidad Moses, una ONG que ofrece servicios de "asistencia" a homosexuales que quieren cambiar su orientación sexual.

"Después de un tiempo en Moses me di cuenta que eso era una falacia, una hipocresía. Las personas sufrían y vivían una doble vida, es imposible dejar de ser gay", contó el Viula.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario

Te puede interesar