Leído

CÉRVICO-UTERINO

Cuando una mujer está ardiendo de deseo, este orgasmo puede complacerla por más tiempo

Vie, 09/08/2019 - 2:15am
Enviado en:
Por Urgente24

“El orgasmo cervical se considera el orgasmo ancestral de las mujeres. Es el que hace latir y vibrar al útero, fuente de vida y cobijo de la esencia de la mujer, donde se alojan todas las emociones y memorias referentes a la sexualidad", escribió el especialista Sergio Fosela. Aquí, de qué se trata y algunas aproximaciones a cómo experimentarlo.

Contenido

Mucho se ha hablado del orgasmo de clítoris y el orgasmo vaginal pero, ¿han escuchado sobre el orgasmo cervical?

Que el nombre no los confunda: no se trata de un orgasmo centrado en la nuca y el cuello, como se podría pensar ante la primera leída. No, no es así: se trata de un orgasmo que nace en el cérvix o cuello uterino, que está situado justo donde termina la vagina y empieza el útero.

“Es el orgasmo que se obtiene por la estimulación directa del cérvix (cuello del útero) e indirectamente del útero” afirmó Sergio Fosela, sexólogo y creador de la Terapia Sexitiva, en el portal de Antena3. "El orgasmo cervical no tiene correspondencia con el hombre. Digamos que es un placer exclusivo. Un regalo de la naturaleza al útero por su capacidad de producir vida."

Durante la excitación, el cérvix se lubrica y cuando una mujer llega al orgasmo, se contrae.

Esta zona cuenta con más "canales" que llevan información sensorial al cerebro, según estudios. Mientras que la información sensorial del clítoris viaja al cerebro a través del nervio pudendo, la de la vagina y el cuello uterino, se transmite por el nervio vago, hipogástrico y pélvico.

Para empezar a explorar el orgasmo cervical, es necesario que la mujer esté muy excitada, lubricada y deseosa de recibir la penetración.

La posición más recomendada para tener un orgasmo cervical es la del perrito, ya que permite una penetración más intensa y profunda. Sin embargo, hay muchas mujeres que sienten dolor en esta posición. Una clave para evitar esto es demorar la penetración hasta que la mujer esté excitada y lubricada en exceso.

Lograr este estado requiere de bajar la ansiedad y la desesperación por satisfacer el deseo de manera inmediata.

Es bueno empezar la sesión con unas masajes relajantes para ambos, o compartiendo un rato desnudos en la cama sin tocarse o acariciándose suavemente. Esto ayuda a salir de un estado de ansiedad por satisfacer la excitación de manera rápida y nos hace conectarnos con las sensaciones más profundas de nuestro cuerpo.

Cuando una mujer está muy excitada y desea ser penetrada, ese deseo se siente desde un lugar muy profundo en el vientre y llega hasta el clítoris.

La sensación que proviene del clítoris se siente como más "urgente", como si este pidiera estimulación inmediata. En cambio, la sensación que nace en el centro del vientre es más suave y difícil de percibir.

Para tener un orgasmo cervical, es necesario conectarse con la sensación que viene desde ese lugar más profundo y concentrarse en ella, e "ignorar" el llamado urgente del clítoris por ser estimulado.

Una vez que la mujer esté muy lubricada y empiece la penetración en la posición sugerida (perrito), para evitar que la mujer sienta dolor -especialmente si el pene del hombre es grande-, es bueno que sea ella quien se mueva.

Es decir, que el hombre la penetra y luego se queda quieto, y es ella quien "utiliza" el pene del hombre para estimular su propia vagina y su cérvix, haciendo movimientos de vaivén, alejándose y acercándose del cuerpo del hombre.

El orgasmo cervical también puede ser explorado con los dedos u otros juguetes sexuales, tanto en soledad como en pareja. 

"El cérvix no se conoce como una zona erógena, pero si se trabaja puede serlo. ¡Y de qué manera! Durante la excitación el cérvix lubrica y, cuando llega al orgasmo, se contrae", explica el portal PlatanoMelón. "Un factor muy importante en el placer son los diferentes nervios que van desde la zona pélvica hasta las vértebras sacras. Una de las principales diferencias del cérvix con el clítoris, por ejemplo, es que este último tiene 1 nervio conectado al cerebro, mientras que el cérvix tiene 3."

Un dato interesante que aporta el portal es que es recomendable experimentar con el orgasmo cervical antes de menstruar, ya que en ese momento el cuello uterino es más fácil de estimular, ya que baja un poco.

Según Fosela, este orgasmo “no es uno de los más placenteros, sino que es la estimulación orgásmica más placentera, ya que ese orgasmo puede convertirse en 'infinito' al no tener fase de resolución. El único límite es la capacidad física de la mujer a resistirlo”, explicó. "Por un lado, el orgasmo parece no tener fin, sólo para cuando se para el estímulo, y, por otro lado, es como si la vagina quisiera absorber lo que está estimulándola. A parte se identifica también por el latido del útero y la sensación de 'morirse' de placer. Ni el clítoris ni el punto G son capaces de provocar una sensación tan intensa, expansiva y plena a la vez como el orgasmo cervico-uterino aclaró Fosela. "Este tipo de estimulación orgásmica, no se puede conseguir así como así, sólo con una técnica. La mayoría de las mujeres presentan su útero con espasticidad (rígido, contracturado, sin movilidad) y el orgasmo cervical se produce básicamente por la contracción rítmica del útero, como si latiera. Y en condiciones de espasticidad es imposible alcanzarlo. De ahí que lo ideal sea comenzar con los dedos", explicó Fosela.

“Hay que masajear el cérvix y el útero antes. Después de eso, cualquier momento es idóneo. De hecho, puede alcanzarse sin estimulación previa de ninguna otra zona”, agregó Fosela.

“El orgasmo cervical se considera el orgasmo ancestral de las mujeres. Es el que hace latir y vibrar al útero, fuente de vida y cobijo de la esencia de la mujer, donde se alojan todas las emociones y memorias referentes a la sexualidad. Es además el recipiente donde se guarda la energía sexual que generan los genitales. Gracias al orgasmo cérvico-uterino, esta energía es capaz de fluir libremente y generar cantidades ilimitadas que repartir por todo el cuerpo. Este orgasmo mantiene activa y fluyente la energía sexual y, en consecuencia, nuestra verdadera conciencia” concluyó Fosela.

Comentarios

en una era donde el 30% de las mujeres no llega al climax hacerles las cosas mas dificiles , como el punto g , que es mas imposibles de encontrar , o este nuevo invento , pobre las minas , entre las culpas que no les podemos insinuar nada , que estan casi obligadas a sentirse violadas por cualquier cosa , no se donde vamos a llegar