OCIO Carlos Ballarta > Roberto Gómez Bolaños > Chespirito

ROBERTO GÓMEZ BOLAÑOS

Antonio Salieri es Carlos Ballarta contra el Chavo del 8

Con 'El Chavo' no. La agresión a Roberto Gómez Bolaños, ya fallecido, merece una respuesta a Carlos Ballarta, en vida.

Antonio Salieri fue un compositor, director y maestro italiano clásico en la Viena de los Habsburgo, conocido no por su talento sino por su rivalidad con Wolfgang Amadeus Mozart. En el siglo 21, Salieri dice llamarse Carlos Ballarta -aunque se llama Carlos Sinuhe Martínez Vallarta- y sólo será conocido por su crítica a Roberto Gómez Bolaños.

Los méritos de Ballarta como humorista no trascienden México porque su inventiva es muy local mientras que Gómez Bolaños logró una comunicación de alcance casi global. Sin embargo, Ballarta considera que Gómez Bolaños no militó en el 'progresismo' y, por lo tanto, merece la crítica, ya que resiste el ostracismo. Su venganza personal consiste en impedirle a su hijo ver a 'Chespirito' en la TV. Un antiguo Ballarta porque en tiempos de redes sociales ¿a quién le importa el televisor aunque sea 'smart'?

En algunos días, Ballarta regresará a su mediocridad habitual y Gómez Bolaños seguirá siendo el creador de personajes inmortales, trascendiendo a esta moda del gobierno de Morena y Andrés Manuel López Obrador, hijastros de lo que fue el mentiroso Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Sin embargo, hay un eje del debate que merece debatirse porque Ballarta se convierte en un representante de la nube 'progresista' que ha deformado la cultura y la historia latinoamericana al banalizarlo todo y quitarle la profundidad que merece cada persona y sus circunstancias.

Deformaciones

El 'progresismo' aplaudió cuando el actor Sean Penn alabó a Hugo Chávez Frías y a Fidel Castro Ruz, 2 personajes nefastos, cargados de todo aquello que Ballarta critica a los supuestos anfitriones de Gómez Bolaños durante una gira por la América Austral: asesinatos, torturas e irregularidades.

El 'progresismo' apenas se sonrojó cuando Sean Penn escribió en la revista Rolling Stone, presentando a un asesino narcotraficante de esta manera: "México tiene en la actualidad dos presidentes" (uno, Enrique Peña Nieto, y el otro Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, 'el Chapo', concediéndole a éste una suerte de aprobación popular, que confundió con voluntad popular).

Mientras aún había dinero en Venezuela, llegaron Michael Moore y Oliver Stone buscando alabar al gobernante dilapidador Chávez Frías y el 'progresismo' aplaudió las escenas, por cierto que tan controversiales como la de Naomi Campbell o Diego Armando Maradona militando entre los cortesanos todo servicio.

Mientras Fidel Castro imponía la persecución de los disidentes y prohibía la libertad de expresión en Cuba, el 'progresismo' cultural (desde Julio Cortázar a Gabriel García Márquez, 'blanqueaban' al responsable de la frustración individual de generaciones de cubanos en nombre de la inexistente Revolución).

En México no fue diferente: brindando asilo a algunos artistas perseguidos en sus territorios de origen, el PRI pudo mantener escondidos episodios tales como aquella masacre del 2 de octubre de 1968, en Tlatelolco, Plaza de las 3 Culturas, Ciudad de México.

Del encubrimiento participaron numerosos artistas mexicanos, que en tiempos recientes apostaron por AMLO (Andrés Manual López Obrador), entre ellos Ballarta, quien ahora se declara 'decepcionado' porque lo censuraron, dijo (“también voté por ese güey y estoy decepcionado de muchas cosas… ”). Pero sus supuestos 'pecados' prescriben muy rápido mientras que los que él atribuye al prójimo no tienen fecha de vencimiento. Complicadísimo el artista que sólo se consigue trascendencia denunciando a otros.

https://twitter.com/ANDROMACO64/status/1147524122756300801

El progresismo

Fallecido en 2014, Roberto Gómez Bolaños, apodado 'Chespirito', él nunca ocultó su pertenencia a la centroderecha mexicana. En los tiempos cuando el PRI aún era poderoso, Gómez Bolaños se paró en la vereda de enfrente pero a la derecha, no a la izquierda. Él apoyó abiertamente al Partido Acción Nacional (PAN) en los comicios de 2000 y 2006, aún en comerciales de televisión para llevar sufragios tanto a Vicente Fox y Felipe Calderón. Inclusive dijo apoyar a Josefina Vázquez Mota en 2012.

Nunca ocultó su militancia contra la legalización del aborto en la Ciudad de México. 'Chespirito' no fue un ícono para los 'progres' pero el entusiasmo popular ayudó a blindarlo de las críticas.

Las acusaciones de Ballarta contra Gómez Bolaños de supuesto 'apoyo' a las dictaduras de Augusto Pinochet Ugarte y de Jorge Rafael Videla, ni siquiera son originales del standapero mexicano. En verdad, fueron foco de un artículo del periodista 'freelance' Eduardo Bautista (@Edborrego), en el diario El Financiero, el 01/12/2014.

Un fragmento de Bautista:

"(...) El caso más criticado por los medios mexicanos fue, quizás, el de 1978, cuando Chespirito viajó a Santiago, la capital chilena, durante el régimen de Pinochet (apenas establecido tras el derrocamiento de Salvador Allende 5 años antes).

La locura del pueblo chileno por los personajes del cómico mexicano fue incontrolable. Cuando Chespirito llegó al aeropuerto con su elenco, se percató de que había una valla humana de 17 kilómetros que se extendía hasta el hotel donde iba a hospedarse.

Para el día del espectáculo, Gómez Bolaños rompió otro récord: el de máxima audiencia en el Estadio Nacional de Santiago, adonde se dieron cita 80 mil personas. Mientras tanto, en la Quinta Vergara –escenario del famoso festival Viña del Mar– también acudieron miles de fanáticos, quienes incluso tuvieron que ser acomodados en las zonas montañosas aledañas, pues el lugar había rebasado su cupo.

Sin embargo, el éxito no trajo muy buenas reacciones en la prensa mexicana. Muchos lo criticaron por haberse presentado en ese estadio, un lugar que años atrás había servido como cárcel política para Pinochet.

Chespirito respondió a esos señalamientos mucho tiempo después, hasta 2005, en su libro de memorias 'Sin Querer Queriendo'. Allí escribió que ninguno de sus actores ni él recordaba que el recinto había fungido como "campo de concentración".

Además, dijo, si hubieran tenido conocimiento de ello, "de todos modos habríamos trabajado ahí", ya que bajo esa lógica entonces "ningún actor debería presentarse en el Zócalo de México, donde se enlodó la memoria de todos los que fueron asesinados durante la Decena Trágica". Además, dijo, si hubieran tenido conocimiento de ello, "de todos modos habríamos trabajado ahí", ya que bajo esa lógica entonces "ningún actor debería presentarse en el Zócalo de México, donde se enlodó la memoria de todos los que fueron asesinados durante la Decena Trágica".

El comediante expresó también su felicidad por haberse presentado en el Estadio Nacional: "cómo olvidar la prolongadísima ovación que nos brindaban mientras dábamos la vuelta olímpica dos veces, aun a costa de terminar resoplando de agotamiento. ¡Pero valía la pena! ¿No?" (...)".

En la Argentina, 'Chespirito' estuvo en 2 ocasiones: en días de Videla (actuó en el Luna Park) y también en días de Raúl Alfonsín (en 1986 llenó los estadios de Mendoza, de Córdoba y de Independiente de Avellaneda. Pero

  • ¿Qué tendrá que ver el artista con los ciclos políticos?
  • ¿Quién dijo que un artista tiene la obligación de seleccionar los países que visita según su coyuntura histórica?

Los pruritos 'progres' han llevado, por ejemplo, a intentar olvidar / ignorar al equipo de fútbol argentino campeón del mundo en 1978, afirmando que ocurrió por motivos extradeportivos pero esos 'progres' han festejado en el cine la versión 'light' de la película 'Invictus', que no cuenta todo acerca de cómo fue que la Sudáfrica de Nelson Mandela ganó aquella final a los All Blacks. Así son los 'progres'. Ballarta uno de ellos.

chespirito2.jpg
Carlos Ballarta, un 'progre' contra Roberto Gómez Bolaños, 'Chespirito'.

Carlos Ballarta, un 'progre' contra Roberto Gómez Bolaños, 'Chespirito'.

En México

En aquellos días cuestionados de Pinochet y Videla, ¿quién gobernaba México? José López Portillo y Pacheco, el último de los presidentes del PRI 'nacionalista', los siguientes serían 'liberales'.

López Portillo administró una “abundancia” de recursos provenientes del petróleo que acabo en una corrupción que Alan Riding –en su libro 'Distant Neighbors' (Vecinos distantes)– describió como el "pegamento" que mantenía unido el sistema político mexicano. Pero el 'progresismo' no estaba en las calles reclamando sino que alabó la nacionalización / estatización de la banca que realizó López Portillo para encubrir la crisis económica que provocó su mala gestión y que luego el propio PRI revisó.

El 'progresismo' tiene sus banderas, sus héroes y su relato de la historia, tan autoritario como los que denuncia. La respuesta de 'Chespirito' fue brillante pero Ballarta no pareció reparar en ella.

La 'Decena Trágica' ocurrió en 1913, cuando el presidente Francisco I. Madero fue traicionado por su general Victoriano Huerta y asesinado a unas cuadras de Palacio Nacional.

En marzo de 2016 el diario El Universal publicó imágenes inéditas con el título "El día que el Zócalo amaneció con cadáveres".

Y ya que estamos: el Chile moderno, hoy día en riesgo, ¿ocurrió en días de Salvador Allende o de Pinochet? Esto debería llevar a otro debate, muy extenso: ¿a qué llamamos 'progresismo'? Pero será en otra ocasión.

Hay algo peor, si se quiere: el actor Carlos Villagrán, quien interpretaba a 'Quico' en 'El Chavo del 8', confesó que Pablo Escobar llegó a pagar US$ 1 millón por día para que Roberto Gomez Bolaños estuviera en algunas de sus fiestas, y también invitó a otros personajes del elenco. “No era sencillo decirle que no a Pablo Escobar, y menos cuando el resto del elenco iba casi al completo", dijo Villagrán, agregando que él nunca concurrió a las 'narcofiestas', tradición que luego imitaron diversos 'narcos' mexicanos. Pero en estos temas, ya que quiere acción, Ballarta prefiere no incursionar....

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario