Leído

GLENN GREENWALD

Otra vez, Bolsonaro versus la prensa: acusan al dueño de The Intercept de criminal

Mar, 21/01/2020 - 6:20pm
Enviado en:
Por Urgente24

La guerra del gobierno brasileño de Jair Bolsonaro contra la prensa parece no tener límite. Después de reiteradas publicaciones que dificultaron su carrera política y su administración, el presidente no piensa hacer las pases con los periodistas, sobretodo con respecto a la publicación de los mensajes del ex juez y actual Ministro de Justicia, Sergio Moro. Es así que el Ministerio Público denunció a 7 personas, entre ellos el periodista norteamericano y dueño de The Intercept, Glenn Greenwald.

Glenn Greenwald, el periodista y dueño de la revista The Intercept.
Glenn Greenwald, el periodista y dueño de la revista The Intercept.
Contenido

El escándalo que giró en torno al ex juez y actual Ministro de Justicia, Sergio Moro y el el fiscal de la operación Lava Jato, Deltan Dallagnol, no solamente dinamitó la presidencia de Jair Bolsonaro en Brasil sino que también fue el puntapié para que se lleve adelante la posterior liberación del ex mandatario y líder de la izquierda brasileña, Lula da Silva. Los mensajes fueron publicados por la revista The Intercept Brasil, la edición del país de la revista dirigida en Estados Unidos por Glenn Greenwald.

Al haber sido un gran golpe para Bolsonaro, que todavía sigue dejando consecuencias, el presidente no deja ir la causa. Es así que este martes 21/01 el Ministerio Público de Brasil denunció a 7 personas que estuvieron involucradas en la publicación de los mensajes que dejaban en evidencia como las autoridades judiciales de la causa Lava Jato intentaron direccionar las pruebas para el favor del actual presidente. Entre los mismos, por supuesto, se encuentra Greenwald. 

Aunque ahora la denuncia llega al periodista y dueño de The Intercept Brasil por supuestamente ser parte de una "organización criminal" de hackers que accedió a los mensajes de Telegram de los miembros de la Justicia, sin restricciones. Aunque claro, en medio se encuentra el límite y la dicotomía siempre problemática entre que se considera libertad de prensa y que violación a la privacidad. 

Es así que muchos ven la denuncia reciente como otra batalla más del presidente Bolsonaro contra la prensa, mientras otros aseguran que lo que hizo Greenwald no es nada más y nada menos que un crimen. Tengamos en cuenta que cuando el periodista fue cuestionado en cuanto a cómo accedió a los mensajes privados, el mismo aseguró que fue una fuente la que se los facilitó pero que por supuesto nunca identificó. 

Por supuesto que desde la publicación condenaron el accionar de la justicia brasileña. "Estamos horrorizados de que el Ministerio Público de Brasil haya decidido presentar un cargo tan descaradamente motivado políticamente contra Greenwald, en aparente represalia por los informes críticos de The Intercept", explicó una editorial de The Intercept publicada este mismo lunes. 

“El gobierno de Bolsonaro ha dejado en claro reiteradamente que no cree en las libertades de prensa básicas. El anuncio de hoy de que se ha presentado una denuncia penal contra el editor co fundador de Intercept, Glenn Greenwald, es el último ejemplo de periodistas que enfrentan serias amenazas en Brasil", concluyó la revista en su declaración, dejando en claro y recalcando que todo es parte de una misma cosa: la guerra que Bolsonaro comenzó contra la prensa siguiendo los pasos de su gurú nortemaericano, Donald Trump.

Greenwald es un inmigrante y periodista ganador de un premio Pullitzer por su trabajo sobre las revelaciones de Edward Snowden, quien se casó y formó una familia en Brasil, pero que desde que comenzó el gobierno de Bolsonaro está esquivando balas. Una de ellas fue cuando Sergio Moro, publicó en el Diario Oficial de la Unión una medida que planteaba la deportación sumaria o cancelación del plazo de estadía para los extranjeros que ejecuten actos contrarios a la Constitución, en el que incluía a Greenwald. Si bien nunca se ejecutó, fue una prueba más de los planes del presidente.