LATINOAMÉRICA Uruguay > Lacalle Pou > Inflación

POSPANDEMIA

Inflación vs. Liquidez, Uruguay irá contra la inflación

Importante evaluar desde la inflacionaria Argentina la decisión del Banco Central de Uruguay para acotar la suba de precios, y eso que está en 7,3% anual.

El Comité de Política Monetaria (Copom) —del que participan funcionarios del Banco Central de Uruguay (BCU) y pero definen 3 directores políticos— resolvió subir la tasa de interés de referencia de 4,5% a 5% anual.

En la disyuntiva entre garantizar la Liquidez vs- Controlar la Inflación, la decisión fue prestarle más atención a los precios de bienes y servicios.

Tal como hace la Reserva Federal en USA, el BCU difundió la “minuta del Copom”, en la que pueden conocerse más detalles sobre lo ocurrido en la reunión.

De esa documentación surge que el director del BCU en representación del Frente Amplio (FA), Ignacio Berti, se opuso a la medida de elevar la tasa de interés: : "En la coyuntura actual de la economía uruguaya es conveniente priorizar el nivel de la actividad económica y el empleo".

En cambio estuvieron de acuerdo los asesores técnicos -funcionarios del BCU- y la aprobaron Diego Labat y Washington Ribeiro, presidente y vicepresidente de la entidad.

Muy curioso: en Twitter, el economista Javier de Haedo, quien fue funcionario del entonces presidente Luis Alberto Lacalle Herrera, padre del actual presidente Alberto Lacalle Pou, coincidió con Berti:

La recuperación de la economía no es tan fuerte aún. Obviamente, la comparación interanual no es relevante. Hay que comparar entre trimestres consecutivos. La recuperación de la economía no es tan fuerte aún. Obviamente, la comparación interanual no es relevante. Hay que comparar entre trimestres consecutivos.

Diego Labat

Por lo tanto, era necesario conocer la opinión del presidente del BCU, Labat, quien fue entrevistado por Ismael Grau, del semanario Búsqueda. Aquí un fragmento del diálogo

—¿Qué espera que ocurra a partir de la suba de la tasa de referencia?

—Este fue el primer paso para la salida de esta fase monetaria más expansiva. Pero seguimos siendo expansivos. En el mercado hay mucha liquidez, y eso se refleja en los instrumentos de sintonía fina, que usamos a tres, cuatro, cinco, siete días. Las condiciones de liquidez van a seguir por un buen tiempo. Por eso, más que algún pronóstico de que estamos volviéndonos contractivos, yo digo que estamos saliendo de la fase expansiva. Todavía falta bastante. Estamos viendo muy buenos indicadores sobre la situación sanitaria y de actividad en particular; lo sanitario nos deja bastante firme que no habrá una reversión del proceso. Con eso, es momento de empezar a andar este camino, de manera gradual. A algún analista (un aumento de) 50 puntos básicos le pareció mucho y a otros les pareció poco; yo digo: gradual y seguir esta tendencia, saliendo de la fase expansiva en la medida que los indicadores sigan acompañando.

—¿Qué horizonte estima para llegar a un nivel de tasa más neutro o normal?

—No manejamos un plazo. Será un proceso. La emergencia sanitaria nos hizo decir: “Bueno, tenemos que sostener la actividad”. Pero esa etapa terminó, salvo que mañana aparezca…

—Que estalle una ola de contagios con la variante de delta, por ejemplo.

—… que estalle la delta. Ahora nosotros decimos que nuestro objetivo es la inflación, con lo cual vamos a acompañar gradualmente e ir (ajustando la tasa) lo que sea necesario. Con la actividad normalizada, la principal variable es llevar las expectativas al centro del rango. Ese es el objetivo y hacia ahí vamos a ir empujando, de manera gradual, pero empujando todas las veces que sea necesario hasta que las expectativas converjan. (...)

—¿Puede que la volatilidad en los precios de los combustibles haga más difícil alinear las expectativas de los empresarios hacia el objetivo de inflación?

Las expectativas de los empresarios son bastante rígidas y en esto venimos trabajando bastante. Sacamos una newsletter que se la estamos mandando a través de sus cámaras, siguiendo un paper del Banco de Inglaterra, que aconseja llegarle a cada público por su canal. El comunicado del Copom llega a muy pocos, es muy técnico, y armamos esa newsletter con la información en un lenguaje mucho más llano.

Le doy un ejemplo: alguno dice que en 2021 la inflación será de 12%. Son uno o dos entre 300 de los que contestan la encuesta de expectativas… Cuando llegamos a noviembre y la tasa anual esté en 6,8% o 7,2%… ¿qué creen?, ¿que en diciembre va a haber un salto? Se contesta con inercia… Ahí hay un trabajo para hacer, para que el empresario vea que hoy la inflación está en 7,3% y que nosotros prevemos tal cosa, no para que nos crea ciegamente y conteste la encuesta mejor, sino para que lo incorpore cuando fija sus precios.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario