Leído

CAMBIOS EN EL TABLERO INTERNACIONAL

Guiño de Putin a Áñez mientras alertan por guerra civil en Bolivia

Jue, 14/11/2019 - 11:18am
Enviado en:
Por Urgente24

Rusia reconoció a Jeannine Áñez como presidenta interina de Bolivia, aunque con cierto escepticismo por la falta de quórum en el Parlamento al votar sobre su candidatura. El país atraviesa una situación dramática, con 2 bandos, los partidarios de Evo Morales y sus detractores, en estado de oídos sordos absolutos. Una grieta real y no metafórica, donde las diferencias, al parecer, ya no puede ser tramitadas políticamente. Analistas advierten que están todos los elementos de una "tormenta perfecta" para desencadenar un conflicto social mayúsculo. "Lo que está ocurriendo en las calles de Bolivia ahora (...) es el comienzo de una guerra civil producto de la desintegración de las estructuras estatales”, dijo el analista internacional, Jorge Castro.

Enfrentamientos entre seguidores de Morales y las fuerzas. /Foto:REUTERS/Henry Romero
Enfrentamientos entre seguidores de Morales y las fuerzas. /Foto:REUTERS/Henry Romero
Contenido

Bolivia vive días muy difíciles, con un gobierno interino autoproclamado y considerado ilegítimo por muchos, dado que no pudo haber sucesión constitucional por falta de quórum del Movimiento al Socialismo (MAS) -el partido de Evo Morales, exiliado en México tras dimitir a la presidencia presionado por las Fuerzas Armadas y otros grupos- para abrir la sesión que tramitara la renuncia.

Morales renunció tras una "recomendación" de los militares, policías y sindicatos, luego de que se publicara un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que se denunciaban irregularidades graves en los comicios del 20/10. Ya en México, indicó que había renunciado tras enterarse que le habían puesto un precio a su cabeza.

Para el periodista Jorge Asís, sin embargo, "no hace falta quorum para asignar a la senadora (Jeanine) Áñez porque el vacío de poder y de Estado está previsto en la Constitución de Bolivia", dijo al programa Terapia de Noticias por LN+.

Ante la falta radical de diálogo entre los partidarios de Morales, quienes aseguran que su líder fue derrocado mediante un golpe de Estado y por tanto todo lo que venga después es ilegítimo e ilegal, y sus detractores, quienes aseguran que no hubo golpe sino que el presidente renunció por la revuelta popular desencadenada tras el fraude electoral, analistas encendieron alarmas de que la situación podría derivar en una guerra civil.

Al menos 2 personas murieron el miércoles 13/11 en enfrentamientos entre policías y manifestantes en distintas zonas de Bolivia, en una nueva jornada de violencia, lo que lleva la cifra de fallecidos a 10 personas, 8 de ellas por armas de fuego, desde que empezó el conflicto hace 3 semanas, informó Andrés Flores, director del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF). 

Uno de los muertos es un joven de 20 años que murió tras un choque entre partidarios de Morales y agentes policiales, informó la prensa local. Falleció tras recibir un impacto de bala en el rostro en Yapacaní, en el departamento de Santa Cruz de la Sierra, donde los partidarios de Morales tomaron el municipio.

También en Santa Cruz, en Montero, se registró otra muerte en otro enfrentamiento con la policía. La víctima murió por una herida producida por un arma de fuego, según el informe de la Clínica San Miguel de Montero. 

La cifra de 10 muertos (4 en Santa Cruz, 3 en Cochabamba, 2 en La Paz y 1 en Potosí) y 200 heridos, se cree, es aún mayor extraoficialmente. En La Paz hubo daños a la propiedad pública, quemas, vandalismo y agresiones a perididistas. El municipio de Yapacaní, en Santa Cruz, permanece 'tomado': nadie puede entrar ni salir de allí.

El miércoles, por otro lado, Áñez tomó juramento a la cúpula militar y a los miembros de su gabinete, mientras la policía impedía el ingreso a la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, quien en la línea sucesoria debía asumir funciones como jefa de Estado. Si bien había presentado su renuncia públicamente, Salvatierra dijo que la Cámara de Senadores todavía no había tratado su dimisión de manera formal y por ende continúa en funciones. Salvatierra intentó entrar al recinto junto a dirigentes del MAS, entre empujones y discusiones con la policía. Las fuerzas le bloquearon el acceso.

El gobierno de Áñez ha sido reconocido por Brasil, Estados Unidos y este jueves 14/11 por Rusia. Aunque lo de Moscú fue con una cuota de escepticismo. Manifestó que reconoce a Áñez como presidenta interina hasta las próximas elecciones, pero citó preocupación por la falta de quórum en el Parlamento al votar sobre su candidatura. 

Sin embargo, en conferencia de prensa el miércoles, Evo Morales lo tildó de ilegítimo y dijo que está dispuesto a volver "si el pueblo" se lo "pide". Llamó al "diálogo nacional", pero en este contexto de oídos sordos, retumban como palabras huecas. Posteriormente, en entrevista con el diario El País, el presidente renunciante sí hizo un intento de bajar el tono del conflicto declarando que está dispuesto a volver a Bolivia y no ser candidato.

La crisis en Bolivia tiene todos los componentes de una "tormenta perfecta" para desencadenar un conflicto social mayúsculo, advirtió Daniel Zovatto, del Instituto para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA). La manera de evitar esto, según el experto, es que las distintas fuerzas políticas se sienten a dialogar para encontrar una salida "democrática, constitucional, apegada al estado de Derecho, pacífica y electoral", dijo, según publicó Aristegui Noticias. "Y no una salida militar como se le ha dado."

“Si no le encontramos una rápida salida, con respeto a la Constitución, con unas elecciones transparentes, se puede desbordar la violencia”, dijo. Citó además las declaraciones de Áñez sobre cómo la Biblia regresaba al Palacio, las críticas al MAS y Morales y que le daba pena México por tenerlo como asilado, como generadoras de "más crisis y más confrontación". 

“Hay un peligro de que si no se maneja bien esta situación, no solamente haya más violencia, sino se pueda ir hacia una guerra civil”.

En dirección similar apuntó el analista internacional, Jorge Castro, en diálogo con Marcelo Longobardi: “La auto designación de la senadora Añez como presidente tiene una escasa o nula legitimidad. (...) Hay un vacío de poder completo en Bolivia. El problema es que en las calles de Bolivia se ha puesto en movimiento la corriente enorme de partidarios del presidente Evo Morales. Tienen un espíritu combativo y una búsqueda de revancha y de violencia extremadamente grande. Lo que está ocurriendo en las calles de Bolivia ahora, sobre todo en La Paz, en el Alto, en Cochabamba, es el comienzo de una guerra civil producto de la desintegración de las estructuras estatales”.