Leído

LUEGO DEL FRACASO CON EL TALIBAN

Bolton intenta proteger su dignidad: niega su despido y asegura que fue él quien cerró la puerta

Mar, 10/09/2019 - 5:59pm
Enviado en:
Por Urgente24

Y así se fue el tercer Asesor de Seguridad Nacional del gobierno de Donald Trump, John Bolton. Pero ¿fue despedido o renunció? Según explicó el presidente Trump, los servicios de Bolton en su gobierno "ya no eran necesarios", aunque el ahora desempleado, y cara de la política exterior de Estados Unidos, tanto en Venezuela como en Medio Oriente, asegura que el primero comunicó su renuncia. Pero todavía no hay fuentes que confirmen que sucedió entre ambos. Según informan desde medios locales, la problemática con el acuerdo taliban fue la gota que rebalsó el vaso en la relación, lo que derivó en un enfrentamiento durante el pasado lunes 09/09. En tanto, el precio del petróleo cayó casi un 0,2%.

Contenido

Este martes 10/09 fue el turno de retirarse del asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, cuyas relaciones con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no fueron las mejores en los últimos tiempos, empezando por lo que Bolton piensa de Irán: una gran amenaza para el país. Pero el mandatario reiteradas veces aclaró que no quiere una guerra.

Bolton era el representante de la Casa Blanca en los conflictos internacionales, tanto en Medio Oriente, como en la crisis venezolana en apoyo a Juan Guaidó. Además hay que tener en cuenta la importancia de este puesto en la política estadounidense, empezando por la estrategia de política exterior del país y de Trump, la cuál se basa en amenazas y poca acción, excepto con China. Y también el rol que ocupa Estados Unidos en el mundo, ya que con o sin Trump es el país más poderoso y rico a nivel global.

Aunque Trump ya parece haber tenido suficiente y por eso decidió dar de baja a Bolton. Anoche le informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. "No estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otras en la Administración", explicó el mandatario en su cuenta de Twitter para después explicar que nombraría a uno nuevo, el cuarto, la próxima semana. 

Contrariamente, Bolton se encargó de hacerle saber a todos los medios que no había sido despedido sino que él había renunciado previamente el mismo lunes por la noche en el que supuestamente Trump le comunicó su cese. A esto se le suma la rueda de prensa prevista en la agenda del gobierno norteamericano en la cuál Bolton, Pompeo y Mnuchin estaban citados a la 1:30 PM (hora de Washington DC). Aunque claro, Bolton nunca llegó a salir para la prensa. 

Sin embargo, esto no fue todo porque en consecuencia, a muchos periodistas norteamericanos le comenzaron a llegar mensajes del equipo de John Bolton dejando en claro que él no había sido el que renunció. Es así que en medio de uno de los noticieros de Fox News, el presentador leyó el mensaje del ex asesor en vivo en el cual anunciaba que no hubo tal despido. 

También se suman los dichos del Secretario de Estado, Mike Pompeo, quien durante el encuentro con la prensa al que tenía que asistir Bolton, dijo: "El presidente tiene derecho al personal que quiere", apoyando los dichos de Trump. Aunque cuando se le preguntó sobre cuál fue la razón para sacrificar a Bolton, y si específicamente había sido el fracaso de las conversaciones con los talibanes, Pompeo desvió el tema.

Esto nos plantea la pregunta: ¿Qué pasó realmente entre Bolton y Trump? Porque si bien ya había tensión entre ambos, además de una gran lucha de egos, los medios norteamericanos aseguran que hubo un enfrentamiento durante la noche del lunes 09/09 en cuanto a las conversaciones fallidas con los talibanes. Recordemos que tan solo 2 días atrás Trump canceló repentinamente la reunión con el líder Taliban y el mandatario de Afganistán en la cuál iban a llegar a un acuerdo de paz con el grupo insurgente. 

Bolton nunca estuvo 100% de acuerdo con las políticas de Trump, siempre fue todavía más duro que él, es por eso que en situaciones como las relaciones con Irán o Venezuela, siempre intentó arruinarle los planes al presidente. Esto volvió a ocurrir con los talibanes ya que no había forma de que Bolton permita que el grupo insurgente ingrese a Camp David.

Es así que el ex asesor había presionado a Trump hasta último momento con revisar y evitar darle en el acuerdo a los talibanes todo lo que pedían. También había insistido en que ningún acuerdo sería definitivo hasta que los talibanes lleguen a un acuerdo con Ghani, el presidente de Afganistán. Es así que las desconfianzas de Bolton y su negativa le costaron a Trump la paz con los talibanes, y hasta tal vez su campaña política.

Además, Bolton también era escéptico sobre las negociaciones con el venezolano, Nicolás Maduro y las propuestas de Trump al norcoreano, Kim Jong Un. Recordemos que durante la última reunión entre Trump y Kim, donde el norteamericano cruzó la frontera entre ambas Coreas por primera vez, Bolton no asistió y en su lugar fue a Mongolia a reunirse con funcionarios.

Pero esto no fue todo ya que el contexto de su partida era peor aún ya que días atrás a Trump también se le fue quien trabajaba a la par con su yerno, Jared Kushner, para el tratado de paz entre Israel y Palestina que también podría haber sido un gran logro de Trump de cara a las elecciones 2020. Sin embargo las fuentes del gobierno afirman que el tratado de paz no murió ni está en planes de hacerlo. 

Algunas fuentes, desde comienzos de la estadía de Bolton en la Casa Blanca, habían confirmado que el Consejo de Seguridad Nacional se había vuelto cada vez más un organismo separado antes que dependiente de las órdenes del mandatario. Esto claramente tiene que ver con el peso que Bolton tenía dentro de Washington y la influencia en los distintos sectores de la política internacional, además como ya dijimos anteriormente: su gran ego, que estaba en constante enfrentamiento con el súper ego de Trump. Algo que no pudo sostenerse lo suficiente. "No preguntaba al presidente cuáles eran sus prioridades. Son las prioridades de Bolton", explicó una fuente a CBS News.