MUNDO Talibán > Valle de Panjshir > Occidente

PIEL DE GALLINA

Desgarradora súplica de la resistencia al Talibán por armas

En el Valle de Panjshir se organiza el frente de resistencia al Talibán. Pero necesitan ayuda de Occidente.

A través de una carta publicada en el diario The Washington Post, el líder de la resistencia al Talibán desde el Valle de Panjshir, pidió ayuda a Occidente. La misiva da piel de gallina.

Ahmad Massoud, el autor del pedido de ayuda, es el hijo del comandante Ahmad Shah Massoud, conocido como el "León de Panjshir”, asesinado en 2001 por Al Qaeda y furibundo enemigo de los talibanes. Sus palabras indican que que dese.a seguir el camino de su padre y luchar por sacar a su país del yugo del represivo régimen talibán.

Además de Massoud, los otros líderes de esta resistencia son Amrullah Saleh -exvicepresidente, y quien dice ser el presidente constitucional de Afganistán y llama a luchar- y Bismillah Khan Mohammadi, quien se desempeñaba como ministro de Defensa en el derrocado gobierno.

La resistencia al grupo fundamentalista que ha surgido en ese valle ubicado al norte de Kabul está siendo nombrada como Frente Nacional de la Resistencia de Afganistán, Segunda Resistencia o Resistencia de Panjshir.

También está siendo llamada Alianza del Norte renovada, ya qu cuando el Talibán gobernó entre 1996 y 2001, la Alianza del Norte era una coalición de grupos que se le oponían. Además de Ahmad Shah Massoud y Amrullah Saleh, la alianza incluía a Karim Khalili, Abdul Rashid Dostum, Abdullah Abdullah, Mohammad Mohaqiq, Abdul Qadir y Asif Mohseni.

El Talibán no ha atacado Panjshir y muchos creen que es por su posición estratégica que lo convierte en una fortaleza natural.

La carta:

"En 1998, cuando yo tenía 9 años, mi padre, el comandante muyahidín Ahmad Shah Massoud, reunió a sus soldados en una cueva en el Valle de Panjshir, en el norte de Afganistán. Se sentaron y escucharon al amigo de mi padre, el filósofo francés, Bernard-Henri Lévy, quien les habló. 'Cuando peleás por tu libertad', dijo Lévy, 'también peleás por nuestra libertad'. Mi padre nunca olvidó esto mientras combatía contra el régimen talibán. Hasta el momento en que fue asesinado el 9 de septiembre de 2001, por mandato del Talibán y de Al-Qaeda, estaba peleando por el destino de Afganistán pero también por Occidente.

Ahora esta lucha común es más esencial que nunca en estas horas oscuras y tensas para mi patria.

Escribo desde el Valle de Panjshir hoy, listo para seguir los pasos de mi padre, con los combatientes muyahidines que están preparados para una vez más enfrentarse al Talibán. Tenemos almacenadas armas y municiones que hemos pacientemente juntado desde el tiempo de mi padre, porque sabíamos que este día podría llegar.

Tenemos también las armas traídas por afganos que, en las últimas 72 horas, han respondido a mi llamado para unirse a la resistencia de Panjshir. Tenemos soldados del Ejército regular armado que estaban disgustados por la rendición de sus comandantes y están ahora viniendo en dirección a las sierras de Panjshir con su equipamiento. Exmiembros de las Fuerzas Afganas Especiales también se han unido a nuestra lucha.

Pero eso no es suficiente. Si los señores de la guerra talibanes lanzan un ataque, enfrentarán por supuesto la resistencia nuestra. La bandera del Frente de Resistencia Nacional flameará sobre cada posición que intenten tomar, como la bandera del Frente Unido Nacional lo hizo 20 años atrás. Sin embargo sabemos que nuestras fuerzas militares y logísticas no serán suficientes. Serán rápidamente agotadas a menos que nuestros amigos en Occidente puedan encontrar una manera de proveernos sin demoras.

USA y sus aliados han abandonado el campo de batalla, pero América puede todavía ser un 'gran arsenal de la democracia' como Franklin D. Roosevelt dijo cuando salió en ayuda de los debilitados británicos antes de la entrada de USA en la Segunda Guerra Mundial".

Massoud prosigue la misiva pidiendo a sus amigos en Occidente que intercedan por ellos en Washington, en Londres y en París.

"Sepan que millones de afganos compartimos sus valores. Hemos peleado durante tanto tiempo para tener una sociedad abierta, donde las niñas puedan convertirse en doctoras, nuestra prensa pueda reportar libremente, nuestros jóvenes puedan bailar y escuchar música o ir a partidos de fútbol en estadios que una vez fueron utilizados por el Talibán para ejecuciones públicas - y podría volver a serlo pronto.

El Talibán no es un problema solo para el pueblo afgano. Bajo el control talibán, Afganistán se convertirá sin duda en tierra fértil para el terrorismo islamista radical, ataques contra las democracias serán concebidos aquí nuevamente.

Sin importar lo que pase, mis combatientes myahidines y yo defenderemos Panjshir como el último bastión de la libertad afgana. Nuestra moral está intacta. Sabemos por experiencia lo que nos espera.

Pero necesitamos más armas, más municiones y más suministros.

América y sus aliados democráticos no tienen que luchar contra el terrorismo junto a los afganos. Tenemos ahora una larga historia hecha de ideales y luchas compartidos. Todavía hay mucho que pueden hacer para ayudar a la causa de la libertad. Son nuestra última esperanza".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario