Leído

UNA COYUNTURA PREOCUPANTE

Peligrosas derivaciones de las múltiples tomas de tierras

Mie, 26/08/2020 - 5:18pm
Enviado en:

Pésima señal la ocupación ilegal de tierras, ya sean fiscales o privadas, da igual, la ley es la ley y no puede vulnerarse en nombre de nadie. Y es muy complicado que esto suceda en un escenario de Gobierno a la defensiva, sin saber cómo reaccionar de forma conveniente. Aquí una aproximiación al respecto:

toma de tierras en Victoria
whatsapp-image-2020-08-26-at-11.13.16-1-1024x768.jpeg
Toma de tierras en San Fernando.
Contenido

“Detrás de las tomas de terrenos están Movimientos Sociales y lúmpenes”, contestó el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, ante la consulta, por un fenómeno que se expande con mucha rapidez, ya no sólo en el conurbano, sino en todo el país. 

El tiempo es clave para que la problemática no se expanda, mucho más cuando hubo advertencias muy claras de alguien que es apuntado como el supuesto ideólogo de muchas de ellas, Juan Grabois. “Hay una oleada de toma de tierras que se va a profundizar”, arrojó el líder de la CTEP. La cuestión ha escalado tanto que ya genera mucha tensión, además de la preexistente, entre estos grupos y los intendentes municipales. 

Dos casos emblemáticos de horas recientes no sólo se parecen en sus formas sino que encuentran al mismo reclamo de parte de las autoridades pertinentes: la falta de respuesta de la justicia federal para ordenar desalojos. 

> Terrenos recientemente tomados en el partido bonaerense de San Fernando hacen peligrar el normal funcionamiento del Tren Mitre en dicho ramal. Desde la comuna que gobierna el massista Juan Andreotti llevan adelante las conversaciones para poder llegar a buen puerto, pero hasta ahora eso no sucedió. Los terrenos, al ser ferroviarios, están bajo la jurisdicción federal. Es en ese fuero donde se realizó la denuncia correspondiente de parte de Trenes Argentinos pero la respuesta aún no llegó. La persona que debe firmar la resolución es la jueza Sandra Arroyo Salgado. 

> Calcado es el reclamo que está haciendo el intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, a cientos de kilómetros del Gran Buenos Aires. 

Allí, Río Negro, un grupo de 1.000 personas se instalaron de manera organizada pero escondiendo consignas sobre sus filiaciones, en terrenos también de órbita federal. Se trata de la reserva forestal de Loma del Medio. ¿Eligen terrenos federales por alguna razón? 

En principio, el jefe comunal pide lo mismo que las autoridades de Trenes Argentinos: que la Justicie actúe. 

Por ahora, desde el juzgado federal de Bariloche no llega ninguna resolución. Y por esa razón, las fuerzas de seguridad como la Gendarmería no se mueven. Pero además hay un agravante. En estricta reserva, los efectivos suelen comentar que para hacerlo tienen que contar con una orden tan, pero tan 'precisa', que no quieren exponerse a que le “planten un nuevo Maldonado”. 

Mientras tanto, las tierras que dependen del INTA siguen tomadas. 

Allí en el Bolsón hay un antecedente peligroso que se dio en 2011 cuando un grupo hizo lo propio en una zona cercana. Cómo si hubieran contado con el asesoramiento de un agrimensor, se instalaron de tal forma que no cruzaron el paralelo 42 que limita Río Negro con Chubut. En esa provincia, la tolerancia a estas acciones era muy distinta por aquellos tiempos. 

Desde la ONG Defendamos Buenos Aires aseguran que 3.000 tomas se produjeron desde el inicio de la pandemia, solo en dicho territorio.

Algunas de ellas fueron resueltas por la rápida intervención de las autoridades locales y el accionar de la policía bonaerense. Contra lo que muchos podrían suponer, para un intendente la creación de estos asentamientos es un dolor de cabeza. 

Una vez producido, requieren de la atención del Estado como si fueran barrios normalizados hace años. Es donde crece un “Estado Paralelo” que ha sabido ser aprovechado por distintas organizaciones sociales que crecieron en estos años al calor de las vinculaciones políticas. Producto de las crisis en los finales de los '90, los llamados piqueteros, en su gran mayoría, tornaron a burócratas estatales con manejos presupuestarios millonarios. 

El kirchnerismo fue quien más impulso dio a todo ello, cuando Néstor Kirchner los sumó a su proyecto de “transversalidad”, pero con el objetivo de limitar a los intendentes. Una de las peleas de fondo era y es cómo llegaban los aportes y planes a dichas organizaciones. 

En muchos casos, los intendentes no tenían injerencia sobre ello, mucho más si no pertenecían a la fuerza política gobernante. Desde entonces, nadie frenó esta situación. Todo lo contrario, cada vez se fue haciendo más sofisticada y hoy vuelve a escena con métodos que la crisis permite justificar. 

Los viejos punteros barriales encontraron disputas locales con los referentes “sociales”. La política de la dádiva se atomizó y el control de ello se hizo menos monolítico. Dicha desorganización es la que regaló en semanas anteriores imágenes dantescas de enfrentar a “pobres contra pobres”. 

Desde hace varios días la tensión es muy compleja. El barrio Villegas de La Matanza donde ya chocaron, varias veces, usurpadores con vecinos del lugar. Las piedras volaron de un lado al otros, y hasta se escucharon detonaciones. 

En Guernica, sucedió algo similar con la toma de varias hectáreas y similares metodologías. La tensión es elocuente, y la lista de estos episodios se podría agrandar con, incluso, otros llamados de atención.

Parece haber quedado lejos en el tiempo los dichos del intendente de José C. Paz, Mario Ishii, cuando aseguraba que, entre agosto y septiembre, la situación social se complicaría muchísimo. La mecha se enciende cada vez, con mayor rapidez. 

Se pudo comprobar el martes 25/08 con el choque entre manifestantes y automovilistas en el peaje Dock Sud de la autopista Buenos Aires - La Plata. 

El análisis de las expresiones de Eduardo Duhalde se centraron en su exagerada idea de un posible golpe militar. Una barbaridad que no debiera tapar el panorama que trazó sobre lo que ocurre en los territorios.

Su descripción coincide con la de la mayoría de los jefes comunales, quienes se preparan para, desde la semana próxima avanzar por las suyas en más aperturas comerciales y de actividades. Al margen de lo que digan Alberto Fernández o Axel Kicillof. 

No hace falta ver las encuestas para entender que las preocupaciones ya no pasan por el coronavirus, sino por la economía y la seguridad. Sobre esto último, el Presidente armó una mesa ampliada donde sentó a intendentes del conurbano y lanzará medidas que están inspiradas, muchas de ellas, en la experiencia de Sergio Massa cuando gobernó Tigre. 

El dato distintivo es que del encuentro el martes 25/08 por la tarde en Olivos, no estuvieron ni Sabrina Frederic ni Sergio Berni. Señales. Las mismas que aconsejó seguir un experimentado y fino observador de la política. “Miren cómo se está moviendo Sergio Massa. Así como fue clave para volcar la elección en 2019 hacia un lado, ahora lo podrá ser otra vez”. Y dejó la incógnita planteada.