EXCLUSIVO 24

IMPRESENTABLES

No es sólo salarial: De los policías narcos pidiendo eliminar sanciones a la caja que perdieron los comisarios

Nunca se entendió el reclamo de medidas de seguridad sanitaria por la pandemia mientras aún hoy se los puede ver tomar mates en una ronda sin distanciamiento social en la protesta de Puerta 12. A su vez, se suman otros datos para tener en cuenta a la hora de escuchar el reclamo de que se eliminen las sanciones.

En más de una oportunidad lo hemos advertidos: esta marcha es fogoneada y liderada por policías corruptos que quieren evitar el desembarco de la Gendarmería en el conurbano bonaerense.

El lanzamiento de un Plan de Seguridad encabezado por el propio presidente Alberto Fernández el pasado viernes (4/09) fue la chispa para que el domingo 6 a la tarde se comenzaran a gestar autoacuartelamientos y piquetes.

Todo esto luego de que los jefes y comisarios intentaran presionar al nuevo gobierno bonaerense para que eliminaran 400 sumarios internos muy delicados que dejó abiertos la Gobernación de María Eugenia Vidal y que Sergio Berni ya dijo que no sólo no los va a cerrar sino que va a abrir muchos otros por estas protestas que llegaron a la quinta presidencial de Olivos en un claro mensaje intimidatorio para que Fernández deje de lado el desembarco de las fuerzas federales en el GBA.

Ridiculez de algunos policías que se quejan de ser policías

Quienes estuvieron ayer (9/09) bloqueando los ingresos a Olivos tienen que saber que se hicieron trabajos de Inteligencia tanto desde adentro de la marcha con agentes como desde cámaras de seguridad identificando a los impresentables que intentan con un reclamo salarial limpiar sus prontuarios.

Al parecer ya hay algunos resultados. El periodista Jorge Rial se preguntó: "El capitán Sandro Amaya, líder de la revuelta policial y quien exige la presencia de Alberto Fernández en la puerta de Olivos, tiene una causa por drogas. ¿Representan realmente el reclamo o buscan otra cosa?".

Ayer (09/09), el periodista Raúl 'Tuny' Kollmann advirtió que otro elemento central que disparó esta protesta por salarios es la falta de caja de los comisarios que compensaban cobrándoles peajes a los comerciantes y a los barrabravas en canchas de fútbol y estadios.

Todo esto fue suspendido por la pandemia.

Por eso, es insólito que luego de la promesa del jefe de Estado prácticamente en cadena nacional de mejorar sus ingresos quitando fondos a la Ciudad de Buenos Aires para no aumentar los impuestos a los bonaerenses en una discusión por coparticipación que lleva décadas, las protestas continúen. Está claro que buscan otra cosa y se trata de nada más y nada menos que de la eliminación de sanciones y sumarios internos pero por otros delitos que nada tienen que ver con la protesta salarial.

Incluso, el intendente de 3 de febrero, Diego Valenzuela (Juntos por el Cambio), muy bien aclaró hace minutos en América TV/A24 dialogando con Antonio Laje que "los intendentes estamos sosteniendo el patrullaje con nuestros fondos y recursos propios gracias a las Policías Locales porque el corazón del patrullaje lo tenemos en Puente 12. Todos los patrulleros y personal dejaron de estar en la calle cuidando a nuestros vecinos porque ellos están allí en Puente 12".

Una vergüenza.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario