Leído

CHATEA CON ALBERTO F. Y LO ASESORA

Monzó enterró a Macri, advirtió al PRO por su marketing y no descartó sumarse al Gobierno

Vie, 15/05/2020 - 8:43pm
Enviado en:
Por Urgente24

El ex presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, advirtió que el ex presidente Mauricio Macri no es el líder de Juntos por el Cambio, que no volvería a formar de un proyecto político en el que esté él e insistió en que si no hay una mirada aperturista para transformarse en un espacio de centro, terminará de romperse la alianza. Chatea con el presidente Alberto Fernández y evaluaría sumarse al gobierno si se lo proponen.

monzo y macri.jpg
Monzó, durísimo con Macri.
Contenido

El ex presidente de la Cámra de Diputados, Emilio Monzó, se encuentra en estos momentos en la construcción y consolidación de un espacio de centro de cara a la profunda crisis económica y social que viene por el impacto del coronavirus.

En general, la clase dirigente es consciente de lo que viene y Monzó pidió dejar de lado el marketing que caracterizó al PRO como estrategia para posicionarse como oposición: "Hablo de manera general. Es algo que está pasando en el mundo. Hay más protagonismo de las personas de la ciencia, de los datos, la política se inclina más al estadista y no al marketing vacío. Las reacciones populistas como las de Bolsonaro o Trump han tenido serios inconvenientes en sus países. Ya no hay lugar para respuestas fáciles a problemas complejos".

En una entrevista para el diario Clarín, el abogado y asesor disparó que Juntos por el Cambio no tiene un líder claro, pateando de lleno el tablero del PRO: "No lo tiene. Tiene muchos líderes, referentes políticos con buena imagen en la opinión pública. A nivel nacional Rodríguez Larreta, Lousteau, Cornejo, Morales. En la provincia Vidal, Gustavo Posse, Jorge Macri y otros intendentes. Dirigentes importantes como Diego Santilli y Cristian Ritondo, Gabriel Frizza y Mario Negri en Córdoba, o -fuera de Juntos por el Cambio- Pablo Javkin en Rosario. Lo que sobra es dirigencia, no hay un solo líder. Falta lograr que no sean compartimentos estancos. Tiene que haber un punto de encuentro para que se conforme en una alternativa política".

En este sentido, fue lapidario con Patricia Bullrich, Marcos Peña y el propio Macri: "No hay una disputa, hay una transición natural. Rodríguez Larreta, Vidal, Frigerio, Lousteau... es la generación política que va a liderar este espacio. Me imagino a Mauricio Macri en una posición como los ex presidentes uruguayos, que cuando terminan su mandato comienzan a ser personas para escuchar, producto de esa experiencia única. Quisiera imaginármelo más en ese lugar, no en la contienda diaria".

A su vez, le pidió a los ex funcionarios del gobierno anterior que tomen como ejemplo el silencio de la ex diputada Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica: "Un ejemplo para resaltar por su personalidad es Carrió si hablamos de alas duras. Es muy consciente y ha sido muy prudente en su opinión y en su silencio, que es una opinión, de la dimensión de este problema tanto a nivel nacional como mundial. La experiencia indica que el oportunismo no reditúa absolutamente nada, en el fondo es una actitud egoísta que descalifica no sólo al que gobierna sino a la institución que representa".

Y fue más allá: si no declinan su postura tanto Macri, Bullrich como Peña, habrán ruptura. "Sí, obviamente. Sin flexibilidad, sin capacidad de entender al otro, sin apertura y mayor federalismo en la forma de conducir, seguramente habrá una atomización porque se buscará esa identidad en lugares ajenos a este espacio. Espero que eso no ocurra. Puede ser que un extremo que busca expresar una posición testimonial más que una alternativa política quede afuera. Nosotros, esta generación política, queremos ser una alternativa. Todos los dirigentes que mencioné están más cerca del centro que de los extremos. Si con sentido amplio sumáramos al peronismo federal, estaríamos en condiciones de ser una alternativa constructiva para el país"

"En este momento, en el que hay tanta incertidumbre y se nos ha perdido el mapa, tiene que haber varios pequeños acuerdos para así terminar en un gran acuerdo de mediano y largo plazo", transparentó.

Peronista y oriundo de Carlos Tejedor, Monzó es considerado por el poder como "el armador"; una personalidad destacada de bajo perfil y capaz de comprender la realidad de manera muy práctica y singular. Su principal características es lograr consensos entre dirigentes para ir al frente de batalla electoral.

Él se comunica permanentemente con el jefe de Estado e incluso no descartó sumarse si se lo propone: "Sí, hablo con él por chat. Y con casi todo el gobierno. Producto de mi anterior función y de mi vida política los conozco a todos. El Presidente trabaja muy cerca de los gobernadores, de los intendentes y los interlocutores sociales. No hay formalmente acuerdos, pero informalmente los lleva adelante. Cada apertura que anuncia lo hace con consenso, sería bueno que se plasme en algo más formal".

Muy duro con Macri, pidió que no lo llamen para formar parte de un espacio en el que esté el ex inquilino de la Casa Rosada. "No, hoy estoy en un proyecto político de los actores que acabo de enunciar. Es la única expectativa que tengo como espacio político, si esos actores estamos juntos en una mesa. Estoy para acompañar un cambio de generación".

"Aspiro a colaborar. Paso a paso. Lo primero es colaborar con los gobiernos nacional, provincial y municipales. Quiero estar alerta a cómo reacciona nuestro país frente a estos acontecimientos. Por último armar ese espacio que tiene más que ver con la masa crítica que con las candidaturas. Si me toca ser candidato lo haré con gusto y si me toca colaborar lo haré con la misma pasión. Hay que pensar mucho en la libertad, el Estado que queremos, menos globalizado. El mundo del capitalismo, que va a continuar, va a cambiar", cerró.