Leído

PRINCIPISMOS VS. COALICIÓN

Los alemanes no son peronistas (pero puede ser un problema)

Lun, 10/02/2020 - 1:54pm
Enviado en:
Por Urgente24

Los sucesos en Alemania son muy interesantes, desencadenados horas después de la visita de Alberto Fernández. Resultó que si bien a escala federal, la fuerza gobernante, la CDU, prohibió acuerdos con la extrema derecha, la AfD, resultó que a nivel local esto es cuestionado porque la prioridad es conservar la gestión a cualquier precio y a esto se le llama gobernabilidad. Por lo tanto, en un territorio (Turingia), la CDU fue contra el mandato federal y acordó con la AfD y con la izquierda (FDP), con tal de mantenerse en el gobierno. Es evidente que los gobiernos de coalición tienen un límite, o quizás no y por eso renunció la jefa de la CDU, quien era la heredera de Angela Merkel. Sin duda, un caso de laboratorio en extremo interesante y quizás eso explique la pregunta de Merkel a Fernández acerca de qué es el peronismo. Es evidente que la CDU no cuenta con el pragmatismo peronista.

Annegret Kramp-Karrenbauer y Angela Merkel.
Contenido

Fundado en 1945, luego de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (en alemán, Christlich Demokratische Union Deutschlands; CDU, el partido de Konrad Adenauer, Ludwig Erhard, Kurt Georg Kiesinger, Helmut Kohl y Angela Merkel) se define a sí misma como un «partido de centro, demócrata cristiano, liberal y conservador». A escala europea, es miembro del Partido Popular Europeo. 

Después de la fragmentación de Alemania, en la parte comunista siguió existiendo la Unión Demócrata Cristiana, integrada en el Frente Nacional de Alemania Democrática dominado por el Partido Socialista Unificado, y la CDU en la República Federal de Alemania. Con la caída del Muro de Berlín, se integraron ambas CDU.

En el Parlamento alemán, CDU y CSU (Unión Social Cristiana, fuerza partidaria de Baviera) forman un grupo conjunto. 

Pero la física Angela Dorothea Kasner, más conocida en la política como Angela Merkel, canciller (1er. ministro) de su país desde 2005, ha anunciado su retiro próximo y se le busca sucesor.

La gran candidata era la líder de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer. Sin embargo, según anticipó la web Der Spiegel, en la reunión del presidium el lunes 10/02 por la mañana, anunció que no aspira a la candidatura a canciller.

Según los comentarios en la CDU, Kramp-Karrenbauer renunció a la presidencia del partido. Meses atrás ella quería organizar el proceso para su candidatura al canciller y luego renunciar a la presidencia de la CDU.

Sin embargo, han ocurrido situaciones complejas. Por ejemplo, la elección del 1er. ministro en el Parlamento de Turingia, estado conocido porque en su capital, Érfurt, Martín Lutero fue ordenado sacerdote católico apostólico romano, antes de la Reforma.

En Turingia, Thomas Kemmerich, del FDP (Partido Democrático Libre o Freie Demokratische Parte), fue elegido Jefe de Gobierno en alianza con la CDU y la fuerza de extrema derecha Alternativa para Alemania o AfD, pero provocando muchos comentarios en todo el país y muchos lo entendieron como una violación de las respectivas identidades.

El terremoto fue tan grande que el triunfante liberal Thomas Kemmerich, renunció con efecto inmediato.

El FDP de Turingia lo anunció después que Kemmerich explicase que, por motivos legales y administrativos, era conveniente permanecer en el cargo hasta que se encontrase una salida a la crisis política del Estado.        

La elección de Kemmerich rompió el "cordón sanitario" que había impedido toda cooperación con el partido populista de derecha AfD.

"Descartamos las formaciones de gobierno y las mayorías políticas con AfD. Ésta es y sigue siendo la posición de los partidos que conforman la coalición (gobernante en Alemania) para todos los niveles (administrativos)", indicaron la CDU y los socialdemócratas.

Annegret Kramp-Karrenbauer no estaba a favor del acuerdo entre la CDU, la AfD y el FDP, tal como ocurrió en Turingia.

Cuando en la reunión partidaria, Annegret pidió una explicación acerca de lo sucedido, se enfrentó a un largo silencio de sus colegas del presidium. Acto seguido ella tomó su decisión. 

Pero su retirada no es aceptada por sus influyentes amigos en el liderazgo de la CDU. Ellos fueron sorprendidos por la novedad que no había expresado en una reunión en la noche del domingo 09/02.

Der Spiegel se enteró que ninguno de los asistentes había hablado directamente sobre quién sería un posible sucesor.

El 1er. ministro de Renania del Norte-Westfalia e integrante de la conducción de CDU, Armin Laschet, no estuvo presente. Él es desde hace tiempo un candidato a la conducción del partido.

Otros posibles candidatos son el prometedor ministro de Salud, Jens Spahn; el ex némesis de Merkel, Friedrich Merz; y Markus Soeder, el líder de CSU de Baviera.

Según los informes, la canciller Angela Merkel agradeció a Kramp-Karrenbauer y le pidió que continúe al frente del Ministerio de Defensa. Ella asumió el cargo de gabinete en julio cuando Ursula von der Leyen, asumió la presidencia de la Comisión Europea

Kramp-Karrenbauer sucedió a Merkel como presidenta de CDU en diciembre de 2018, superando al ex líder Friedrich Merz; y al ministro federal de Salud, Jens Spahn.

Kramp-Karrenbauer, conocida por sus iniciales AKK, ha luchado por sellar su autoridad en el partido desde que asumió el control pero resultó muy fuerte esta humillación en Turingia.

Su renuncia deja interrogantes sobre la dirección política de Alemania una vez que Merkel renuncie en 2021 a más tardar. 

AKK era la heredera para salvaguardar su legado, inclusive contra la facción más conservadora dentro de la CDU que reclama más apoyo para los negocios y menos énfasis en el medio ambiente y los problemas sociales. 

Merkel había diseñado cuidadosamente su sucesión y preparó el camino para su protegida, Annegret Kramp-Karrenbauer. Ahora todo se complicó en el país más importante de la Unión Europea.

La CDU ahora tendrá que elegir un nuevo presidente, y Kramp-Karrenbauer se comprometió a ayudar a administrar la transición.

Una convención del partido estaba programada para diciembre, pero en forma inevitable y urgente habrá que convocar a una reunión extraordinaria para elegir un sucesor de Kramp-Karrenbauer.

Pero el gran tema es cómo deberá conducirse en el futuro la CDU en su relación con la AfD, en especial en los territorios ex comunistas.

Muchos votantes han recurrido a AfD porque se sienten abandonados por la CDU desde los años de crecimiento económico y cuestionan la generosidad percibida hacia los refugiados. Ellos parecen reprochar a Berlín haberles quitado el 'derrame' a favor de los refugiados.

La postura oficial de la CDU es que no puede haber cooperación con la AfD a ningún nivel, pero lo que descubrió Kramp-Karrenbauer es que en los niveles locales hay intereses opuestos, prevalece la practicidad que asegure la gobernabilidad, y fue lo que ocurrió en Turingia.

En esta ocasión, el líder local de la CDU, Mike Mohring, fue obligado a retroceder por la directiva federal pero otros funcionarios locales manifestaron su simpatía por el acuerdo e intentaron mantener el apoyo para la alianza.

AKK habló de una "relación poco clara" entre la CDU, la extrema derecha AfD y el partido anticapitalista de izquierda FDP. 

La líder saliente dijo que cree que el próximo jefe del partido también debería ser candidato a canciller en 2021, según un portavoz.