Leído

DÍAS DE PANDEMIA

Gobernanza regional, la salida a la crisis sanitaria, económica y social

Mar, 31/03/2020 - 9:36pm
Enviado en:

Quizás en días malos habrá que concretar lo que a veces resultó esquivo en días mejores: herramientas de gobernanza regional para remontar una pandemia que provocará daños considerables en América Latina. La autora lo desarrolla con el siguiente texto:

"En la Gobernanza regional va a estar indefectiblemente la salida a la crisis sanitaria, económica y social."
Contenido

En las próximas semanas, el coronavirus golpeará con fuerza a América Latina. Los datos y las curvas indican que la pandemia crecerá a ritmos similares a los ya vistos antes en Asia y en Europa. Pero, al contrario que en los países industrializados, el continente afronta la crisis en peores condiciones de partida: 

 **  con un gasto en sanidad sustancialmente inferior, 
 **  con menos camas y médicos por persona que en aquellos y 
 **  sin la capacidad de China de movilizar recursos e imponer medidas drásticas de aislamiento a sus ciudadanos. 

La única ventaja es que el virus llega más tarde. Y que hay lecciones del fracaso (y los éxitos relativos) de otros países que deberían tomarse en cuenta para mitigar, en la medida de lo posible, una catástrofe no sólo sanitaria, sino también económica y social sin precedentes.

Según la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena, la región que creció a una tasa estimada de apenas 0,1% en 2019, se verá afectada en forma negativa y el número de pobres en la región podría subir de 185 a 220 millones de personas a causa de la crisis por el Coronavirus. 

Así es como la tensión entre cuidar la salud pública para hacer frente a esta crisis sanitaria y mantener a flote la economía es mucho más conflictiva en países como los de nuestro continente, donde la brecha social y la informalidad en la economía es mayor que en el resto del mundo, según datos de la Organización Internacional del Trabajo.

En este contexto, el abordaje de la pandemia responde más a estrategias nacionales que a deliberaciones en el marco de una gobernanza regional o global. Esto pone en relieve, por un lado, la crisis del multilateralismo; y por otro, el grave error que se ha cometido en los últimos años al dinamitar los mecanismos de  integración regional que serían de gran importancia hoy para la coordinación de políticas. 

Por ello, hoy vemos una diversidad de respuestas a la emergencia desencadenada por el COVID-19. 

Es posible encontrar 3 tipos de países en la respuesta a esta crisis: 

 **  aquellos de conformación federal que acatan el liderazgo del gobierno nacional, como es el caso de Argentina;  

 **  aquellos de conformación federal donde las decisiones de los estados o provincias entran en tensión con las del ejecutivo nacional, como es el caso de Brasil; y 

 **  aquellos de conformación unitaria como los estados centroamericanos en donde las decisiones para todo el territorio nacional las toma exclusivamente el poder ejecutivo nacional. 

Lo único que parecería ser univoco y que hubiese sido difícil de imaginar en otro contexto es el cierre de fronteras, que es un hecho hoy en día en los países de América. Las aerolíneas suspendieron directamente su actividad la semana pasada, siendo la primera vez en más de 60 años. Los últimos en anunciar el cierre de fronteras para “viajes no esenciales” fueron México y Bolivia, que además suspendió el proceso electoral que tenía previsto para el próximo 03/05.

En el marco de la atención a la emergencia, el Estado debe intervenir no sólo en materia sanitaria sino también en hacer frente a los efectos de la crisis económica que trae consigo la parálisis comercial debido al aislamiento social. 

Así en El Salvador, el presidente Nayib Bukele suspendió el pago de servicios básicos (luz, agua, teléfono e internet) durante 3 meses para toda la población y dio un bono de US$ 300 a la población más vulnerable. 

En Argentina, donde el Presidente Alberto Fernández dijo claramente que entre la Economía y la Salud, elige la Salud; el gobierno preparó un paquete de medidas que van desde un ingreso familiar de emergencia de $10.000 para los trabajadores más vulnerables ante esta crisis, refuerzos a los programas de transferencia de ingresos, políticas de protección a la vivienda, y créditos blandos para pequeñas empresas que los necesiten.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, que viene subestimando la Pandemia y resistiéndose a la cuarentena obligatoria, a pesar que en la mayoría de las ciudades el confinamiento voluntario es grande, desembolsará antes del 10/04, dos bimestres de pensiones.

Si miramos las cifras de la Organización Mundial de la Salud, Brasil presenta una creciente aceleración de la pandemia. Sin embargo, el presidente Jair Bolsonaro, quien supo calificar a COVID-19 como un 'refriadinho', parece continuar con su actitud apática, sin tomar medidas, y desoyendo la opinión de varios gobernadores. Veintiséis Estados de los 43 que conforman la Repùblica Federativa de Brasil, entre ellos Sao Paulo y Rio de Janeiro, que concentran el 60% de los casos, acordaron medidas de cuarentena y aislamiento social al margen del gobierno central. 

El saldo para Bolsonaro no viene siendo bueno: 'cacerolazos' y proclamas pidiendo su renuncia en San Pablo, Brasilia, Río de Janeiro, Fortaleza, Recife, Belo Horizonte y Porto Alegre, sobre todo en barrios de clase media y alta; la suspensión el giro de recursos de impuestos al Tesoro Nacional decidida por el Gobernador del Estado de Sao Paulo, Joao Doria, y 3 pedidos formales de 'impeachment'.

Considerando las cifras de contagios, Ecuador secunda a Brasil. Aquí se registra un dato sociocultural: la conexión con España, uno de los mayores focos de infección del virus en Europa. De acuerdo con la embajada de Ecuador en Madrid, actualmente hay 422.000 ecuatorianos que residen en suelo español, lo que los convierte en la mayor comunidad latinoamericana en ese país europeo.

El final a esta crisis está claramente abierto, y las políticas que seguirán implementando los Estados latinoamericanos seguramente seguirán siendo diversas pero lo cierto es que, tal como dijo el Papa Francisco en su Bendición a la Humanidad, “Nadie se Salva Solo”; por lo tanto en la Gobernanza regional va a estar indefectiblemente la salida a la crisis sanitaria, económica y social.