Leído

COMENZANDO LA SEMANA

Cuando el muerto se ríe del degollado

Lun, 14/09/2020 - 10:54am
Enviado en:
Por Urgente24

Hay diferencias domésticas tanto en el oficialismo como en la oposición. Por ese motivo hay ser cauteloso en los análisis. Burlarse del adversario en estos tiempos puede forzar el ridículo propio.

policías bonaerenses
policias.jpg
Policías bonaerenses hace 1 semana: Una situación compleja que ahora parece tomarse un respiro.
Contenido

A través del diario Página/12 es posible percibir que los diferentes campamentos que integran el Frente de Todos básicamente coinciden en el rencor hacia Mauricio Macri, quien a su vez parece asesorado por el ultra anti kirchnerismo, y por eso sigue invocando la grieta -un libreto vetusto, quizás- y cometiendo errores.

Página/12 marca, con acierto, la contradicción que hay entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta acerca del discurso y el rumbo de Juntos por el Cambio. También la baja participación que tuvo la apelación dominical de Macri a sus acólitos desde "La Tribuna de Doctrina" devenida en expresión de una porción del PRO.

Sin embargo, el Frente de Todos tiene sus propias contradicciones internas, y que son muchas. No se trata solamente de la disputa por la Cancillería, aprovechando que la gestión de Felipe Solá recibe 'fuego amigo' -el periodista Roberto García, en La Mirada, mencionó a Gustavo Béliz como heredero del Palacio San Martín, aunque en recorridas virtuales, con esto del aislamiento, se escuchan de referentes de La Cámpora, otras propuestas, alguna femenina- ya que si se hablara de 'fuego amigo' lo de Sergio Berni rompe el termómetro.

En el caso de la embestida contra Berni, los más activos son algunos intendentes del Gran Buenos Aires, quizás porque les entorpecen sus 'buenas migas' con jefes policiales distritales -importante para 'hacer la caja'- o quizás porque Berni se inmiscuye en sus territorios sin pedirles autorización. Urgente24 cree que es una mezcla de ambas opciones.

Sin embargo, los alcaldes siguen en las trincheras, sin pasar al 'on the record' porque la infantería siguen siendo referentes de los organismos de derechos humanos muy pendientes del oficialismo, por ejemplo Horacio Verbitsky, ya con un pesoducto desde la Casa Rosada, según algunos gráficos que circularon por Twitter y el propio Berni en su aparición nocturna en A24.

Pobre Mario Wainfeld, que desde Página/12 escribió casi lo mismo y hasta más completo que Verbitsky, pero ni Berni ha reparado en su pluma.

A propósito de Berni respondiendo al 'fuego amigo', 2 reflexiones suyas en la tele:

** "Nos preparamos para lo que iba a pasar, por eso la cadena de mando nunca se quebró. Este tipo de revueltas las hay permanentemente, pero es la primera vez que se soluciona sin una negociación. Nunca los atendí, no me senté con ninguno de ellos. El jefe de la Policía tenía mi directiva de hacer lo que tenga que hacer para contener el conflicto".

** "Nunca estuvo en riesgo la institucionalidad. Nunca pedimos la Gendarmería porque sabíamos que lo íbamos a resolver".

El restablecimiento de la cadena de mandos es la duda de muchos, pero el ministro afirma que está asegurada porque no se rompió. Habrá que seguirlo con atención. Ahora cuando él dice "Nos preparamos para lo que iba a pasar", ¿será cierto o sólo una bravata ex post? ¿Cuál era el final de la crisis imaginada, entonces? Porque si uno imagina una crisis, tiene un final esperado. Tal como parece, en esta no había nada hasta que apareció la idea de manotearle los fondos a Rodríguez Larreta. Si había otra, permanece en el secreto.

Lo de la Gendarmería fue una de las tonterías escuchadas el martes 08/09 en el oficialismo que entraba en preocupación por el conflicto abierto. Cuando decían eso ¿qué querían decir? ¿Un enfrentamiento bélico entre la Policía Bonaerense y la Gendarmería? ¿Sólo acotado a la Quinta de Olivos? ¿O también en el Puente 12? ¿Un desastre tal como aquel regreso de Juan Perón? Hay gente que habla y propone porque es gratis.

En fin, si es por las contradicciones, difícil quedar inmune e impune. Que el muerto no se ría del degollado.