Leído

BLACKROCK

3 grandes contradicciones de Larry Fink

Mar, 12/05/2020 - 1:51pm
Enviado en:
Por Urgente24

BlackRock se marcha del NYSE y Nasdaq hacia Members Exchange porque considera que les paga demasiado pero cuestiona a su deudor, la Argentina, por pretender reducir el pago de sus bonos. Pero no es la única paradoja de esta historia.

Larry Fink.
Contenido

Acreedor de la Argentina, la empresa de gestión de activos más grande del mundo, BlackRock, está por modificar su estructura accionaria. 

El principal accionista de BlackRock, PNC Financial, banco con sede en Pittsburgh, venderá su participación de US$ 17.000 millones (22%) porque sufrió una caída del 28% en los ingresos netos durante el 1er. trimestre al necesitar aumentar 5 veces sus provisiones para pérdidas crediticias, a causa de las expectativa de aumento del desempleo y negocios cerrados.

Bill Demchak, director ejecutivo de PNC, dice que se dan por satisfechos con la experiencia, que les provocará "un retorno sustancial de nuestra inversión, mejorando significativamente nuestro balance y liquidez ya fuertes", y dejándoles liquidez para incursionar o en la mesa de ofertas corporativas o en su negocio principal: préstamos.

La mayoría de los analistas y periodistas cree que la novedad, al concretarse, puede concederle más poder a Laurence D. Fink, desde 1992 presidente y CEO de BlackRock, y quien define la posición del fondo acerca de la oferta de renegociación argentina.

Pero hay algo novedoso de mucho impacto en los mercados globales: la decisión de Fink de incorporar a BlackRock al grupo de protagonistas de Wall Street que apuntala el nacimiento de  Members Exchange, el nuevo centro de negociación de acciones de USA, que desafiará al New York Stock Exchange y al Nasdaq.

BlackRock controla el 3,9% del Nasdaq y el 4,9% de Intercontinental Exchange, empresa matriz del NYSE.

Sin embargo, es uno de los nuevos inversores de Members Exchange, la 15ta. bolsa de valores de USA, respaldada por JPMorgan Chase, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Virtu Financial, Citadel Securities y Fidelity, entre otros.

"BlackRock ha defendido durante mucho tiempo las mejoras en la estructura del mercado que aumentan la transparencia y la eficiencia", explicó Hubert De Jesus, jefe global de Estructura de Mercado y Comercio Electrónico del fondo.

Es curioso el motivo por el que BlackRock apuesta por Members Exchange (MEMX): se queja de la tarifa anual que le cobran NYSE y Nasdaq por acceder a información en tiempo real sobre precios e intereses comerciales por ofertas. 

MEMX no cobrará inicialmente por los datos del mercado o por conectarse a su base, aunque es evidente que más adelante sí lo hará pero promete "precios simples y justos". 

Así que BlackRock está dispuesto a correr el riesgo e inclusive a incurrir en otros costos de TI (tecnología) y otros eventuales, al mudarse de mercado antes de que comience el 1er. trimestre (julio).

Aquí la paradoja N°1: BlackRock se marcha del NYSE y Nasdaq hacia Members Exchange porque considera que les paga demasiado pero cuestiona a su deudor, la Argentina, por pretender reducir el pago de sus bonos.

Todavía se desconoce cuál es su propuesta alternativa a la Argentina pero sí se conoce su decisión sobre los costos operativos: irse al MEMX.

Larry Fink es otro exitoso corredor de bonos de familia judía que alcanza posiciones de liderazgo en Wall Street. Él comenzó en First Boston (luego Credit Suisse First Boston ¿recuerdan a los hermanos Röhm?), e ingresó a Blackstone, que creó la marca BlackRock que 4 años después decidió independizar, un spin-off interesante por el éxito del fondo. 

Sin embargo, entonces Fink, desde BlackRock se enfrentó a Blackstone. Fue una guerra sin cuartel, que ganó Fink: las acciones de Blackstone en BlackRock pasaron a PNC Financial.

Aquí la paradoja N°2 de Fink: hombre de peleas corporativas enormes y de negocios con el cuchillo entre los dientes, se queja porque la Argentina intenta negociar con sus mismos términos.

Esto evidentemente lo desconocen los periodistas que piden 'buenos modales' y lenguaje coloquial con Fink, capaz de una estocada a Blackstone. 

El presidente Alberto Fernández simpatiza con su su colega mexicano Andrés Manuel López Obrador. El proyecto Declaración de Puebla precisamente nació en ese contexto.

Ya lanzada la epidemia global, AMLO tuvo una videoconferencia con Fink para -según el Presidente mexicano- intercambiar opiniones sobre el coronavirus y el deterioro económico mundial.

Fink quiere participar de un proyecto de infraestructura mexicano conocido como Tren Maya.

Además, y más allá del coyuntural precio del crudo, BlackRock está invirtiendo en Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Cuando salgamos de esta crisis, el mundo será diferente. La psicología de los inversores cambiará, pero también la forma de hacer negocios o el consumo. Y seremos mucho más dependientes de nuestras familias para sentirnos seguros”, afirmó poco después Fink, quien es un licenciado en Ciencias Políticas egresado de la UCLA (University of California, Los Angeles), y años después estudió Administración en la misma universidad.

En una carta a sus inversionistas, Fink escribió: "Para vencer esta crisis, necesitamos una respuesta que traspase las líneas partidistas y las fronteras nacionales”.

Sin duda es la paradoja N°3 de Fink: intentado presentarse como un personaje preocupado por el impacto de pandemia y sus consecuencias, él no ha incursionado en diálogos con Alberto Fernández, con quien probablemente tendría tanto en común como con AMLO, más allá de que hasta ahora el argentino sale mejor parado de la crisis que el mexicano.

Comentarios

DEJA QUE LOS BUITRES COMPREN LA PARTICIPACION DE ESTE EN EL BLACKROCK.....Y DESPUES CONTAME..!!