JUNTOS BIEN Grasa > diabetes > ritmo circadiano

¿POR QUÉ?

Ser noctámbulo está boicoteando tus intentos de perder grasa

En contraste, las personas madrugadoras son más sensibles a los niveles de insulina y queman más grasa en reposo y al realizar ejercicio.

Las personas que se levantan temprano en la mañana logran depender más de la grasa como fuente de energía durante el día y, con frecuencia, son más activas. En contraste, en aquellas que se quedan despiertas más tiempo durante la noche la grasa puede acumularse más fácilmente, según un nuevo estudio.

En la misma línea, los noctámbulos podrían ser más propensos a enfermedades cardíacas y a diabetes que los madrugadores debido a que sus cuerpos son menos capaces de quemar grasas para obtener energía, de acuerdo a los investigadores estadounidenses.

“Si promovemos un patrón de tiempo que no está sincronizado con la naturaleza, podría exacerbar los riesgos para la salud. Si los patrones dietéticos o la actividad pueden ayudar a atenuar esto, es un área que esperamos que se aclare con el tiempo", dijo el profesor Steven Malin, autor principal del estudio y experto en metabolismo de la Universidad de Rutgers, Estados Unidos.

Los hallazgos podrán ayudar a explicar por qué quienes pasan más tiempo despiertos en las horas de la noche tienen un mayor riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. En este sentido, pueden ayudar a los médicos a identificar a los pacientes con mayor riesgo.

image.png

Ritmo circadiano

Para obtener estos resultados, los investigadores dividieron a 51 adultos obesos de mediana edad en dos grupos: madrugadores y noctámbulos, según sus respuestas a un cuestionario sobre hábitos de sueño y actividades.

Luego, supervisaron los patrones de actividad de los voluntarios durante una semana y probaron qué “combustible” preferían sus cuerpos en reposo y mientras realizaban ejercicio de intensidad moderada o alta en una cinta.

De acuerdo al informe publicado en Experimental Physiology, quienes se despertaron temprano eran más sensibles a los niveles sanguíneos de la hormona insulina y quemaban más grasa en comparación a quienes pasaban despiertos más tiempo a la noche mientras descansaban y hacían ejercicio.

En síntesis, los noctámbulos eran menos sensibles a la insulina y sus cuerpos preferían los carbohidratos a las grasas como fuente de energía.

Malin dijo que no estaba claro por qué se observaron diferencias en el metabolismo de ambos grupos, pero “una posible explicación es que se desalinean con su ritmo circadiano".

Si una persona es nocturna es posible que prefiera irse a la cama tarde pero aun así tenga que levantarse temprano para ir a trabajar o cuidar a los niños, lo que puede obligarlos a estar desalineados con sus relojes biológicos, explicó.

Los resultados, “podrán ayudar a los profesionales médicos a considerar otro factor de comportamiento que contribuye al riesgo de enfermedad", concluyó Malin.

image.png

Más contenido en Urgente24:

¿Nuevo impuesto en CABA? ahora las bicisendas tienen sentido

El único hotel argentino elegido entre los mejores del mundo

¿Qué pasa en Radio Rivadavia? Cayó y sorprende La Red

Obsesión del oficialismo por las "tetas" de Carolina Losada

El Trece y Telefe sufren el bajo rating de su TV para tontos

Dejá tu comentario