MENTE SANA

Cómo vencer la negatividad: 8 formas para lograrlo

Las personas tienden a percibir los acontecimientos de la vida cotidiana de una forma negativa. Sin embargo, se puede "entrenar" al cerebro para que deje de verlos de tal forma. La piscóloga Tchiki Davis, fundadora del Instituto de Bienestar de Berkeley, USA, da consejos para vivir mejor.
lunes, 11 de enero de 2021 · 20:15

La negatividad hace que las personas se sientan tristes, escépticas y pesimistas. Cuando los pensamientos tienen un dejo de negatividad, se encuentra fácilmente lo peor en cualquier situación, incluso situaciones que objetivamente no son tan malas.

"Los seres humanos tienen un sesgo de negatividad. Un sesgo de negatividad solo significa que notamos y sentimos las cosas negativas con más intensidad que las positivas, y las cosas negativas tienen un impacto mayor en nuestra salud mental. Eso significa que podríamos experimentar un montón de cosas positivas, pero la única cosa negativa podría arruinar nuestro día entero", dice la psicóloga Tchiki Davis en el sitio Psychology Today.

Davis creó el Instituto de Bienestar de Berkeley para traducir la ciencia de la felicidad en productos, programas y contenido que promueven el bienestar. “Al crecer, muchas personas que conocí lucharon con las emociones, el estrés y la construcción de hábitos saludables. Con el tiempo, me obsesioné con el bienestar; quería saber cómo podríamos afrontar las situaciones de manera más saludable y crear vidas llenas de salud y felicidad”, indica en su página web.

Por eso, la especialista revela que existen diversas formas para dejar de sentir la negatividad tan a flor de piel. "En primer lugar, sea compasivo consigo mismo. Recuerde, todos somos negativos a veces y eso está bien. Si hemos sido negativos durante mucho tiempo, regular nuestras emociones y cambiar a pensamientos más positivos puede ser un poco más difícil y tomar un poco más de tiempo", explica.

Formas para dejar de ser negativo:

1.Haga que los conceptos positivos sean más accesibles en su cerebro

Los cerebros prefieren simplemente ir a lo que sea familiar. Es decir, a lo que es más fácil y requiere menos energía. Para deshacer la negatividad, se debe lograr que los conceptos positivos sean más familiares y accesibles en el cerebro. Por ejemplo, memorice una serie de palabras positivas cada mañana y recuérdelas cada noche.

2. Deconstruya la negatividad

Puede ser fácil ver las causas externas de las emociones negativas, pero no las internas. Los pensamientos están relacionados con nuestra negatividad más que con las propias situaciones en las que nos encontramos. En pocas palabras, cada persona crea su propia realidad. Para deconstruir la negatividad, reflexione y pregúntese: "¿Solo veo lo malo sin ver lo bueno?, ¿Ignoro o devalúo las cosas positivas?". Si respondió que sí a alguna pregunta, puede cambiar sus pensamientos reflexionando también. Pregúntese: "¿Cómo podría esta situación salir mejor de lo esperado?, ¿Cuáles son las partes positivas de esta situación?, ¿Por qué las cosas positivas en esta situación son realmente importantes o valiosas?".

3. Verifique su estilo de atribución

¿Siente que nada de lo que hace importa y que el mundo es responsable de todos los males? Esta "atribución externa" significa que uno ha renunciado al control de su vida. Para cambiar esta forma de pensar, piense que todos tenemos control sobre algunos aspectos de nuestras vidas.

4. Genere emociones positivas con su imaginación

Cuando luchamos con la negatividad, nos volvemos realmente buenos imaginando las cosas negativas. Un ejercicio que lo ayudará es obligarse a imaginar las cosas positivas. Por ejemplo, imagine su comida favorita, reír con un ser amado, ir a su lugar preferido.

5. Detenga el círculo vicioso

Rara vez es útil pensar en todo lo malo, ya que no es para nada beneficioso para nuestro bienestar. Active su cuerpo para detener la negatividad rápidamente. Por ejemplo, salga a correr o tómese una ducha. Estas sacudidas físicas en el cuerpo pueden forzar sus recursos energéticos a ir a otra parte y dejar de concentrarse en lo malo.

6. Practique la gratitud

Darse cuenta de que las cosas no son tan malas como parecen nos ayuda a detener la negatividad. Para esto, puede escribir notas de gratitud, listas de gratitud o cartas de gratitud. Cuando notamos estas cosas buenas, es fundamental poder disfrutarlas. Por ejemplo, si un amigo nos llama, puede recordarse a sí mismo que esa persona lo está llamando porque le importa su persona. Disfrute de ese hecho, piense que a otra persona le importa su bienestar y lo cuida.

7. Haga cosas positivas

Participe en actividades que lo hagan sentir bien: pase tiempo con amigos, haga actividad física, haga manualidades, o cualquier cosa que lo ayude a salir de su círculo vicioso de negatividad. Nota aparte: aprenda a ser más astuto con las cosas que lo hacen sentir mal. Por ejemplo, limítese el tiempo que pasa en las redes sociales. Interactúe con la tecnología de maneras que ayuden en lugar de que dañe su bienestar.

8. Encuentre relajación

Ponga música relajante, practique yoga, pruebe la respiración profunda. Encontrar técnicas de relajación que funcionen puede ser una excelente manera de controlar la respuesta al estrés y alcanzar a controlar los pensamientos negativos.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia