JUNTOS BIEN vejez > huesos > obesidad

CALIDAD DE VIDA

Asegurarse huesos fuertes y vitalidad en la vejez es posible: La clave

La fragilidad en la vejez está asociada a una mayor vulnerabilidad a caídas, discapacidad, ingreso hospitalario y menor calidad de vida.

La evidencia científica sostiene con cada vez más solidez que los adultos mayores enfrentan un mayor riesgo de fragilidad y una menor vitalidad en la vejez debido al problema creciente de la obesidad, que agrava la disminución de la fuerza muscular, la capacidad aeróbica y la función física relacionada con la edad.

No obstante, pocos estudios rastrearon cómo influyen los cambios de peso al riesgo de fragilidad a largo plazo. Ahora, investigadores confirmaron que cargar demasiado peso desde la mediana edad, como en la zona abdominal, está relacionado con un mayor riesgo de fragilidad física en la vejez.

La fragilidad se caracteriza por: pérdida de peso involuntaria, agotamiento, fuerza de agarre débil, velocidad de marcha lenta y bajos niveles de actividad física.

Estas características se asocian, a su vez, con una mayor vulnerabilidad a caídas, discapacidad, ingreso hospitalario, reducción de la calidad de vida y muerte prematura.

"En el contexto en el que la población está envejeciendo rápidamente y la epidemia de obesidad está aumentando”, la creciente evidencia reconoce el subgrupo de personas mayores con obesidad en mayor riesgo, en contraste con ver la fragilidad solo como un trastorno de desgaste, dijeron los autores.

image.png

Para obtener estas conclusiones, los investigadores recurrieron a los participantes del Estudio de Tromsø basado en la población noruega para investigar si la obesidad general (IMC) y abdominal (circunferencia de la cintura) podría afectar el riesgo de fragilidad.

Tromsø fue realizado entre 1974 y 2016, aunque el estudio reciente sobre vejez se basó en datos de 1994 a 1995 y 2015 a 2016 de más de 4.500 personas. Algunas de las principales conclusiones que obtuvieron, son:

  • Las personas con obesidad en 1994 tenían casi 2,5 veces más probabilidades de ser prefrágiles/frágiles al final del período de seguimiento que aquellos con un IMC normal.
  • Aquellos con una circunferencia de cintura moderadamente alta o alta al comienzo del estudio tenían respectivamente un 57% y el doble de probabilidades de ser prefrágiles o frágiles que aquellos con una cintura normal.
  • Quienes comenzaron con un IMC normal pero una circunferencia de cintura moderadamente alta o que tenían sobrepeso, pero tenían una cintura normal, no tenían una probabilidad significativamente mayor de ser prefrágiles/frágiles al final del seguimiento.
  • Los participantes que tenían obesidad y tenían una circunferencia de cintura moderadamente alta al comienzo del período de seguimiento sí tenían un mayor riesgo.
image.png

Los resultados, "destacan la importancia de evaluar y mantener de forma rutinaria un IMC y la circunferencia de la cintura óptimos a lo largo de la edad adulta para reducir el riesgo de fragilidad en la vejez”, sintetizaron los investigadores.

El estudio fue publicado en BMJ Open.

Más contenido en Urgente24:

AFIP puede congelarte la tarjeta si superas este monto

Vuelve la Selección Argentina: Fechas, entradas y sede

Además de Tinelli: América TV negocia con otro ex El Trece

Mezcla bicarbonato con esto para eliminar cucarachas

¿Bajan línea? Con TN al frente, los medios olvidaron a Lucio

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario