JUNTOS BIEN bulimia > comida > trastorno

1 DE CADA 3 MUJERES

Al acompañar a personas con bulimia, "la prudencia debe reinar"

Las escasas cifras disponibles sobre bulimia y otros trastornos de la conducta alimentaria en Argentina son alarmantes, coincidieron especialistas consultadas por Urgente24.

Una de cada tres mujeres jóvenes padece bulimia nerviosa, atracones o anorexia, técnicamente denominados trastornos de la conducta alimentaria, según datos citados por el Colegio de Nutricionistas de la provincia de Buenos Aires.

La bulimia nerviosa, por su parte, se caracteriza por episodios recurrentes de atracones de comida y comportamientos compensatorios inapropiados para evitar el aumento de peso, como el vómito autoprovocado, el uso incorrecto de medicamentos, el ayuno o el ejercicio excesivo, según el manual diagnóstico de psiquiatría DCM 5.

Sin embargo, la licenciada en Psicología Cecilia De Cristófolo propone, desde la posición teórica del psicoanálisis, “no separar la bulimia de la anorexia, sino pensarlas en conjunto, en antagonismo y en continuidad. De esa manera, entendemos que las causas van de la mano”.

Con la pandemia de COVID-19, a raíz de la situación estresante, la incertidumbre y el encierro, los casos se incrementaron en distintos lugares de atención. “Vimos un aumento enorme”, aseguró la licenciada en Nutrición Leticia Barcellini, miembro del Consejo Directivo del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires.

Pese a que ambas especialistas coincidieron en la detección de un incremento alarmante en la experiencia laboral, en Argentina no hay estadísticas oficiales.

Algunos centros que se dedican a estos trastornos hacen estudios con sus pacientes y elaboran estadísticas como la de que 1 de cada 3 mujeres tiene trastornos alimentarios. Pero sin duda es un problema la falta de datos oficiales, porque al no saber cuán grande es el monstruo, no se sabe cuál es la mejor manera de pelear, lamentó Barcellini.

“Hace años que se habla de la epidemia de estos trastornos, pero después de la pandemia advertimos un aumento significativo, concomitante con habernos quedado encerrados, el boom de todas las plataformas de actividad física, cocina, entrenamiento, entre otras”, agregó De Cristófolo, docente de la Universidad Nacional de La Plata y psicóloga en el Servicio de Nutrición y Dietoterapia del Hospital Sor María Ludovica de la misma ciudad.

image.png

Bulimia: Señales de alerta y cómo acompañar

Al ser una patología de salud mental, pero que tiene una afectación nutricional sobre la comida, las especialistas consultadas enfatizaron que el tratamiento de la bulimia y todos los trastornos alimentarios debe ser personalizado e interdisciplinario.

"Arreglando lo nutricional lo psiquiátrico no se resuelve, y viceversa. Solo una de las partes no va a poder acompañar las necesidades que tiene el paciente. Por eso, la identificación temprana de cada caso es crucial para trabajar en particular”, explicó Barcellini.

Al respecto, De Cristófolo aclaró que no se trata de pensar este proceso como una cura, en términos medicinales. "Podemos hablar de mejorías, ya que es posible que ante una crisis retomen la práctica del vómito. Por ejemplo ante un duelo amoroso, un embarazo, una pérdida de trabajo o el estrés. Lo que nosotros proponemos es que, a medida que se avanza en el recorrido terapéutico, haya beneficios por añadidura. El objetivo no es simplemente que el paciente deje de vomitar o que coma”.

De acuerdo al Centro La Casita, especializado en trastornos de la alimentación, las señales de alerta para familiares o amigos son:

  • Comentarios recurrentes acerca de la imagen, dietas y delgadez.
  • Cambio de hábitos alimentarios, como suspender algunos tipos de alimentos o saltear la comida.
  • Dejar de compartir la mesa familiar o evitar reuniones cuando hay comida.
  • Fluctuaciones en el peso.
  • Aislamiento social y cambios de ánimo.

No obstante, De Cristófolo advirtió que “hay que ser prudentes y cuidadosos. Porque una cuestión que exacerba la presentación de estos pacientes es el control”.

En efecto, la especialista recomendó no entrometerse, no decir frases como 'estás bien', 'no ves que estás re flaca', 'el cuerpo no es lo importante' o 'ya se te va a pasar', sino acompañar en una actividad que a la persona le guste, hablar de lo que le pasa, de cómo se siente, y descentrarse de la comida y el cuerpo en sí.

"La prudencia tiene que reinar, sin darle consistencia al tema de la comida per se”, resaltó la psicóloga.

Por su parte, Barcelinni instó a buscar ayuda: “con el médico de cabecera, el pediatra si es una persona en edad pediátrica, la ginecóloga o algún profesional de la salud en general. Creo que la clave es que sea con quien tengan más cercanía para poder abordarlo lo antes posible, concluyó la nutricionista.

image.png

Más contenido en Urgente24:

Julio con feriado y finde largo en Argentina: Cuándo será

"Los chat hot de Alberto Fernández": ¿Se viene otro juicio?

5 termas increíbles para descansar un finde largo

"Dólar a $400", $10 billones y los llamados que no alcanzan

Viviana Canosa propuso un cacerolazo y se quedó sin programa

Así es cómo la comida reprograma los genes, explica experta

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario