FOCO Taiwán > China > Estados Unidos

GUERRA FRÍA

Taiwán, el juego que juegan China y USA

Financial Times titula: "Jefe de defensa de USA advierte sobre los 'ensayos' de China para el ataque a Taiwán": ¿Es la verdad o sólo una excusa?

  • rumores de que Rusia ataca Ucrania,
  • temores de China en Taiwán,
  • mucha complicación luego de la derrota en Afganistán...

Lloyd Austin, secretario de Defensa de Estados Unidos, advirtió que las incursiones aéreas de China con aviones de combate, bombarderos y otros aviones de guerra cerca de Taiwán parecían ser ensayos para operaciones militares contra la isla.

"Se parece mucho a ellos explorando sus verdaderas capacidades y seguro que se parece mucho a los ensayos", dijo Austin en un discurso en el Foro de Defensa Nacional Reagan.

Austin no pareció sugerir que China se estuviera preparando para un conflicto en el futuro cercano -algo que sí le preocupa en el caso de Rusia y Ucrania-, pero la fuerza aérea china ha aumentado significativamente la escala y frecuencia de las misiones en la "zona de identificación de defensa aérea" de Taiwán este año.

hercules.jpg
Aviones de USA transportando material para la seguridad de Taiwan.

Aviones de USA transportando material para la seguridad de Taiwan.

Otro enfoque

Acerca de Taiwan es necesario leer un fragmento de AA Bastian, un historiador radicado en Washington DC, en Foreign Policy:

"(...) Al responder a las amenazas contra Taiwán, los líderes estadounidenses generalmente asumen que los líderes chinos realmente quieren anexar la isla, tal como concluyó un informe reciente de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad China-Estados Unidos por mandato del Congreso. Y Beijing ha expresado en numerosas ocasiones que considera justificado cualquier medio para tomar Taiwán.

Pero durante las últimas décadas, amenazar a Taiwán ha sido ventajoso para China, a menudo consiguió lo que quería y ha sido más fructífero —y mucho menos costoso— de lo que hubiera sido tomar la isla por la fuerza.

En marzo de 2000, caminé por una calle normalmente transitada en Taipei cuando el crepúsculo se convirtió en noche, sin darme cuenta de que las luces parpadeaban en los edificios de oficinas, las tiendas se vacían y la multitud era mucho más delgada de lo habitual. Un hombre que cruzaba mi camino se detuvo y luego señaló el cielo sereno y me preguntó por qué no estaba más ansioso cuando China podría atacar en cualquier momento.

Sus palabras se quedaron conmigo menos que la preocupación que arrugó su rostro. No compartí su miedo. Como hija de un piloto de la Fuerza Aérea, confiaba en la preparación, las alianzas y la fuerza de las fuerzas armadas de USA y en su poder de disuasión. Pero para él, y para muchos otros, la amenaza seguía siendo muy real, y eso es útil para Beijing.

Si bien gobernar Taiwán puede ser la intención de China a largo plazo, existen múltiples razones por las cuales la invasión y la ocupación no redundarían en los intereses reales de Beijing, incluso si tuviera éxito.

Primero, si bien las amenazas de la fuerza no están definidas en el derecho internacional, el uso de la fuerza es más fácil de determinar. Aunque China podría vetar las acciones del Consejo de Seguridad de la ONU, los estados individuales podrían emplear otras formas de represalia, como sanciones, una mayor erosión de los lazos diplomáticos y el traslado de asociaciones a otros lugares. La acción a gran escala contra Taiwán es costosa, especialmente con las fuerzas militares aliadas occidentales en la región; mantener una ocupación lo sería aún más.

Por el contrario, al emitir advertencias, volar algunos aviones, arrojar un par de misiles al agua y grabar videos para las redes sociales, China ha aprovechado una influencia descomunal.

Las amenazas de China contra Taiwán influyen en las elecciones, la política, el comercio y las banderas que ondean en la isla. (..)

Sin embargo, la dinámica cambiante de las relaciones entre Estados Unidos y China podría significar que estas amenazas ya no obtengan las mismas ventajas o tengan la misma eficacia, provocando un cambio peligroso en un patrón establecido desde hace mucho tiempo.

Las amenazas chinas contra Taiwán tienen una secuencia de aproximadamente tres partes:

  1. una comunicación de propósito,
  2. una consecuencia potencial verbal y escrita, y
  3. alguna manifestación física de la capacidad para llevarla a cabo.

Estas amenazas se pueden organizar con increíblemente pocos recursos y son lo suficientemente ambiguas como para evitar la regulación bajo el derecho internacional. (...)".

aviones chinos.webp
Aviones de combate chinos volando cerca de Taiwán.

Aviones de combate chinos volando cerca de Taiwán.

La nueva amenaza

Regresemos a Lloyd Austin. La actividad militar, junto con los rápidos avances tecnológicos del Ejército Popular de Liberación, ha generado preocupaciones sobre las intenciones de China hacia Taiwán, sobre el cual reclama soberanía.

Algunos expertos creen que la reciente expansión rápida de China de su arsenal nuclear está diseñada para dificultar la intervención de Estados Unidos en cualquier conflicto sobre Taiwán.

Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, dijo el viernes 03/12 a Reuters que una invasión china tendría "consecuencias terribles" y destacó que Washington estaba absolutamente comprometido a garantizar que Taipei pudiera defenderse. Hablando en el evento en California, Lloyd se negó a especificar cómo respondería Estados Unidos a la invasión de la isla por parte de China.

"Estamos comprometidos a ayudar a Taiwán a desarrollar y mantener la capacidad de defenderse", dijo Blinken. "Nadie quiere que esto se convierta en un conflicto en esta región, por lo que haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar a prevenir conflictos y bajar la temperatura siempre que sea posible".

Austin estaba hablando en California de regreso de Seúl, donde él y su homólogo surcoreano incluyeron un fragmento sobre la preservación de la paz en el Estrecho de Taiwán en un comunicado por primera vez, lo que ilustra la creciente preocupación en la región del Indo-Pacífico por la agresión militar de China.

Lloyd Austin y Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, no han mantenido conversaciones con sus homólogos chinos desde el inicio de la Administración Biden.

En noviembre, el presidente Xi Jinping le dijo al presidente Joe Biden que cualquier país que apoyara a las fuerzas independentistas en Taiwán estaba "jugando con fuego". Pero el líder chino también dijo que era "paciente" y que quería luchar por la reunificación pacífica, lo que algunos expertos estadounidenses vieron como un intento de bajar la temperatura del posible conflicto.

pilotos chinos.png
Pilotos chinos luego de una exhibición militar.

Pilotos chinos luego de una exhibición militar.

El sábado 04/12, Austin dijo que Estados Unidos enfrentaba desafíos reales que incluían “el surgimiento de una China cada vez más asertiva y autocrática”.

Él agregó que China estaba

  • ampliando su capacidad para proyectar fuerza y construir una red global de bases militare,
  • avanzando rápidamente en sus capacidades en áreas desde misiles y defensas de misiles hasta tecnologías antisubmarinas, y
  • que China cuadriplicará su arsenal de armas nucleares a más de 1.000 ojivas para 2030.

Austin dijo que Washington trabajaría con sus aliados para contrarrestar a China, pero también quería ver mejores canales de comunicación con Beijing para ayudar a gestionar los riesgos, incluso en el área de las armas nucleares.

Pero aquí va la pelota: Austin pidió al sector privado de Estados Unidos que trabaje con el Pentágono para desarrollar tecnologías de vanguardia.

Luego, él reconoció que los militares tenían que hacer un mejor trabajo para racionalizar su burocracia y volverse menos reacios al riesgo para asegurar la colaboración de los empresarios.

¿Qué está sucediendo realmente? En el Pentágono hay un debate millonario sobre planes de defensa y reubicación de prioridades y desplazamientos de contingentes. Taiwán es un buen argumento.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario