FOCO Ucrania > los super DIA > Mikhail Fridman

MIKHAIL FRIDMAN

Oligarca dueño de los super DIA intenta acuerdo con Ucrania

Mikhail Fridman ofrece US$ 1.000 millones a Ucrania con la esperanza de aliviar las sanciones contra Alfa Bank y LetterOne, dueño de los super DIA.

El empresario ruso Mikhail Fridman ofrece transferir US$ 1.000 millones propios a un banco que cofundó en Ucrania, Alfa Bank-Ukraine, intentando persuadir al Reino Unido para que levante las sanciones en su contra. Fridman es conocido como accionista de los super DIA.

Fridman integra la 'lista negra' de empresarios de Rusia que, en forma discrecional y hasta cuestionable, decidieron los países de la OTAN luego de la invasión a Ucrania, ignorándose por qué motivo algún estúpido consideró que los empresarios rusos podrían influir sobre Vladimir Putin.

“El Reino Unido no aprueba ninguna evasión de sanciones”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores británico.

En Alfa Bank, Fridman tiene como socios comerciales a Petr Aven y German Khan, quienes no han comentado la información que circula entre Kiev y Londres.

Fridman nació en la Ucrania soviética, es de ascendencia judía y durante décadas mantuvo un equilibrio entre sus intereses comerciales occidentales y rusos.

Fridman es copropietario de amplios activos en el país, incluido el operador móvil Kyivstar, Sense Bank, y un negocio de agua embotellada.

Incluso después de que Rusia anexó Crimea, en 2014, continuó visitando el país con regularidad, organizando un festival de jazz en su Lviv natal y financiando un monumento a la masacre de judíos en Babiy Yar por la Alemania nazi.

Pero esas contribuciones no han sido suficientes para conquistar la oficina del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy. Ucrania ha estado abierta a un plan para recapitalizar el banco, pero se opuso a levantar las sanciones a sus propietarios, según personas familiarizadas con el asunto.

Desde marzo, los activos de Fridman han sido congelados en las empresas del Reino Unido y los inversores han cortado los lazos con él para evitar ser sancionados.

Alfa Bank-Ukraine ha propuesto al gobierno de Volodymyr Zelensky que se le permita a Fridman transferir US$ 1.000 millones, dijo Roman Shpek, presidente de la junta de supervisión de la institución financiera.

Ese dinero se usaría para financiar proyectos críticos en Ucrania relacionados con infraestructura, atención médica y seguridad alimentaria y energética, agregó.

“Al banco le gustaría, como una de las entidades privadas más grandes de Ucrania, ser un protagonista activo en la recuperación de la economía ucraniana después de la guerra”, dijo Shpek, exministro de Eeconomía de Ucrania.

Shpek dijo que Alfa-Bank Ucrania envió su propuesta al Banco Nacional de Ucrania en junio.

Shpek negó que la transferencia propuesta tuviera la intención de asegurar el alivio de las sanciones, sino que es solidaridad en estado puro de parte de Fridman.

Mikhail Fridman (der.), cofundador del Genesis Philanthropy Group junto a Matthew Bronfman (Limmud FSU).
Mikhail Fridman (der.), , con Matthew Bronfman, en su rol de cofundador de la organización judía Genesis Philanthropy Group.

Mikhail Fridman (der.), , con Matthew Bronfman, en su rol de cofundador de la organización judía Genesis Philanthropy Group.

El éxodo

Shpek: “No veo esto como una especulación o un juego que en el futuro pueda ayudar a evitar o levantar las sanciones. Es un tema completamente diferente”.

Fridman necesitaría una dispensa especial de la UE para acceder y transferir dinero desde sus cuentas a Ucrania. La semana pasada, Alfa-Bank Ucrania presentó una petición al Consejo de Europa en su nombre, dijo Shpek.

Decenas de rusos sancionados están contemplando medidas similares para liberarse de los problemas financieros, dicen en Europa.

Los funcionarios ucranianos han considerado crear un fondo en el que los rusos sancionados puedan depositar dinero, según personas familiarizadas con estas discusiones en Kiev.

Rostyslav Shurma, subjefe de la Administración Presidencial de Ucrania, dijo que el gobierno de Kiev abordaría la propuesta de Fridman sólo como parte de un marco más amplio que podría incluir el fondo que se está considerando para ayudar a Ucrania.

Las empresas y los ejecutivos de negocios sancionados también se están acercando a las autoridades de USA, Reino Unido y otras autoridades occidentales mientras exploran cómo aliviar las sanciones, preservar su riqueza y liberar los activos congelados.

Si bien el Departamento del Tesoro supervisa la mayoría de las sanciones impuestas por USA, el Departamento de Estado está revisando las peticiones de exclusión de la lista, que incluyen a incluyen ejecutivos de negocios y empresas que rompen relaciones con los principales objetivos de las sanciones occidentales, deshaciéndose de la propiedad y saliendo de las juntas directivas de las firmas sancionadas.

La posición absurda de la Casa Blanca es que los empresarios rusos son corresponsables de las decisiones de Vladimir Putin.

Todos miran hacia Roman Abramovich.

Desempeñar el papel de pacificador en la guerra -estuvo en las conversaciones de paz en Estambul, Türkiye- benefició a Roman Abramovich, quien no fue atacado por el gobierno estadounidense, luego de una apelación del presidente Zelensky, aún cuando sí quedó sancionado por Londres.

Abramovich estuvo actuando como intermediario entre Ucrania y Rusia en una serie de temas, incluidos los intercambios de prisioneros, informó The Wall Street Journal.

USA tampoco ha sancionado a Fridman, pero el Departamento del Tesoro sí bloqueó al Alfa Bank.

Advertencia del WSJ:

Si bien atraer a los rusos prominentes a su causa podría traer beneficios de relaciones públicas, es probable que Ucrania enfrente una reacción interna si brinda cobertura política a figuras prominentes que podrían influir en el Kremlin. Si bien atraer a los rusos prominentes a su causa podría traer beneficios de relaciones públicas, es probable que Ucrania enfrente una reacción interna si brinda cobertura política a figuras prominentes que podrían influir en el Kremlin.

“No podemos tener ningún trato con los rusos”, dijo Mariana Bezuhla, vicepresidenta del Comité de Seguridad Nacional, Defensa e Inteligencia del parlamento ucraniano.

Según ella, Ucrania debería trabajar solo con rusos que proporcionen inteligencia militar.

Mikhail Fridman y Petr Aven.jpg
Mikhail Fridman y Petr Aven.

Mikhail Fridman y Petr Aven.

El caso de Khan

Cuando German Khan fue sancionado tras la invasión de Ucrania, el multimillonario socio cofundador de LetterOne, propietario de DIA, abandonó su hogar adoptivo en el Reino Unido y voló a Moscú, según personas familiarizadas con su paradero.

Antes, Khan transfirió su participación en LetterOne a un accionista no autorizado, asegurándose de que no se congelarían alrededor de US$ 2.000 millones de su fortuna fuera de Rusia.

Es difícil saber cuántos rusos millonarios que vivían en el extranjero han regresado a casa, pero la perspectiva de vivir bajo las sanciones ha complicado sus vidas.

En el fondo es una victoria de Vladimir Putin, quien durante años intentó el regreso de los ciudadanos ricos con vínculos con el extranjero.

Pero esto también es culpa de Putin. Apenas unos meses después de asumir el cargo por primera vez en 2000, Putin reunió a los oligarcas más destacados del país en el ornamentado Salón de la Orden de Santa Catalina del Kremlin para explicar las nuevas reglas por las que operarían los negocios en su Rusia. Podrían conservar las fortunas que amasaron en privatizaciones a menudo turbias, les dijo, siempre y cuando se mantuvieran "a distancia" de la política. ¿Qué esperaba él que ellos hicieran? Marcharse.

Gleb Pavlovsky, analista político que asesoró al Kremlin durante la primera década de Putin en el poder, opinó: “Bajo la presión agresiva de Occidente sobre Rusia, ellos se están convirtiendo en un activo para el partido de la guerra”.

Khan, de 60 años, comenzó como hombre de negocios en los últimos años de la URSS, cuando comenzó a vender artículos electrónicos, alfombras y productos básicos de consumo con socios.

Las empresas formaron la base de Alfa Group, el holding que ahora controla muchos de sus activos.

Él hizo una gran parte de su fortuna cuando vendió su participación en TNK-BP, una sociedad con la petrolera británica BP, a la estatal Rosneft, y con las utilidades creó LetterOne.

Khan es conocido por LetterOne, que supervisa activos globales por US$ 27.000 millones, con sede en Luxemburgo, que comenzó en 2013 con Mikhail Fridman, Alexey Kuzmichev y Petr Aven, quienes renunciaron a la junta en marzo.

german khan.jpg
German Khan.

German Khan.

Israel

Vayamos a febrero 2022: al comenzar la invasión rusa a Ucrania, Mikhail Fridman llamó a Kristina Kvien, entonces la enviada más importante de USA a Kiev, y le hizo una propuesta, reveló Financial Times.

Fridman, que creció en Lviv, en el oeste de Ucrania, pero tiene pasaportes ruso e israelí e hizo la mayor parte de su fortuna estimada en US$ 13.000 millones en Rusia, donaría parte de su riqueza para reparar los daños causados por la guerra.

A cambio, USA lo ayudaría a evitar las sanciones que se estaban imponiendo a los oligarcas.

Kvien pidió precisiones a Fridman, pero el diálogo se complicó y, según 3 personas familiarizadas con el asunto, informó FT, Fridman comenzó a gritar y maldecir a Kvien e insistió en que no tenía poder para influir sobre Putin.

“Habló de su amor por su Ucrania natal”, dijo una de las personas. “Pero luego se emocionó, definitivamente. '¡Quieres quitarme todo mi dinero!'”

Kvien le dijo a Fridman que su conversación había terminado y colgó el teléfono. Fridman le escribió a Kvien un mensaje de texto para disculparse, pero no recibió respuesta.

Financial Times: "Fridman ha negado haber hablado alguna vez con Kvien, haber presionado a Estados Unidos para que lo ayude a evitar las sanciones u ofrecido ayudar en los esfuerzos de reconstrucción de Ucrania."

Según el diario, que afirma haber dialogado con 7 magnates rusos, todos ellos se oponen a la guerra de Putin y se encuentran resentidos con él porque arruinó sus fortunas. Pero también le reprochan a Occidente, que los convirtió en chivos expiatorios.

Un comentario al FT

“Para hacer un golpe de palacio y derrocar al zar, primero debes estar en el palacio. Ninguna de estas personas está allí. ¿Cómo se supone que Fridman influirá en las decisiones? Y si Fridman estuviera en su casa en Moscú, tampoco tendría un contacto personal con el Presidente. ¿Cómo podría afectar sus decisiones?".

Al menos 21 empresarios rusos están demandando a la UE para anular las sanciones en su contra, según documentos presentados ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo.

En privado, algunos admiten que estas acciones legales pueden no ser suficientes para recuperar sus activos en el oeste.

Sin embargo, muchos están decididos a desafiar las sanciones hasta el final, sobre todo Fridman y su socio comercial Petr Aven, quienes se hicieron famosos por librar brutales batallas judiciales, que van desde la ciudad de Londres hasta los campos petroleros de Siberia.

Cuando Putin convocó a un grupo de destacados oligarcas el día de la invasión de Ucrania, Aven era 1 de los 2 únicos miembros de la semibankirschina —los 7 banqueros que financiaron la reelección de Boris Yeltsin como Presidente en 1996— en el país. El resto tuvo que marcharse. Quedarse era peligroso.

De todos los oligarcas, Fridman y Aven fueron los que más hicieron para establecerse en el oeste. LetterOne controla al minorista británico de alimentos saludables Holland & Barrett, el grupo energético alemán Wintershall Dea y los supermercados DÍA.

Fridman estaba considerando solicitar la ciudadanía británica antes de la guerra.

Aven aún tiene su colección de arte moderno de 300 millones de libras esterlinas en su mansión británica.

“Fridman siempre odió a Rusia. No podía soportar vivir allí. Quería salir y mudarse al oeste en la primera oportunidad de hacer negocios allí. Él quiere ser un hombre de mundo”: un comentario al FT para ayudarlo en su reclamo.

Fridman y Aven renunciaron al directorio de LetterOne y cedieron el control a un equipo que se esfuerza por salvar los activos.

Alexei Kuzmichev, su socio en LetterOne, estaba de vacaciones esquiando en Suiza y quedó varado en el país, incapaz de reunirse con su familia en Francia, pero tampoco dispuesto a regresar a Rusia.

Mijaíl Fridman, LetterOne
Mikhail Fridman.

Mikhail Fridman.

Final

“Hay 2 tipos de oligarcas en Rusia”, dice Michael McFaul, ex embajador de USA en Moscú. “Están los oligarcas de la década de 1990, y todos estamos muy orgullosos cuando los sancionamos y les quitamos sus yates. Pero seamos claros: esos tipos no tienen influencia sobre Vladimir Putin”.

“Dicen que tienen miedo de ser envenenados, pero lo que realmente les preocupa es perder su dinero y su reputación”, dice un importante empresario ruso. “Están totalmente desorientados”.

“La UE está ayudando a Putin más que nosotros”, dijo al FT uno de los que cuestionan su inclusión en una lista de sanciones. “Deberían sancionarse a sí mismos”.

Dado que es probable que los casos judiciales de la UE se prolonguen durante años, algunos oligarcas han adoptado la idea de un mecanismo de compra: renunciar a parte de su riqueza para apoyar a Ucrania a cambio del levantamiento de las sanciones.

Además de Fridman, varios otros empresarios rusos también se han acercado a Kiev para ofrecer algo similar, según personas familiarizadas con el asunto.

“Si tuvieras una regla de que renuncian al 50% [de su riqueza] para apoyar a Ucrania y se quedan con el otro 50%, todos y cada uno de ellos vendrían corriendo”, dice el importante empresario ruso.

------------------------

Más contenidos en Urgente24:

Billetes de $5 vendidos a $1.000.000 de pesos: Cuáles son

Billetes de $10 vendidos a $756.000 pesos: Cuáles son

Viviana Canosa, frustrada por LN+, se autocensuró

Insólito PO: Bono Bridgestone de $1 millón y paro (pero no devuelve $200 millones)

Lo nuevo: Jornada laboral de 3 días y jubilación a los 75

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario