FOCO Democracia > rebelión armada > Capitolio

1 AÑO DE LA TOMA DEL CAPITOLIO

La maldita Grieta consume a la Democracia Made in USA

La Grieta erosiona la Democracia y requiere un abordaje colectivo para o minimizarla o disolverla. Aquí un enfoque acerca del grave problema.

"El apoyo estadounidense a las teorías de la conspiración y la rebelión armada no es nuevo, simplemente no lo creíamos antes de la insurrección del Capitolio (06/01/2021)", escribió Amanda J. Crawford, profesora adjunta de Periodismo en la Universidad de Connecticut, integrante de la Junta Nacional del Simposio de Periodismo y Mujeres en USA, y preocupada por la Democracia en peligro.

Cuando una turba enfurecida atacó el Capitolio estadounidense, muchos ciudadanos, atrapados en una realidad falsa, recurrieron a la violencia para apoyar las teorías de conspiración sobre las elecciones presidenciales de 2020 y el extraño universo alternativo de QAnon.

Muchos ya no temen tanto las teorías de la conspiración como el riesgo de una guerra civil u otras formas de más violencia.

Amanda J. Crawford:

Casi 8 años antes de que el Capitolio fuera atacado por partidarios empeñados en revertir los resultados de una elección, casi 33% de los estadounidenses encuestados, y 44% de los republicanos, dijeron en una encuesta de PublicMind de 2013, de la Universidad de Fairleigh Dickinson, que la rebelión armada podría pronto ser necesario en Estados Unidos para proteger las libertades. El hallazgo fue tan desconcertante que la encuesta fue descartada por algunos destacados analistas políticos como demasiado increíble para ser verdad. Casi 8 años antes de que el Capitolio fuera atacado por partidarios empeñados en revertir los resultados de una elección, casi 33% de los estadounidenses encuestados, y 44% de los republicanos, dijeron en una encuesta de PublicMind de 2013, de la Universidad de Fairleigh Dickinson, que la rebelión armada podría pronto ser necesario en Estados Unidos para proteger las libertades. El hallazgo fue tan desconcertante que la encuesta fue descartada por algunos destacados analistas políticos como demasiado increíble para ser verdad.

Ahora Crawford entrevistó

  • al psicólogo político que diseñó aquella encuesta (Daniel Cassino, profesor de Gobierno y Política en la Universidad de Fairleigh Dickinson y director de la encuesta FDU), y
  • a un periodista (Philip Bum) que criticó sus conclusiones -y ahora escribe sobre las consecuencias de la insurrección del 6 de enero de 2021-

Cassino dijo que la encuesta de 2013 buscaba medir el impacto del 'razonamiento motivado' en torno a la política de armas. Se llama 'razonamiento motivado' al sesgo emocional que puede influir en el juicio o hacer que alguien descarte hechos que no se alinean con sus creencias.

"Si la realidad no se ajusta a lo que quieres que sea, ¿tienes que cambiar lo que crees, o tienes que cambiar la realidad?", ejemplificó Cassino.

Crawford: "Así es como se abren las puertas a las teorías de la conspiración. Si Ud. se opone a restricciones a la libre tenencia de armas de fuego, la matanza de 20 estudiantes de 1er. grado y 6 adultos en una escuela primaria con un fusil AR-15 es un verdadero problema".

Cassino explicó: “Es más fácil para las personas que creen en el derecho a la libre tenencia de armas decir que no sucedió a cambiar de opinión sobre las armas."

A un año de la cinematográfica toma del Capitolio estadounidense

1 de cada 4 personas encuestadas aquella vez, en 2013, dijo que creía que se estaba ocultando la verdad sobre el tiroteo en la escuela para apoyar una agenda política. Muchos otros no estaban seguros. Las personas que se oponían a las nuevas medidas de control de armas tenían más probabilidades de tener dudas sobre el tiroteo.

Cassino dijo que la pregunta sobre la rebelión armada intentó explorar una creencia que normalmente se atribuye solo a miembros de milicias y grupos extremistas. El hallazgo no necesariamente indicó que la gente común tomaría las armas, pero mostró que esta noción se estaba convirtiendo en parte de la identidad partidista republicana... en 2013.

Él agregó

Esto da miedo porque una vez que algo se convierte en parte de esa estructura de creencias, se vuelve autocumplid. Esto da miedo porque una vez que algo se convierte en parte de esa estructura de creencias, se vuelve autocumplid.

Desde entonces, la noción de una posible rebelión armada se ha extendido por el Partido Republicano y ha sido adoptada por sus líderes, inclusive los que se convierten en funcionarios públicos:

La insurrección armada real que ocurrió en enero [2021] nos mostró que esa tensión real en la política estadounidense que se ha fortalecido y no va a desaparecer. La insurrección armada real que ocurrió en enero [2021] nos mostró que esa tensión real en la política estadounidense que se ha fortalecido y no va a desaparecer.

Washington D.C. se blinda a un año del asalto al Capitolio | Noticias Telemundo

Cobertura motivada

Cuando salió la encuesta, algunos comentaristas la utilizaron para ridiculizar a los republicanos. Otros descartaron los hallazgos por completo. La revista The Atlantic criticó la "locura" de una encuesta "altamente cuestionable".

"La encuesta es, en el mejor de los casos, semicientífica y probablemente no debería tomarse en serio", escribió Philip Bump. "Ciertamente, otros medios de comunicación no deberían escribir sobre él".

Hoy, Bump es corresponsal nacional del The Washington Post, especializado en los números detrás de la política y ha escrito sobre la insurrección del 06/01/2021.

Él le dijo a Crawford que cree que su reacción a la encuesta de 2013 fue "exagerada". Todavía él piensa que los números de Cassino parecen altos en comparación con algunos hallazgos recientes, pero hoy no descartaría la encuesta tal como lo hizo en ese entonces.

2da. guerra civil

Después de la encuesta de 2013, Cassino dijo que se vio inundado de llamadas telefónicas de personas que lo acusaban de ser parte de una conspiración para restringirles el acceso a la libre tenencia de armas. Muchas de las llamadas se hicieron al número de su casa y fueron amenazadoras. Las llamadas, junto con la cobertura negativa de los medios de comunicación, lo disuadieron de preguntar sobre rebeliones armadas en futuras encuestas.

Justo después de la insurrección de 2021, una encuesta de Zogby descubrió que el 46% de los estadounidenses pensaba que era probable otra guerra civil.

American Enterprise Institute descubrió que 4 de cada 10 republicanos pensaban que la violencia política podría ser necesaria.

Una encuesta más reciente publicada en noviembre de 2021 por la organización sin fines de lucro Public Religion Research Institute encontró que el 30% de los republicanos estaban de acuerdo con la afirmación "Los verdaderos patriotas estadounidenses pueden tener que recurrir a la violencia para salvar nuestro país".

Incluso la gente pragmática de la Brookings Institution -no partidista- advirtió que la posibilidad de una 2da. guerra civil no debe descartarse: "No debemos asumir que no podría suceder e ignorar las señales de que el conflicto se está saliendo de control", advirtieron los becarios de Brookings, G. Gale y Darrell M. West.

El congresista Lou Correa recuerda el ataque al Capitolio | Noticias Telemundo

"Si tú ganas, yo pierdo"

Jennifer Lynn McCoy, profesora universitaria de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Georgia, dirigió un proyecto de investigación colaborativa sobre las democracias polarizadas en 11 países, incluido USA, Turquía, Hungría, Venezuela y Tailandia, que descubrió que cuando los líderes políticos tildan a sus oponentes de "inmorales" o "corruptos", crean campos de "nosotros" vs. "ellos", llamados "dentro de los grupos" vs. "fuera de los grupos".

En esta dinámica tribal, cada bando ve al otro en el "grupo externo", con creciente desconfianza, prejuicio y enemistad.

Crece la percepción de que "si tú ganas, yo pierdo". El otro es una amenaza para la forma de vida "dentro de los grupos", en especial si llega al poder.

Por esa razón, muchos toleran un comportamiento propio cada vez más autoritario y sospechan que sus adversarios están más dispuestos a recurrir a medios antidemocráticos. Esto daña la democracia.

La Grieta

Donald Trump ha difamado a los llamados 'enemigos externos', tales como inmigrantes mexicanos "criminales y violadores" , musulmanes terroristas y chinos que buscan vaciar las arcas de Estados Unidos a través de "déficits comerciales injustos". Luego, apuntó también a enemigos internos. ¿Qué hubiese ocurrido si triunfaba la toma del Capitolio?

Trump calificó a los medios de comunicación como "enemigos del pueblo" y a sus rivales demócratas de desatar una "turba enfurecida" incapaz de gobernar.

Tales ataques sin precedentes de parte de un Presidente estadounidense parecían diseñados para desacreditar a sus críticos y deslegitimar a sus oponentes políticos. Pero también desencadenaron la dinámica de la política polarizada al reforzar la noción de que la política es un concurso de “nosotros contra ellos”.

En agosto de 2017, 8 meses después de que Donald Trump asumiera el cargo,

  • 75% de los republicanos tenían opiniones negativas sobre los demócratas, y
  • 70% de los demócratas veía negativamente a los republicanos.

Fue un gran aumento en comparación con mediados de la década de 1990, cuando 20% de cada partido tenía opiniones desfavorables de la otra parte.

Aún más inquietante para la democracia, casi 50% de los votantes de cada partido dijeron que el otro partido les hacía sentir miedo, y un número cada vez mayor veía las políticas del otro partido como una amenaza para la nación.

Las imágenes más impactantes del asalto al Capitolio

La oposición

Sin embargo, la polarización política de Estados Unidos no comenzó con Trump. Fue creciendo desde la década de 1990 y se aceleró en días del presidente Barack Obama, cuando se formó el 'Tea Party' como reacción a su elección, y el bipartidismo se rompió en el Congreso.

En 2016,

  • el 45% de los republicanos se sentían amenazados por las políticas demócratas y
  • el 41% de los demócratas veían las políticas republicanas como una amenaza,

casi 10 puntos más en apenas 2 años.

En una polarización extrema, las personas se sienten distantes y desconfían del "otro" campo. Al mismo tiempo, se sienten leales y confiados en su propio campo, sin examinar sus prejuicios o la base fáctica de su información.

Aunque es un fenómeno común identificado durante mucho tiempo por la Psicología Social, es más pronunciado en la era de los ciclos ininterrumpidos de noticias en las redes sociales que los medios de comunicación más politizados repiten y amplifican.

Lo más peligroso es que las palabras pueden desencadenar violencia real por parte de partidarios ávidos que buscan la aprobación del líder o simplemente se inspiran para llevar a cabo un ataque contra el "enemigo" identificado, como cuando, en Venezuela, los partidarios de Hugo Chávez atacaron a un magnate de los medios de comunicación a quien Chávez había calificado de "enemigo público Nº1".

La polarización, sin embargo, es una calle de 2 sentidos: la reacción de la oposición política es el siguiente factor que explica el impacto de la polarización en la democracia.

Si la oposición devuelve la retórica amarga con una política similar y un lenguaje demonizador, corre el riesgo de estimular la política de polarización.

Una victoria política percibida puede convertirse en una eventual derrota.

Eso sucedió en 2013 cuando el Partido Demócrata cambió la regla de larga data de que los nominados a jueces federales necesitaban 60 votos en el Senado y dejó de buscar el número suficiente para ir a una votación de confirmación.

Para superar la obstrucción republicana, los demócratas -quienes tenían la mayoría en el Senado- dijeron que sólo se necesitarían 51 votos para todas las judicaturas federales, excepto la Corte Suprema de Justicia.

Pero en 2014 los republicanos obtuvieron la mayoría y utilizaron la misma regla para bloquear la última nominación de Obama de un juez de la Corte Suprema.

Luego los demócratas decidieron vengarse bloqueando al 1er. candidato de Trump a la Corte Suprema pero el Partido Republicano abolió la regla de 60 votos incluso para el tribunal más alto del país y aprobó al juez Brett Kavanaugh con 1 solo voto demócrata.

Las claves del asalto al Capitolio en Estados Unidos

Alejándose de la polarización

Cuando los países se polarizan en torno a divisiones que reflejan debates no resueltos desde la formación del país, es más probable que esa polarización sea duradera y dañina.

Estados Unidos se fundó sobre la base de derechos de ciudadanía desiguales para los afroestadounidenses, los pueblos originarios y las mujeres. A medida que estos grupos reafirmaron sus derechos, gracias al movimiento de derechos civiles de la década de 1960 y el movimiento de mujeres de la década de 1970, creció la polarización en torno a estos derechos y el cambio de statu-quo de esos grupos.

Lo mismo ocurrió con la diversidad de religión, género y etnia en el lugar de trabajo y la sociedad desde la década de 1980.

¿Puede Estados Unidos superar la dinámica de la polarización, que conduce a una democracia disminuida?

Jennifer Lynn McCoy:

Nuestra investigación muestra que la acción más democrática (participar en las elecciones), es lo que hay que hacer para ayudar a reducir la polarización. Nuestra investigación muestra que la acción más democrática (participar en las elecciones), es lo que hay que hacer para ayudar a reducir la polarización.

Para evitar que se profundice el estado de división y desconfianza que parece invadir a la sociedad, tanto los líderes políticos como los ciudadanos deben participar.

Los líderes políticos deben ser conscientes de que sus palabras y acciones pueden hacer avanzar, prevenir o revertir una polarización severa.

Para quienes priorizan la victoria por encima de todo, la comprensión de que eventualmente serán los perdedores, y sus consecuencias, debería ser aleccionador.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario